Eray Cömert llega a Valencia con el credo broncocopero bien aprendido. Hasta en seis ocasiones, el central suizo pronunció «agresivo» y «agresividad» para referirse a las virtudes más reconocibles de su fútbol. En sus primeras declaraciones, realizadas a los medios de comunicación del propio club, el zaguero de origen turco trasladó una gran seguridad en sí mismo y su convicción en poder liderar la retaguardia blanquinegra.

El reto no es sencillo. No se trata, únicamente, de contribuir a frenar la sangría de goles en contra, de casi dos por encuentro, sino que además Cömert, fichado hasta 2026, debe dar estabilidad a una línea fundamental en la base de cada proyecto y para la que el Valencia CF ha empleado hasta a 15 jugadores distintos en la última década.

De primeras, la declaración de intenciones agrada a un público que aprecia el pundonor como Mestalla: «Soy un jugador muy agresivo, que siempre quiere ganar y que odia perder. Lucho mucho en todos los partidos y me gusta tener el balón». El central, de 23 años, recalcaba en cada frase el componente pasional de su fútbol. «Defensivamente soy un jugador agresivo que quiere ganar. Soy muy agresivo. Esas son mis cualidades».

En un momento de crisis institucional grande, el Valencia sigue conservando de cara al exterior el atractivo de su abolengo, de una tradición en Europa que el propio Cömert ha podido comprobar como hincha del Basilea: «Es un sueño hecho realidad, jugar en un club tan grande como el Valencia, con tanta historia. Sé que es un gran paso, pero conozco mis cualidades. Y sé que aquí también puedo mejorar, dando el salto a LaLiga».

Expectante ante la posibilidad de debutar «y demostrarle a la afición lo que puedo hacer en el campo», Cömert rememoró sus recuerdos con Omar Alderete, con el que coincidió una temporada en el conjunto del St Jacob Park. «Tuvimos una muy buena conexión dentro y fuera del campo», revelaba, al tiempo que confesaba que «hemos estado hablando en los últimos días y me ha comentado muchas cosas». «El también está muy contento de que yo venga al Valencia y volver a jugar juntos. Yo digo lo mismo, estoy muy feliz de volver a jugar con Omar», añade.

Elogios a Bordalás

A Bordalás lo recuerda de una competida eliminatoria europea contra el Getafe. De su nuevo entrenador destaca, y comparte, la fiereza de su fútbol: «Sé que juega muy agresivo y quiere ganar. Creo que espera que los jugadores ganen los duelos aéreos y que luchen como un equipo. Por lo que he visto cuando he jugado contra sus equipos, es que quiere ganar todos los partidos. No fueron dos partidos sencillos contra Bordalás: un empate en España y una victoria en casa. Omar y yo hicimos dos grandes partidos y ahora estoy feliz de tener a este entrenador de nuestro lado. Quiero luchar por él».

Muy seguro de su mismo, Cömert espera contagiar de su temperamento a una línea defensiva atacada por las dudas tras los 36 goles encajados en 22 encuentros: «Creo que tengo la personalidad para motivar a otros jugadores. Fui un líder en Basilea y mi personalidad es empujar a todos y dar el 100% cada vez. Creo que también, con mi experiencia, puedo animar al equipo. Creo en ello».