La apuesta del Valencia CF para sustituir a Daniel Wass ha sido Ilaix Moriba. A sus 19 años el centrocampista de Guinea Conakry está considerado como un diamante en bruto por pulir. A pesar de que no acumula mucha experiencia en el mundo del fútbol (3126 minutos jugados) y una irrupción en el Barça que disparó su cotización. El nuevo inquilino de la entidad de Mestalla es un ‘box to box’ acostumbrado a desarrollar su juego en campo rival.

Metiendo en una coctelera todos los números de su corta carrera, analizadas sus zonas de acción y en aquellas en las que más incide, se puede observar que estamos ante un futbolista con un físico prodigioso, capaz de abarcar mucho campo, apretar en campo contrario (pasa ahí el 56 por ciento del tiempo de los partidos) y resolutivo con la pelota. 

Los jugadores son en gran parte productos de su contexto y las estadísticas se ven claramente incluidas con el estilo de juego que practican sus equipos. Moriba se destapó en el Barça, equipo dominador, que aglutina la posesión y que lleva los partidos a una parcela adelantada del campo. Es por ello que los números del guineano son muy superiores en términos ofensivos (promedió más de tres acciones ofensivas por encuentro, algo que solo han conseguido cinco mediocentros en LaLiga y ganó más de 50 duelos ofensivos, algo solamente logrado por tres). Unas increíbles cifras que contrastan con los pocos duelos defensivos ganados (seis y las pocas intercepciones por partido, menos de tres, números por debajo de la mayoría de jugadores de centro del campo). 

Gran llegada

Es un futbolista que destaca por su presencia en el último tercio, capacidad para llegar y ser decisivo. No es un organizador ni un medio defensivo y donde mejor encaja es como interior de ida y vuelta en un trivote, en un contexto que le permita llegar mucho más arriba. Con el Barça marcó un gol (de media distancia) y firmó tres asistencias, además de promediar casi 0,4 pases clave por partidos, una cifra por encima de la media de la competición y casi dos disparos por encuentro, el centrocampista que más hizo en LaLiga el curso anterior. También destaca la gran cantidad de regates por encuentro por partido (casi cuatro, solamente superado por Luka Modric y Thomas Lemar).

Fede Valverde EFE

Similar a Fede Valverde

Una interesante herramienta dentro del Big Data es la comparativa de jugadores. Volcando todas las estadísticas se puede establecer una relación de similitud entre futbolistas, no quiere decir que ejecuten el mismo rol, pero sí que firman números similares en muchas facetas. Fede Valverde, del Real Madrid, tiene un 72 por cien de semejanza con Moriba. Le siguen Lemar (68) y Papu Gómez (64), jugadores de clara vocación ofensiva. En el Valencia el contexto le llevará a defender más e implicarse de forma distinta en presión y repliegue y tendrá que adaptarse a las exigencias tácticas del fútbol de Bordalás.