El Valencia CF Juvenil deja encarrilado el título de liga a costa de un Levante UD que estuvo un paso por encima de su rival y que protagonizó las ocasiones más claras del duelo, pero la entereza de los pupilos valencianistas sirvió para conseguir una victoria sufrida que sirve para empezar a teñir el campeonato de color blanquinegro. 

 Después de una primera mitad tibia y en la que ambos equipos, salvo una combinación en tres cuartos de campo en la que De La Víbora se topó con Vassi, solo se tantearon, la segunda dejó emociones fuertes y un intercambio de golpes en el que el Valencia salió victorioso.

Mario Domínguez, que terminó siendo el protagonista de la contienda, presionó un control de Primo que terminó llevándose para dársela a Yellu y, a portería vacía, poner el primero en el marcador. Sin embargo, los granotas no le perdieron la cara al partido y Cambra, cinco minutos después y recibiendo una asistencia desde línea de fondo de Andrés, empató el enfrentamiento.

No obstante, aún quedarían emociones fuertes en el Puchades. Darío puso el segundo, una vez Santana se incorporó hasta línea de fondo superando a De La Víbora, pero a falta de cinco minutos para la finalización, y después de que Primo sorprendiese a todos los presentes en Paterna con un despeje que palmeó a córner Vassi, ‘Cata’ cabeceó en área pequeña un centro de Xavi Grande para desatar una euforia que quedó en nada a poco del noventa.

Tras una falta de Cabello muy protestada por el bando granota, Mario Domínguez, de falta directa, colocó el 3-2 para euforia de un equipo que se acerca al título de liga.