A pesar de lo intrascendente que podía parecer la jornada, el Valencia CF se jugaba dinero. Y no solamente en Mestalla y El Sadar. También en el Brentford Community Stadium. La entidad blanquinegra aspiraba a sacar un pellizco si quedaba noveno y si Rodrigo Moreno conseguía la salvación con el Leeds United. Lo consiguió en la última jornada de Liga contra el Brentford del valenciano Sergi Canós -que marcó para los londinenses- gracias a la victoria por dos goles a uno. El equipo de Elland Road certificó la permanencia y activó una de las cláusulas del contrato de venta entre Valencia y Leeds. El traspaso se cifró en 30 millones de euros más diez en variables, dependientes principalmente de la continuidad del equipo en la Premier League durante los próximos años. 

Y de las islas británicas a la Península Ibérica. El Valencia se jugaba con Osasuna y Celta de Vigo las posiciones de la novena a la undécima posición. Y con ellas, el último resquicio económico. Para ser más concretos, alrededor de 1,8 millones de euros referentes al apartado de méritos deportivos del reparto de derechos de televisión de LaLiga, que representa un 25 por cien del total del dinero distribuido entre los 20 clubes.

Para llegar a esta cifra se toma como referencia los datos de la pasada temporada. LaLiga repartió 1.444,7 millones de euros. El 25 por cien de este total son 361,17 y esta cantidad es la que hay que dividir entre 20 clubes, que optan a ello en función de su clasificación contando un 35 por cien la clasificación de esta temporada, un 20 por cien las de la pasada y un quince por cien las tres anteriores, con lo que esta partida económica no solamente contempla el rendimiento de la última campaña, sino de las cinco anteriores. 

De esta manera, la novena posición liguera supone 3,79 millones en la distribución de este curso, 2,16 en la del siguiente y 1,62 en los tres próximos (4,86), por lo que en total la cifra es de 10,81. En el caso de haber sido undécimo, el reparto hubiese sido 3,15 (primer año), 1,8 (segundo) y 1,35 (tres años siguientes, en total 4,05), dando lugar a una cifra final de 9 millones. Así pues, esta diferencia de clasificación final ha acabado por garantizarle al Valencia CF 1,81 millones de euros más a nivel televisivo. 

No son cifras que vayan a sacar al Valencia de su precaria situación económica, pero sí es cierto que dado que en el reparto se tiene en cuenta el último lustro, una posición más o menos afecta al reparto de muchas más temporadas. El cincuenta por cien del dinero es fijo y repartido, que con los datos de la pasada temporada le tocarían al Valencia 36,1 millones y el otro 25 por implantación social (taquilla y abonos), un dato que se desconoce y que acabará de cuadrar el puzzle. Cabe recordar que sin competiciones europeas y sin grandes sponsors, los derechos de televisión constituyen la principal fuente de ingresos de un club que en las pasadas cuentas anuales arrojó unos números de causa de disolución y que arrojó la obligación de vender antes del cierre del ejercicio.