El trabajo en las oficinas de Paterna comienza a amontonarse en las primeras semanas de pretemporada. Uno de los frentes que se ha abierto en las últimas horas es el de la renovación de Giorgi Mamardashvili. El guardameta se ha convertido en una de las revelaciones de la temporada, no solo en Mestalla, sino de LaLiga en general.

Tras su temporada de irrupción, el club quiere atarlo por muchos años, con la consecuente subida de cláusula, ahora mismo establecida en 20 millones de euros. Sin embargo, a pesar de su corta estancia en Mestalla hasta el momento, la renovación de Mamardashvili debe ir acompañada de un aumento de salario. El Valencia debe moverse rápido si quiere dejar solventada la situación cuanto antes y evitar complicaciones.

Cabe destacar que la voluntad tanto del futbolista, que apenas costó 850.000 euros el pasado verano, como de su entorno es la de continuar y seguir creciendo en el Valencia. Ante esas circunstancias, la ampliación de contrato no debería suponer un problema para la secretaría técnica. Eso sí, el entorno considera justa una subida de salario teniendo la temporada que ha completado y que está llamado a ser el dueño de la portería del Valencia durante los próximos años.

Mamardashvili seduce en la Premier

La razón por la que al Valencia no se le puede encasquillar la operación Mamardashvili es evidente. El georgiano ha levantado interés por Europa, especialmente en algunos grandes de la Premier. Según apunta el diario AS, el Manchester United sigue muy de cerca su situación y ya se habla de ofertas que podrían rondar los 15 millones de euros.

Independientemente del interés, el Valencia tiene la batuta en la situación de Giorgi. El club ya le ha comunicado al georgiano su intención de ampliar la vinculación y es una de las operaciones en las que se trabaja de ahora en adelante.