Vamos a hacer cambios desde la autocrítica para que los aficionados se sientan orgullosos de su club, decía Sean Bai en la presentación de Gennaro Gattuso como entrenador del Valencia. El Director General ha impulsado una serie de movimientos a nivel institucional, social y urbanístico que todavía no han llegado a lo más importante: la parcela deportiva. Mientras el club trata de acercarse a los aficionados, los peñistas, la administración y los medios de comunicación, el proyecto deportivo sigue en el aire.

El club aún no ha cerrado ninguna operación ni en el capítulo de entradas ni de salidas desde que fichó al italiano a principios de junio. El Valencia trata de dar un cambio de rumbo a la entidad desde la destitución de Anil Murthy, pero la realidad es que los cambios deportivos no llegan. Se acerca el 30 de junio y el comienzo de la pretemporada (5 de julio) y todo el proyecto continúa en el aire. 

Peter Lim afrontó el mes de junio con dos prioridades encima de la mesa: reforzar la estructura con la figura de un Director Deportivo que asuma también funciones de portavoz y acelerar las ventas de sus principales activos. El máximo accionista no ha conseguido ni una cosa ni la otra hasta el momento. El Valencia, a través de Mendes, ha entablado conversaciones con clubes españoles y europeos para el traspaso de Gonçalo Guedes y Carlos Soler, pero las operaciones están lejos de cerrarse. El contador de ventas de Lim está a cero. 

Te puede interesar:

También la de renovaciones. El club asegura que los procesos de renovación de José Luis Gayà, Carlos Soler y Hugo Guillamón (los tres acaban en junio de 2023) están «abiertos», pero la realidad es que la continuidad de Soler se da por imposible y que el resto de renovaciones están paralizadas a la espera de ver qué depara el mercado. La de Giorgi Mamardashvili está avanzada, pero no hay acuerdo. 

Ni ventas, ni renovaciones, ni fichajes. Es la cruda realidad de un Valencia cuya plantilla está más cogida con pinzas que nunca. El único movimiento del club, de momento, se produjo el pasado 10 de mayo cuando el club hizo efectiva la opción de compra de Hugo Duro al Getafe por 4 millones de euros. El club, por último, no cuenta con el resto de jugadores que llegaron en calidad de cedidos la temporada pasada con José Bordalás en el banquillo: Omar Alderete, Ilaix Moriba y Bryan Gil.