Más allá del aforo y de la ATE, aunque también estrechamente ligado a esta figura ubranística, la financiación del estadio estuvo en el centro del acto. Inmaculada Ibáñez y, en menor medida, Cristian Schneider fueron los encargados de ‘hablar de números’. En su discurso inicial la directora financiera del club destacó la importancia del acuerdo con CVC y la manera de obtener el capital restante, recurriendo también a un préstamo puente con Caixabank y Rights and Media.

Preguntada por la razón por la que no acudían a Peter Lim como avalista para garantizar la construcción del estadio y demostrar el compromiso del máximo accionista ante las instituciones, la respuesta fue: «El Valencia es el que tiene el compromiso de construir el estadio, no Peter Lim. El Valencia debe ser el que afronte sus problemas. Lim me ha dado préstamos y no me ha dejado tirada nunca pero nos confundimos si creemos que Lim tiene que pagar esto, es el Valencia el que tiene que garantizar la viabillidad». En la misma dirección, Sean Bai expuso que la construcción del estadio «es cosa del club» y que tienen que buscar soluciones «antes de llegar al ‘Plan B’». 

Sin poder contar con la apuesta de Lim para garantizar la finalización de las obras y cubrir la brecha entre el aporte de CVC y lo que falta para llegar a los 115 millones necesarios, en la rueda de prensa se desglosaron las vías financieras que compondrán el montante total de la operación. Para empezar, según expuso Ibáñez, el dinero de CVC (80 millones) supone un 70 por cien del coste total: «Cuando llegó tuvimos claro que era nuestra oportunidad para terminar el nuevo estadio», explicó, además de señalar que esta cuantía económica cibre hasta enero o junio de 2024: «Tenemos tiempo». 

Hasta los 115 estimados para acabar, se señaló la importancia de mantener la edificabilidad del terciario porque de la venta de los activos, así como del edificio de oficinas, sobre las que según expusieron ya hay ofertas, saldría este dinero. En este punto se detuvo Ibáñez, explicando que los interesados en adquirir estas parcelas quieren saber con certeza los metros que compran y que para poder ofrecérsela es necesario reanudar las obras y poder decirle a los compradores cuando se irá el Valencia del actual Mestalla: «Nos planteamos que yo puedo negociar cuál es el precio cuando me voy. Y no sé cuándo me voy hasta que empiezo», expuso la directora financiera. También añadió que cuando se produzca la mudanza de estadio «vender Mestalla será una realidad». 

Ante la previsión de tener alguna desviación entre obras y pagos, es decir, necesitar dinero a partir del 2024 cuando se haya empleado el capital procedente de CVC, Ibáñez confirmó que han solicitado dos préstamos puente, al fondo que trabaja con LaLiga (Rights and media Funding Limited) y a Caixabank, principal acreedor del club, que ha exigido que la ATE mantenga su vigencia para conceder este préstamo. «Con la venta de activos y los préstamos tengo cubierto el cien por cien de la obra», señaló, defendiendo la viabilidad del proyecto que han presentado: «Es muy viable, arrancar con un 70% de cash es tremendo y completando con lo demás no tengo ninguna duda de que va a salir adelante», explicó. 

El último proyecto del Nou Mestalla presentado por el Valencia CF

El último proyecto del Nou Mestalla presentado por el Valencia CF F. Calabuig

Avales para el Nou Mestalla

Para poder contar con la ATE, las instituciones pidieron garantías económicas que respaldaran el proyecto. En el primer escrito presentado solamente figuraban los 80 millones de euros de CVC como respaldo. El IVF emitió un dictamen negativo o de insuficiencia de los avales, según el club porque no se le presentó un aval financiero. «Tenemos 80 millones en el cajón y tenemos interesados en comprar en terciario, eso nos lleva al 100% y vamos a vender el edificio de oficinas», señaló Ibáñez. A partir de aquí, esos 35 millones no tienen ahora ningún aval firmado porque el préstamo de Caixabank no está concedido ni Lim ha dado el paso de respaldarlo. 

Sobre este asunto, Cristian Schneider señaló que legalmente no se les puede «pedir un depósito de 115 millones» porque el aval «es una garantía de que cumplas, no hay que poner todo el dinero» y que están tratando de explicar que sí tienen la «garantía suficiente» para hacer el estadio realidad. 

Plazos para la costrucción del Nou Mestalla de acuerdo al nuevo proyecto

plazos Una de las dudas fundamentales giró alrededor de los plazos que se manejan para poner a funcionar las obras, así como en qué año estarían finalizadas. «Ahora ya no llegaríamos para inaugurar el 2024, sería para verano del 2025. El traslado hay que hacerlo en verano. Tornos, cámaras, Intel 360. Hay que quitarlo del estadio y ponerlo en este», explicó Schneider poniéndose en la situación de que las instituciones aprueben este proyecto. En caso de no hacerlo y si se judicializa el asunto, los plazos se alargarían. 

Te puede interesar:

Así ha sido el directo de la rueda de prensa de presentación del proyecto del Nou Mestalla

En directo

Última actualización 12:57

Concluye la rueda de prensa de presentación del nuevo proyecto del Nou Mestalla.

Sean Bai cierra el acto

Hoy compartimos con los aficionados todos los detalles de la nueva casa. Dejaremos Mestalla con mucha pena pero vendremos con emoción a este estadio. Queremos hacer del Nou Mestalla un lugar emblemático para el Valencia y los aficionados, que podrán disfrutar de las instalaciones los 365 días del año. Queremos llevar el proyecto de la mano de las instituciones. Tenemos una oportunidad única y queremos acabar cuanto antes.

¿Caixabank sale del escenario si cae la ATE?

Inmaculada Ibáñez: Caixabank, en su carta de compromiso, ha supeditado a la existencia de la ATE porque le hemos pedido una financiación en un entorno en el que está la ATE. Él supedita a la ATE. Sin ATE tendría que negociar una condición distinta. Nosotros no contemplamos que no vayamos a llegar a un acuerdo, pero si no llegamos tendremos que ver qué nos dice la administración. La comunicación de Caixabank recogía ese requisito.

¿Da tiempo a empezar en octubre?

Schneider: Ahora ya no llegaríamos para inaugurar el 24, sería para verano del 25. El traslado hay que hacerlo en verano. Tornos, cámaras, Intel 360. Hay que quitarlo del estadio y ponerlo en este. Ahora ya no daría tiempo.

¿Podría haber un cambio de promotor?

Schneider: Sería la autoridad la que dijera que se ha incumplido y pone otro promotor, pero qué adminstración decidiría acabar el estadio y pasar la factura al Valencia. No le veo sentido cuando queremos acabarlo nosotros con este proyecto.

Si acaba en tribunales, ¿el Valencia puede construir?

Schneider: Inmediatamente no. La licencia que hemos pedido está sujeta a la ATE. Si esta cae habría que pedir otra licencia, tardaríamos más tiempo. Un año, año y medio. La ATE nos da la seguridad jurídica para acabarlo ya.

¿Por qué no aceptan negociar una nueva figura urbanística?

Schneider: Una nueva figura urbanística requiere una nueva negociación. Legalmente no nos pueden pedir un depósito de 115. El aval es una garantía de que cumplas, no hay que poner todo el dinero. Intentamos explicar que tenemos la garantía financiera suficiente para hacer esto realidad. Lo que vemos es que si se nos exigen unas garantías de depositar 115 millones nadie es capaz. Lo que estamos presentando es el proyecto que tenemos, esperamos poder remar juntos. Si se judicializa son problemas y plazos, la suerte es que ahora tenemos el dinero para acabarlo. Esperemos ir de la mano para acabar esto.

¿En qué ranking de tus campos lo pones?

Fenwick: Es como decir qué hijo te gusta más. Le tenemos un cariño especial porque llevamos muchos años trabajando aquí. Es un campo que va a ser de los más espectaculares. Los del Mundial son más pequeños, es distinto. El más grande que hemos hecho es este.

¿Uno de los fondos será una grada de animación?

Schneider: Lo tenemos que negociar con la Policía y LaLiga. Nuestra grada de animación estará en la grada baja del fondo norte. Capacidad no sabría decir pero irá en el graderío inferior del fondo norte. La afición rival irá en el anillo de arriba.

Hay un contrato cuando Lim compra las acciones comprometiéndose a poner herramientas financieras para acabar el estadio en 2019, ¿por qué Lim no está en las explicaciones?

Sean Bai: Desde nuestra parte la construcción del nuevo estadio es del club y tenemos que buscar las soluciones antes de llegar a un plan B. Luego veremos los próximos pasos y evaluaremos si necesitamos algo más. Queremos construir y acabar el nuevo estadio, no cambia este plan.

¿Entiende que la administración puede exigir realidades?

Inmaculada Ibáñez: No queremos ahora la edificabilidad de Mestalla, la queremos cuando acabemos el estadio. No puedo depositar avales, si queremos construir sobre imposibles no podemos hacer nada. 80 millones no es poco. Tengo un comprador y un edificio de oficinas, y entidades financieras que me apoyan. ¿Quieren tener sus reservas para darnos la edificabilidad? Están en su derecho, no la estoy pidiendo ya. Terminemos el estadio. Lo que se pueda construir en Mestalla será lo que quieran las administraciones, eso también depende de la ATE. Nuestro único plan es hacer el estadio.

¿Es el mejor de todos los proyectos presentados?

Schneider: Cada persona tiene sus gustos. Técnicamente es igual que el primero, evidentemente hay mejores materiales y nuevas tecnologías. A efectos visuales es un tema personal. A mí personalmente el primer diseño no me gustaba, el segundo era complicado a nivel de evacuación y este me gusta más. Por mi parte no es peor, es al menos igual que los anteriores. A efecto visual cada uno tiene su gusto, a mí me gustan los efectos visuales y las balconadas.

Sean Bai: El mejor estadio es el ambiente y las historias. Ahora lo que vamos a ofrecer es un espacio muy bonito para el club y la afición, el siguiente paso es cómo integrar dentro a la gente.

Fenwick: Hemos mejorado las opciones que hay en la grada. Los espacios son magníficos, muy pocos estadios tienen este espacio en doble altura. Es un estadio mucho más sostenible. La cubierta solar. Luego la idea de los balcones de poder asomarse abajo antes no la teníamos y la cubierta es espectacular, de última generación. Esta es una cubierta creo que bastante mejor, es un estadio magnífico y lo tiene que disfrutar la afición.

¿El campo lleva lonas? ¿Se solicitan licencias para restauración?

Fenwick: Hay una grada sin espacio, como arquitecto no voy a poner lonas. Si el club quiere crear color o poner sponsors pondrán lonas. En mi proyecto no las hay. La cubierta tensada no son lonas, es una cubierta textil.

Schneider: Hemos pedido que los puntos de restauración estén habitados. Esos están metidos en la licencia que hemos pedido. Los espacios que darán al exterior están sujetos a una licencia futura cuando llegue el explorador. Aquí no van a ser barras móviles.

El tercer anillo estará vacío igualmente

Schneider: El tiro de cámara es, sobre todo, la grada frontal a la cámara. Con asientos vacíos la imagen es fea. De aquí a allí veremos si entra algún sponsor y ponemos lonas. No entiendo que 20.000 asientos sean un escollo para sacar esto adelante, por nuestra parte no habría que modificar el convenio porque el estadio se puede ampliar a 70.000. Estamos abiertos a hablar con la administración.

¿El polideportivo será más caro?

Schneider: Sí. No es lo mismo un edificio con pistas abiertas y es más caro tres edificios. Nosotros estamos dispuestos a pagar lo que nos comprometimos y cumplir el primer convenio, lo que no vamos a hacer es que nos pidan un rascacielos y lo construyamos. Hay un sobrecoste.

¿Hay plan B si decae la ATE?

Inmaculada Ibáñez: El Valencia va a construir el estadio con o sin ATE. No tendría sentido hipotecarnos con CVC y tener 80 millones para nada. El Valencia sí o sí va a hacer el estadio. Le hemos ofrecido a la administración que no se caduque la ATE, que caduca en 2025 y que la caduquen entonces si no hemos terminado el estadio. El plan B es que los metros están, si caducase la ATE tendríamos que pedir la licencia pero el estadio se va a construir. El problema que tendríamos es que vamos a tardar más. Vamos a centrarnos en el nuevo estadio, lo que nos ofrece es seguridad jurídica para las obras y para vender el terciario. Si queremos arrancar ya es la solución más fácil, pero no quiere decir que sin ATE no vayamos a hacer el estadio.

Dimensiones del campo

Fenwick: Lo que hemos hecho es ir al mínimo posible que permiten las ordenanzas de FIFA y UEFA. Queremos que la grada esté más cerca posible al campo. Vais a ver cuando os asoméis que los banderines son las esquinas del campo.

Si se quiere mantener la ATE, ¿por qué se presenta lo mismo y por qué a Actividades y no a Urbanismo?

Schneider: Quien tiene que dar la licencia de obras es Actividades, es con quien se negoció presentar un modificado. El Ayuntamiento nos decía que podíamos construir ya. Hay un cambio de planeamiento, el Ayuntamiento tendrá que decir si cumple. Hay un cambio en la normativa de construcción, hagamos un estadio nuevo, no lo hagamos nuevo con las normativas de 2007. Sobre la evacuación, hay escaleras exteriores y eso hay que comunicarlo a Actividades. Luego ellos trasladan el proyecto a Urbanismo.

¿Temen que Zorío, Libertad y otras plataformas judicializaran?

Schneider: La ATE nos da una garantía. Si vuelves a tramitarlo todo de nuevo te enfrentas a posibles incertidumbres y, sobre todo, mucho mayor plazo. No podemos modificar y hacerlo por otra vía. Si queremos acabar en dos años y medio hay que hacerlo sujeto a la ATE. Sobre la judicialización no tenemos ningún objetivo de ello, queremos acabar.

Sean Bai: No pensamos en ese escenario. Lo importante es ir de la mano con la administración.

Inmaculada Ibáñez: ¿Quién puede ser valencianista y tener interés en que no tiremos adelante?

¿El Valencia se ha comprometido a ampliar si hay necesidades?

Schneider: No hemos presentado un compromiso pero estamos abiertos a negociar. 20.000 asientos no deben bloquear este estadio.

De cara a las instituciones, ¿el compromiso de Peter Lim podría desbloquear la caducidad de la ATE?

Inmaculada Ibáñez: El Valencia es el que tiene el compromiso de construir el estadio, no Peter Lim. El Valencia debe ser el que afronte sus problemas. Lim me ha dado préstamos y no me ha dejado tirada nunca pero nos confundimos si creemos que Lim tiene que pagar esto, es el Valencia el que tiene que garantizar la viabillidad.

Coste de ampliar a 70.000

Schneider: Considerando que el estadio de 70.000 el coste del estadio es de 3.500 por espectador. Lo demás solo es poner asientos.

Parking y polémica sobre la calidad del hormigón

Schneider: En 2007 se exigieron 3.500 plazas de aparcamiento. El Ayuntamiento estaba preocupado. En un estadio meter debajo 3.500 coches supone vigilarlos por un tema de seguridad, te rastrean perros y te miran los bajos. El colapso de esos 3.500 coches es una locura. Se planteó el cambio de circulación de la calle Safor. Con la ATE se justificó que es un problema de circulación, ahora se habla de sostenibilidad y uso de transporte público. Se estudió de dónde y cómo venían los aficionados. Lo que tenemos planteado son 400 o 500 plazas debajo del estadio, 3.500 sería una locura.

Fenwick: Hemos mejorado la sostenibilidad, tener 3.500 coches no es viable. Hoy en día eso se evita. En el Mundial no se puede hacer parking debajo del estadio. Hace poco dije que el Real Madrid tenía 500 plazas y me equivoqué, son 490. Hay cosas fuera pero el estadio es más sostenible, hay que buscar transporte público y eso hace que haya menos lío para la comunidad y la ciudad.

Schneider: Hace dos años se hizo un estudio del hormigón y estaba todo bien. No hay ningún riesgo de colapso.

Fenwick: Mira el Coliseo de Roma después de 2.000 años. El hormigón está en un estado estupendo. Hay que reparar cosas pero el 95% está perfectamente y puede estar muchos años más, espero que no.

El convenio especifica el mínimo de 70.000 espectadores y este mínimo es 49.000

Schneider: El graderío está construido y es de 74.000. Faseamos poner más asientos pero el estadio es de 74.000. Se hizo de acuerdo al convenio. Se convinieron las necesidades conjuntamente con la administración y lo que hay construido cumple con el convenio.

Fenwick: Si hay una Champions podemos subir. No buscamos soluciones desmontables: hay sitio para 74.000. Ahora se acuerda poner 49.000 sillas pero el estadio es de 70-74.000.

Schneider: El convenio especifica que el mínimo son 70.000 y el estadio cumple. En el tiempo todo cambia, esto es de 2004-2005 y nosotros nos amoldamos, igual que con las necesidades del polideportivo. Vamos a abrir con 49.000 porque es la demanda, si hay un gran evento como el Mundial 2030 en pocos meses se ponen las sillas que faltan.

Fenwick: Es lo mejor para el Valencia y parece ser que 49.000 es lo mejor ahora.

¿Es lo mismo que se presentó hace dos meses? La administración lo consideró pobre

Schneider: Sí, es lo que se presentó. Se ha ido ajustando tras las reuniones como por ejemplo la capacidad. Sobre lo que se tumbó hace un par de meses se han hecho pequeños cambios. Esto es lo que se presentó hace dos semanas. El coste de un estadio se mide en euros por asiento, nosotros considerando 70.000 el coste rondará los 3.500-4.000 por asiento, similar a lo que han costado San Mamés o el Wanda y eso no son estadios baratos. Si te vas a Catar o Inglaterra se dispara pero en España son los costes que tocan.

La adminstración dice que la ATE está caducada, ¿daría tiempo si se redacta un nuevo marco de ayuda similar?

Sean Bai: No es interpretable sino objetivo: la ATE no está caducada. Aún no ha finalizado y el club ha presentado documentos que demuestran que cumplimos los principales puntos. Hasta que por parte de la administración se analice la documentación no se puede dar por caducada, lo contrario sería negarle al Valencia su derecho de responder.

Inmaculada Ibáñez: Si a Manuel Illueca le preguntaron si lo que presentó el Valencia era un aval financiero contestó bien porque no lo es. Pero preguntarle si es viable es muy distinto. Tenemos 80 millones en el cajón y tenemos interesados en comprar en terciario, eso nos lleva al 100% y vamos a vender el edificio de oficinas. Le preguntaron si es un aval y no lo es. Él dijo que estaba dispuesto a sentarse a buscar soluciones y yo también. A mí, a la ciudad y al valencianismo nos interesa terminarlo, estamos abiertos a desbloquear esta situación.

FPF. Gattuso dijo que nadie le había dicho si había obligación de venta

Inmaculada Ibáñez: No estamos aquí para hablar del FPF. Sabéis que estamos mal, no lo voy a negar. Antes del 30 de junio o después me vas a permitir que no conteste, es un tema interno de la empresa y manejaremos nuestra estrategia. En la junta de accionistas ya te lo justificaré.

Si es tan sencillo pasar de 49 a 70, ¿por qué no se inaugura con 70? ¿Está contemplada la pista de atletismo y cómo se podría dar (incremento de coste y tiempo)? La cubierta está dentro del presupuesto, según me consta son 115 millones, ¿para acabar estadio y polideportivo el nuevo presupuesto es lo que hay invertido más 145?

Schneider: Los 115 son solo este edificio, el polideportivo va aparte. Los estadios han estado vacíos y ha sido muy triste, es desolador y no tiene mucho sentido. En el anterior proyecto no hablábamos de 49 y 70 sino 42 y 76. La administración nos pidió que no fuera menos que Mestalla y adaptamos a 49 y por el convenio de 2005 70. Sobre la pista, veréis que este graderío no está a la misma altura: es como Wembley y Glasgow: se pone una plataforma aquí y se monta la pista de atletismo. Si el ayuntamiento necesitara hacer el proyecto ellos ejecutarían eso porque el estadio es capaz de albergarlo.

Fenwick: Justo es este el nivel al que se crearía la plataforma. Hay un ligero cambio de la geometría: aquí hay que montar una plataforma grande que puede tardar dos o tres meses en construirse. Es de bastante precio pero es posible. Lo que se quedaría como estadio es la parte superior, porque otra parte queda debajo de la plataforma. El estadio es de 70.000, hagamos lo mejor para el Valencia y si nada más abrir hay 70.000 aficionados háganse los 70.000. Pero viendo los números de aforo esa estadística ojalá fuera subiendo y seguro que lo hará pero hay que tener un estadio lleno.

Antes la estrategia era poner buena cara e ir a los tribunales, ¿eso ha cambiado?

Sean Bai: Te refieres a la posición anterior. Desde la parte del club no queremos judicializar el proceso, todo lo contrario. Hasta ahora siempre hemos intentado ir de la mano de la administración para hacer un proyecto estratégico y bonito. El club tiene que defender sus intereses pero queremos buscar acuerdos. Si a pesar de nuestra voluntad habiendo presentado un proyecto creíble la administración decide salir adelante con la caducidad de la ATE el club se vería obligado a recurrir esa decisión desproporcionada e injustificada.

Coste de la cubierta

Schneider: Tenemos ofertas de varias empresas. La solución técnica es similar a nivel de compresión y tracción. En vez de tener los paneles teníamos unas lonas tensadas. Los arquitectos están trabajando con las ingenierías y se estiman 30-35 millones. La cubierta está incluida dentro del proyecto. Lo que hemos presentado es lo que el Valencia va a hacer, pero estamos trabajando con partners que ayuden con el tema fotovoltaico, pero la cubierta está dentro de los números del club.

¿Incremento de los costes por la inflación? ¿Llevarán a las adminsitraciones a la justicia si se caduca la ATE?

Schneider: Estamos trabajando con las administraciones y les hemos presentado la documentación, nuestra intención no es judicializar esto sino trabajar. Si unilateralmente se deciden por la caducidad tenemos que defender nuestros intereses. Estamos trabajando en base a unas mediciones de un proyecto básico, hay unas pequeñas diferencias y hemos aumentado incrementos de materiales, el coste de la cubierta se ha calculado con incrementos de precio. También tenemos esas líneas de crédito. Una vez esté el proyecto de ejecución hay que sentarse e ir línea por línea para fijar unos precios o márgenes de subida.

Ver más