La temporada pasada estuvo muy marcada por los problemas en la enfermería y con la figura de Pedro López Mateu en el centro de la discordia. El estado físico de la plantilla fue un punto de conflicto con José Bordalás, provocó malestar entre los jugadores y derivó en consultas externas. Rino Gattuso y el club tenían que tomar una decisión al respecto de su continuidad y de momento parece que sigue.

En la segunda sesión a puerta abierta de la pretemporada el Jefe de los Servicios Médicos del club estuvo en el campo de entrenamiento, presenciando el trabajo a pie de campo. El curso pasado la comunicación con el entrenador acabó por tornarse nula.

En la sesión matutina de hoy estuvo primero en la banda y también asistiendo a los jugadores a pie de campo, llevándoles botellas, toallas húmedas y preguntando por lo que necesitaban.

Los errores de diagnóstico, las discrepancias de metodología, la indefinición de procesos de recuperación y, sobre todo, las continuas recaídas de los jugadores hizo mella Bordalás y en buena parte del vestuario. Con cambio en el banquillo, pero con los mismos jugadores, de momento Mateu sigue e incluso se mete a pie de campo.

Gesto con la gente

A modo anecdótico, cuando acabó la sesión de entrenamiento se acercó a la valla del fondo a ofrecer las botellas de agua sobrantes a un grupo de aficionados allí congregados a pesar de las dificultades climatológicas.