Pasan los días y el Valencia CF avanza muy lentamente en el mercado de fichajes. La ‘operación salida’ está encallada y eso está impidiendo al club operar con libertad en el apartado de las incorporaciones. La entidad tiene dos objetivos muy marcados: encontrar acomodo a los futbolistas que más espacio salarial ocupan y dar salida a alguno de los jugadores que ocupan plaza de extracomunitario. De manera paralela, la secretaría técnica trabaja en reforzar el equipo siendo un delantero y un centrocampista las prioridades para el club. En esta completa situación destacan por encima de otros los nombres de cuatro futbolistas: Maxi Gómez, Marcos André, Jasper Cillessen y Arthur Melo.

Los dos atacantes del Valencia son los dos grandes nombres propios de los últimas días. Maxi no ha entrenado junto a sus compañeros desde que la plantilla regresó del ‘stage’ suizo debido a unas molestias en su pie. Independientemente de las dolencias musculares, club y jugador parecen haber llegado a la conclusión de que una venta es lo mejor para ambas partes. En las últimas semanas llegó un interés del Brujas en ficharle que se ha diluido con el paso de los días. Ahora, desde Turquía (Sports Digitale) informan de que el Fenerbahçe está interesado en el delantero de 25 años. El cuadro turco no sería su único pretendiente en estos momentos. Desde Italia también han informado que el Torino está atento a la situación del charrúa. En cualquier caso, en estos momentos no hay nada avanzado con ningún club. Maxi ve con buenos ojos la posibilidad de cambiar de aires, sobre todo teniendo en cuenta que en noviembre hay Mundial y el uruguayo quiere llegar a final de año siendo titular en un equipo para poder ser convocado. Además, es uno de los futbolistas que más espacio salarial ocupa, por lo que el Valencia también daría el visto bueno teniendo en cuenta su delicada salud económica.

Y mientras se resuelve su futuro, el atacante charrúa volvió ayer a trabajar al margen, aunque esta vez no fue el único. Marcos André tampoco se ejercitó al ritmo de sus compañeros. El brasileño, por su parte, se encuentra en una situación más compleja. Ha rendido bien en pretemporada, anotando tres goles y dos asistencias en cuatro partidos jugados. Sin embargo, el club no cierra la puerta rotundamente a una salida siempre y cuando llegue una oferta que satisfaga las necesidades. En las últimas horas la opción del Rayo Vallecano parece haberse evaporado por completo. El conjunto franjirrojo se interesó por él, pero hace 48 horas hicieron oficial la incorporación de Sergio Camello y están muy cerca de cerrar la vuelta de Diego Costa. Con estos dos nombres la demarcación de delantero estaría cubierta.

La razón por la que el Valencia escucha ofertas y está tratando de sacar a uno de ellos es evidente: ambos tienen ficha de extracomunitario y solo la salida de uno de ellos permitiría al Valencia atacar el fichaje de su máximo objetivo: Arthur Melo. El club ya consiguió lo más difícil: convencer tanto al jugador brasileño como a la Juventus de Turín de la operación. La única fórmula mediante la cual el exjugador del Barça podría recalar en Mestalla sería a través una cesión con ficha compartida.

Cillessen, el primero en salir

El primero en hacer las maletas, salvo giro inesperado de último hora, va a ser Jasper Cillessen. El neerlandés era la venta prioritaria del club debido a que es uno de los futbolistas con el salario más alto de la plantilla. El guardameta ya se encentra en su país, Holanda, para firmar por el NEC Nijmengen de la Eredivisie y dejará atrás el conjunto blanquinegro tres temporadas después.

La operación está muy avanzada y la oficialidad es inminente. El traspaso dejará un pequeño pellizco en las arcas del club, pero lo realmente relevante es el ahorro de una de la fichas que más comprometía el Fair Play Financiero.