Después de meses de negociación, el Valencia CF anunció ayer la renovación del central Yarek Gasiorowski. El de Polinyà del Xúquer estampó su firma en un nuevo contrato con la entidad de Mestalla desoyendo los cantos de sirena que llegaban desde grandes plazas como Dortmund o Turín entre otros. El canterano es uno de los grandes valores de la cantera valencianista, que vuelve a producir centrales de nivel. 

Mientras el vergel de los laterales izquierdos florecía sin parar, Paterna estancó su producción de centrales. Un fenómeno extraño teniendo en cuenta que en el tramo final del siglo pasado fue un vivero de defensores aguerridos y de buen talante como Voro González, Paco Camarasa o Fernando Giner. Con la llegada de Gasiorowski, ahora la Academia valencianista disfruta de una serie de futbolistas con serias opciones de asaltar la élite y competir por un puesto con los mayores. Cristhian Mosquera, Facu González o Rubén Iranzo también llaman a la puerta.

Empezando con el recientemente renovado, el jugador de padre polaco y madre valenciana es una de las grandes promesas del fútbol europeo. Internacional con las categorías inferiores de la Selección Española, Yarek destaca por su buen manejo de la pelota tanto en corto como en largo, su capacidad para jugar con la cabeza erguida y por su imponente envergadura (mide 1’90), que le hace muy solvente tanto por arriba como en las anticipaciones. El jugador del Juvenil ‘A’, de la generación de 2005 y de 17 años de edad, renueva hasta 2025 con opción a prorrogarlo por dos más. 

Más cerca del primer equipo está otro de los grandes prospectos de la cantera valenianista como Cristhian Mosquera. El central alicantino de ascendencia colombiana renovó el curso pasado apostando el seguir formándose en Mestalla y gustó mucho a José Bordalás, tanto que lo incluyó como uno más en la primera plantilla y le dio la oportunidad de debutar, destacando siempre su voluntad y capacidad de aprendizaje. El joven jugador valencianista, también internacional con las categorías inferiores de la Selección Española, está teniendo muchos minutos con Gennaro Gattuso durante la pretemporada y seguirá en dinámica de primer equipo este curso. Con todavía muchas cosas que mejorar, especialmente a nivel de contundencia -algo normal a los 18 años- el futbolista está mostrando aplomo para sacar el esférico, algo que es innegociable para el italiano, y es un defensor muy disciplinado a nivel táctico. 

Te puede interesar:

También puja por hacerse un hueco en el primer equipo Rubén Iranzo, que lleva años siendo uno de los defensores más estimulantes de la Academia. El central de Picanya de 19 años también es internacional con las categorías inferiores de La Roja y sigue ese patrón de central moderno con buen juego de pies. En las últimas campañas, además, ha ganado en agresividad en las disputas y también en polivalencia. La pasada campaña, en la que debutó en la élite del fútbol español, de hecho, jugó como lateral derecho y también lo ha hecho esta pretemporada a las órdenes de Gattuso. 

El único que está inédito con el primer equipo, pero que también puja por hacerse un sitio, es Facu González. El charrúa se recuperó la pasada campaña de una grave lesión, pero el Mestalla le esperaba con los brazos abiertos. Se convirtió en titular del filial siendo todavía juvenil y cuando regresó lo hizo para liderar en defensa. El internacional uruguayo de 19 años, que destaca por la solidez en los duelos y su potencia en el cuerpeo con un poderoso tren inferior, lleva todo el verano trabajando a destajo para convencer al cuerpo técnico. Todavía no ha debutado, pero está muy cerca de los mayores y hay grandes esperanzas depositadas en él.