El equipo se encuentra asentando el cambio de mentalidad. Aunque todo el mundo (técnicos, jugadores y aficionados) se sorprendió de lo rápido que el equipo había asimilado el libreto de Gattuso, conforme ha avanzado la pretemporada los partidos han ido destapando las carencias del equipo. Contra el Girona y en Mestalla será una buena oportunidad para ver si se ha asimilado esa paciencia necesaria en la elaboración. La rápida circulación de balón y la seguridad en el pase se antojan claves para el alto ritmo de juego que quiere el italiano. En algunos momentos se ha visto cómo esa elaboración desde atrás ha dado sus frutos, pero ahora debe confirmarse con tensión de partido oficial. Precisamente ante un rival como el Girona de Míchel, que siempre quiere tener una alta cuota de balón y que suele cerrar el medio con tres centrales. Una buena prueba también para ver cómo se desenvuelve el equipo sin la posesión. A mayor equilibrio y presión arriba efectiva, más opciones de llevarse los tres puntos tendrá el equipo de Gattuso. El trivote, a examen.

Solo con Carlos Soler

Durante el verano mucho se ha hablado la importancia de Gonçalo Guedes, José Luis Gayà y de Carlos Soler ante sus posible salidas. Los primeros partidos a las órdenes de Rino han demostrado que todos ellos son determinantes o lo han sido en este Valencia. Pues bien, el equipo llega al estreno en Liga sin dos de sus jugadores fundamentales. Con Guedes ya en el Wolverhampton y con Gayà sancionado, Soler será el principal referente de un equipo en construcción y todavía sin poso. El ‘10’ deberá multiplicarse y no solo por su ‘soledad’ sino también por la alta exigencia que va a tener el trivote.

Las bandas cogen vuelo

Si en algo ha insistido Gattuso durante la preparación es en el concepto de «romper» por ambos costados. Además de los rápidos laterales con los que cuentan los extremos se antojan como piezas fundamentales para llevar la idea del técnico a buen puerto. De ahí que dos de los tres fichajes hasta la fecha sean jugadores de banda: Lino y Castillejo. Ya sin Guedes y sin demasiadas alternativas, los dos recién llegados deben empezar a general desde el costado desde el primer momento. La profundidad no se negocia y Gattuso pide a sus bandas que encaren y busquen hacer daño cuando tienen metros por delante. Asimismo tanto uno como el otro tienen entre su repertorio las diagonales hacia el área buscando el disparo. Otro recurso más que deben empezar a rentabilizar ante la falta de jugadores más determinantes en ataque. Enfrente el Girona de Míchel, probablemente con dos carrileros, obligará a que se genere desde la bandas con un Hugo Duro de dulce para cazar esos balones.

La defensa, asignatura pendiente

El cuerpo técnico puso el foco en disminuir el número de goles encajados por centros laterales. Precisamente una de las cosas que más ha impresionado al de Calabria es la velocidad de sus defensas. Esa rapidez de los defensas es fundamental para desarrollar su propuesta de fútbol y para poder presionar arriba como ha demostrado en la pretemporada. Ser rápidos es clave para corregir errores en la salida de balón y jugar con la línea adelantada. Sin embargo los errores individuales y las faltas de concentración han costado goles durante los amistosos. Delante estará un Stuani que no perdona las indecisiones dentro del área. Máxima atención.