La temporada ha comenzado igual que acabó. Con malestar del Valencia con la RFEF. La sensación es que nada ha cambiado con respecto al año pasado. El club no entiende las diferentes varas de medir con las que ha arrancado LaLiga. Solo ha tenido que disputarse una jornada del campeonato para comprobar que no se están aplicando los mismos criterios.

El reglamento no parece el mismo para todos los equipos. Todavía es muy pronto para encender las alarmas, pero el Valencia está más atento que nunca al estamento arbitral y al Comité de Competición encargado de velar por la justicia. Aunque aún estemos a mediados del mes de agosto, el malestar por los agravios comparativos con José Luis Gayà y Eray Cömert está ahí. Primera jornada y ya está el lío montado.

Solo hubo que esperar noventa minutos para que llegara la primera ‘rajada’ arbitral de la temporada. El delantero del Sevilla Rafa Mir cargó contra Del Cerro Grande por señalar un dudoso penalti.

«El partido se decide por un penaltito. El otro día nos dan una charla diciendo que no se va a pitar y hoy a la primera nos la pitan. Para mí ha sido muy justito, ha sido un penaltito. El otro día dijeron que no iban a pitar ninguna de esas y hoy a la primera la hemos tenido ahí». Cinco días después, sus declaraciones contra el estamento arbitral no han tenido consecuencias.

Todo lo contrario que le sucedió a José Luis Gayà. El capitán del Valencia tuvo que cumplir el domingo el primero de sus cuatro partidos de sanción ratificados por el Comité de Apelación y el TAD para sorpresa de todos porque el tribunal había indultado meses antes al extécnico del Cádiz Álvaro Cervera por una crítica arbitral idéntica. Viendo lo que pasó en el Osasuna-Sevilla, Gayà tiene un motivo más para pensar que lo suyo es «un agravio comparativo sin precedentes».

El mismo VAR que expulsó de forma justa al suizo dejó en amarilla una falta idéntica de Juanmi. La ‘rajada’ de Rafa Mir al árbitro sigue sin consecuencias

Tampoco se entiende la diferente vara de medir con las que se juzgaron dos acciones idénticas en la primera jornada de LaLiga. El club asume que la entrada de Eray Cömert era merecedora de roja. De hecho, Gennaro Gattuso no quiso valorar la actuación arbitral al final del partido. «Yo sólo quiero hablar del partido. Pienso que no es fácil hablar del árbitro».

Te puede interesar:

Lo que sorprendió al Valencia fue esa misma entrada del suizo se repitió en otro campo de primera y, sin embargo, fue juzgada de forma diferente. El futbolista del Betis Juanmi se desentendió del balón y clavó los tacos por detrás a un futbolista del Elche.

La infracción solo fue castigada con amarilla y el Betis pudo acabar con once. Y todo con un agravante, el encargado del VAR en los dos partidos era González González. El Valencia también se queja de que el jugador del Girona Samu Sáiz debió ver la segunda amarilla. Todo continúa igual.