Edinson Cavani vive sus primeros meses en el Valencia CF. El pasado sábado tuvo la oportunidad de debutar con la elástica blanquinegra partiendo de inicio contra el Celta de Vigo y recibiendo el cariño de la afición. El futbolista charrúa, que no se esperaba ser titular, contó en una entrevista para ‘2 de punta’ en Uruguay que Gennaro Gattuso se lo dijo el día de antes: “Desde que me dijo “mañana vas a estar” empecé a activar la cabeza e implicarme para que se diese eso que tanta gente estaba esperando, que era poder jugar”, explicó, al tiempo que confesó que él fue el primer sorprendido con la decisión. 

El ‘7’ llegó en las postrimerías del mercado como agente libre y no se estrenó hasta no superar un proceso de readaptación competitiva. Todavía no está al cien por cien y él mismo señaló que espera seguir cogiendo forma para “dar lo mejor que uno puede dar por este club”. Esta falta de rodaje, de hecho, le ha llevado a no viajar con sus selección para continuar con la puesta a punto: “Fue lo mejor. Yo quería haber firmado antes con el club para estar antes en ritmo y con una dinámica diferente y llegar a a selección para afrontar el partido. Creo que la decisión que se ha tomado en conjunto con los entrenadores fue lo mejor”, explicó. 

A pesar de que acaba de aterrizar, su leyenda le precede y el valencianismo le ha dado tratamiento de ídolo desde el minuto uno. Cavani se mostró orgulloso por el cariño que se ha encontrado: “Uno no tiene palabras para agradecer estos primeros momentos en el club, en la ciudad… La gente me recibió con muchísimo cariño. Ya desde cuando se empezó a hablar de que podía venir al Valencia, incluso algún periodista se fue hasta Madrid para sacarme unas palabras. No hablé ni nada, pero ya desde ese momento se notaba el cariño”, confesó, además de dejar una clara declaración de intenciones: “Esta etapa empieza ahora y te imaginarás las ganas que tengo de devolverle a la gente el cariño que me está demostrando”.

Operado un día antes del debut

El delantero uruguayo reveló que el día antes de estrenarse con el equipo tuvo un percance que le obligó a ir al médico y operarse: “Me agarró el dedo la puerta del coche y me quebró la uña. Gracias a Dios no me quebró el dedo porque solamente tenía la primera falange metida por dentro y me hizo palanca y por eso no la llegó a romper. Estaba a un día de debutar y por cómo sonó el dedo pensaba que se me quebró y tenía una rabia… Y pensé, mañana el doctor que me anestesie el dedo, que me lo envuelva y a jugar. Me fui al hospital y me hicieron una cirugía y me remendaron el dedo, pero no quiero ni quitarme la venda porque no sé como estará”, señaló.