Sandra Gómez, vicealcaldesa y responsable de urbanismo en el Ayuntamiento de València, se ha referido esta mañana al bloqueo existente sobre el Nou Mestalla. Y es que en las últimas fechas se van conociendo detalles sobre un convenio urbanístico que podría ser decisivo para desbloquear el estadio y reactivar de una vez por todas las obras.

"Quiero reiterar que desde el Ayuntamiento nos hemos puesto a trabajar para poder mantener los derechos urbanísticos de la ATE. Fue una propuesta que yo misma hice hace cerca de un año de que se pudiesen mantener esos derechos siempre y cuando se cumplieran los requisitos que en su día se pactaron. Ante un incumplimiento la consecuencia no puede ser que se rebajen los condicionantes/requisitos en su día suscritos", expresó la responsable institucional en una rueda de prensa convocada para informar sobre los asuntos tratados en la comisión de urbanismo.

"Cuando se da una segunda oportunidad no se es más laxo. Los requisitos son los acordados hace unos años, con esta propiedad. Ya los conocían. Quizás aclarar, porque me pareció entender que hay quien dice que la pelota está en el tejado del Ayuntamiento. Hay que diferenciar bien la obligación de acabar el estadio, que pueden hacerlo ya, con independencia de si el Ayuntamiento ayude con la financiación, que es en lo que estamos trabajando (convenio). El club tiene la obligación de acabarlo, que podría hacerlo ya. Y otra cosa es que la ciudad ayude a financiarlo con los derechos de la ATE.

Sobrecostes en las obras por la inflación de los precios

Por último, al ser cuestionada sobre una posible inflación presupuestaria para acabar el estadio, Sandra Gómez ha sido clara. "Es un tema privado del club, que es quien debe hacer los presupuestos". Eso sí, dejó entrever que no será posible hacer el estadio con menos servicios para acabarlo dentro de los plazos y con el dinero inicialmente previsto.

"Es curioso eso sí, que en el último proyecto pese a la revalorización del proyecto es verdad que lo tasaban con aproximadamente 15 millones menos. Nos llamó poderosamente la atención porque además ampliaban los asientos. No pueden recortar servicios básicos, esenciales para poder presentarnos a unos cuartos de final de un Mundial. Es una obligación que València compita con otras ciudades por albergar unos cuartos de final de un Mundial ya que, como ya he dicho, la ciudad va a financiar parte del estadio con los beneficios urbanístisticos de la ATE".