Todo parecía estar en contra de José Luis Gayà cuando se ratificó su sanción de cuatro partidos para el arranque de Liga. Solo podía jugar dos encuentros antes del parón, pero trabajó al máximo durante su ausencia y Luis Enrique no solamente lo esperó, sino que en el partido más importante previo al Mundial y decisivo para entrar en la Final Four de la UEFA Nations League, lo puso en el once para contrarrestar el potencial ofensivo de Portugal, que con su movilidad arriba fue alternando jugadores para atacar por banda diestra: Bernardo Silva, Joao Felix, Diogo Jota, Joao Mario, Ronaldo... Y ninguno fue capaz de superarle. Gayà le habló en ‘Cristiano’ a Lucho: es su lateral izquierdo para competir en Catar por el cetro mundial.

Entre todas sus intervenciones exitosas dentro del partido, hay una que destaca por encima del resto y que cambió el signo del partido. Cristiano Ronaldo encaraba el área con ventaja y listo para fusilar a Unai Simón. Con el marcador todavía en tablas en el minuto 70, el astro portugués ya se veía certificando la clasificación de su país para la Final Four y convirtiéndose de nuevo en héroe nacional en Braga. Pero Gayà tenía otros planes. El capitán del Valencia CF apareció como un resorte por detrás del ‘7’ luso para arrebatarle el balón de los pies y evitar que ensayase el disparo a portería.

A nivel estadístico, el partido del jugador valencianista quedó muy reforzado. Fue el tercer mejor jugador del encuentro según datos de SofaScore (por detrás de Rodri y Unai Simón) con cinco intercepciones, un disparo bloqueado, dos tackles, cuatro duelos ganados y dio 78 pases buenos (93 por cien). Unos números que respaldan una actuación que acerca a Gayà al Mundial.

Talismán para la Roja

El registro de Gayà como ‘talismán’ de la Selección Español no para de crecer sin que ningún equipo logre frenarlo. Con la victoria ante Portugal, el capitán valencianista firmó su décimo octavo partido consecutivo sin perder con La Roja. Y lleva 18 internacionalidades, por lo que nadie ha sido capaz de tumbar a España con el ‘14’ en el equipo (13 victorias y cinco empates).

Premio a la convicción

A pesar de la desproporcionada sanción que sufrió por unas declaraciones sobre el arbitraje que le hizo partir en desventaja con respecto al resto de jugadores, su mentalidad se mantuvo siempre positiva esperando su turno. «Sé que es un handicap el no empezar jugando. Pero voy a luchar por mis sueños. La ilusión de todo niño es poder jugar un Mundial. En estas cuatro semanas lo que tengo que hacer es trabajar aún más y poder estar al máximo nivel. Cuando esté disponible voy a darlo todo», explicó en la rueda de prensa posterior a la sanción. El martes en Braga le devolvió la confianza a Luis Enrique y firmó su mejor aval para repetir convocatoria el próximo mes de noviembre.