Thierry Rendall verá mañana el partido de octavos de final de la Copa del Mundo de Portugal desde casa. Pudo estar ahí, pero su ambición es la de estar en la próxima Eurocopa de 2024. El lateral portugués no ha dejado de crecer desde su accidentada llegada al Valencia CF y su nivel en el primer tramo de temporada le convertía en uno de los candidatos a estar en la convocatoria de Fernando Santos, que sí lo incluyó en la prelista de 55 futbolistas. Con lo exponencial de su proyección, el defensor valencianista se ve con muchas opciones de ir ganándose un puesto en la selección absoluta a corto y medio plazo. 

El futbolista luso aceptó no entrar en la lista final, en la que ingresaron Joao Cancelo y Diogo Dalot, pero sabe que tiene potencial para por un puesto por varios factores. El primero es que Cancelo está jugando por la izquierda con el Manchester City y ya lo han probado también con la selección, lo que podría habilitar una plaza en la derecha y o bien desplazar a Raphael Guerreiro al centro del campo o bien costarle el puesto al jugador del Borussia, que llegará con 30 años a la Euro. Además de tener opciones en el mano a mano con el propio Dalot, que acaba contrato con el Manchester United después de solamente haber sido titular esta temporada desde que llegó a Old Trafford. 

El progreso futbolístico de Thierry es más sólido que el del futbolista de los ‘Red Devils’. Llegó muy tierno a Mestalla procedente de Sporting de Portugal y con importantes lagunas en el apartado defensivo, pero con el paso de las temporadas -y especialmente con la transformación física experimentada- su paso al frente como defensor ha sido enorme. De ser su debilidad a ser su principal fortaleza, algo que le convirtió en fijo para José Bordalás y de igual manera para Gennaro Gattuso. 

Dejadas atrás las lesiones, la realidad es que el portugués está en el mejor momento de su carrera. Se siente exuberante a nivel físico y se prepara a conciencia para regresar a la competición al mismo nivel que se marchó. A sus 23 años ya es uno de los pesos pesados del vestuario con la madurez adquirido durante un periodo que fue prácticamente de superación personal en la que recurrió a ayuda psicológica profesional para superar la presión y las duras críticas que recibió. Por lo que además de sentir la responsabilidad de ayudar al Valencia a regresar a Europa, se ve fuerte para luchar por dar el salto a la selección absoluta de su país. 

Crecer en números

Es su gran asignatura pendiente. En ataque está mostrando un buen nivel encontrando la profundidad y asociándose con el extremo de su banda, pero le sigue faltando dar un paso al frente a nivel de asistencias, en ser más determinante. Es quizás el factor que le falta para acabar de derribar la puerta de Portugal después de haber sido indiscutible en categorías inferiores (sin ir más lejos jugó todos los minutos del último Europeo Sub-21 del año pasado). Esta campaña aún no ha asistido y en la anterior solamente firmó un pase de gol.