El mercado de fichajes de invierno está cada vez más cerca de llegar a su fin, y el Valencia sigue sin incorporar jugadores, mientras la plantilla de Gattuso pide a gritos refuerzos mientras se cae en la tabla clasificatoria. Tras una nueva debacle en Mestalla, esta vez empatando ante el Almería y quedando a tres puntos de la zona de descenso, el técnico italiano volvió a ser preguntado en rueda de prensa por la tardanza y dificultad a la hora de afrontar fichajes.

"En este momento para mí es muy fácil decir que no tengo jugadores y empezar a hacer polémica. El club sabe lo que tenemos que hacer, pero debemos respetar los números respecto al fair play", respondió 'Rino', asumiendo personalmente la responsabilidad ante la falta de resultados. Pero no es la única ocasión en la que desde el club de Mestalla se habla de esa limitación a la hora de poder inscribir futbolistas. A mediados de diciembre, el director deportivo del Valencia, Miguel Ángel Corona, concedió una entrevista a Marca en la que habló del mercado y de las posibilidades (y limitaciones) del club.

"Andamos estrechos en la inscripción de jugadores", fueron sus palabras, dando a entender que no habría demasiados movimientos en el mercado valencianista. Y así está siendo. A falta de una semana para la conclusión de la ventana invernal, el club presidido por Lay Hoon todavía no ha fichado a ni un solo jugador, además de no dar salida a ningún futbolista, precisamente ante las dificultades de traer caras nuevas.

El nombre de Jesús Vázquez fue el que más resonó como posible salida, en una negociación con el Getafe que parecía hecha, pero que finalmente se paralizó ante las carencias en la plantilla de la que dispone Gattuso. Situación similar a la de Toni Lato, al que de momento no se le ha presentado una nueva oferta de renovación, tras rechazar la primera propuesta del club, muy a la baja. El de la Pobla de Vallbona estaba en la rampa de salida, para ingresar algo por su venta ante una más que presumible salida a coste cero en verano, pero entre su gran desempeño, la dificultad de fichar, y su solvencia para ocupar distintas demarcaciones sobre el verde, han hecho que finalmente se quede en plantilla.

El mercado llega a su fin, y cada vez hay menos margen de maniobra para el club, que se encuentra al límite, tanto en lo económico, como en lo deportivo.