Santiago Cañizares ha confirmado el secreto a voces que venía murmurándose durante años en el entorno valencianista. Entre 1999 y 2004 coincidió bajo palos en Mestalla con Andrés Palop y la relación entre ambos destacó por la "tensión" existente por la competitividad por el puesto titular.

La relación entre ambos siempre fue cordial, aunque sin ser amigos. Querían jugar a costa del puesto del otro. Ambos tuvieron grandes momentos y picos de forma durante su etapa, aunque el que más jugó con mucha diferencia fue Cañizares (259 partidos); Palop lo hizo en 71 encuentros.

Hace unos días Palop hizo una sorprendente confesión. No por lo que dijo, que ya se intuía. Por el momento. Años después el meta valenciano confirmó que su relación con Cañizares era "cordial", sin más y que pasó de la "motivación" de competir con él por el puesto de titular a abandonar esa "admiración" por su necesidad de hacerse con el puesto.

Lo que dijo Palop de su trato con Cañizares: "Puedes congeniar más o puedes opinar menos y eso a lo largo de esos seis años se fue enfriando. La relación entre él y yo, quitando los dos primeros años, fue inexistente"

"Lo admiraba y lo admiro (...) El entusiasmo se fue perdiendo poco a poco quizás por su forma de ser, que era tan distinta a la mía. (...) Puedes congeniar más o puedes opinar menos y eso a lo largo de esos seis años se fue enfriando. La relación entre él y yo, quitando los dos primeros años, fue inexistente. Éramos dos compañeros que nos respetábamos, pero apenas articulábamos palabra, no teníamos conversaciones, no teníamos diálogo, no había feeling, feedback".

Ahora bien, Palop expresó que pese a la cordialidad, nunca hubo ningún conflicto entre ambos. "No hubo ninguna situación mala entre él y yo. Ninguna pelea ni ninguna discusión, nada. Se fue enfriando la amistad o ese acercamiento. Hacíamos nuestro trabajo", sentenció.

La respuesta de Cañizares no se ha hecho esperar

Cañizares aprovechó su intervención en 'Despierta San Francisco', en Radio Marca, para contestar a su excompañero. "Es como si tú tienes una panadería y estás vendiendo tu pan en determinada calle y yo pongo otra panadería enfrente". "Te quito clientes y tú tratas de captar a los míos. Abaratas precios y haces de momento un regalo por aquí, otro por allí. Y tratas a la clientela lo mejor que sabes para ganártela", expresó.

Cañizares, a Palop sobre la competencia que tuvieron en Mestalla: "Es como si tú tienes una panadería y estás vendiendo tu pan en determinada calle y yo pongo otra panadería enfrente"

Esa competencia se mantiene hasta que una de las partes pasa los límites. Esto explicó Cañizares. "Los dos pelean por captar clientes y demás permanentemente hasta que uno de los dos entiende que el otro está muy enfadado, que el otro ha pasado una raya que no debería haber pasado". Aquí se acabó la metafora. "Yo en lugar de pasar la raya di un paso al lado y la relación se fue deteriorando".