Mucho crédito para el equipo

Rubén Baraja saca petróleo de los pocos recursos que tiene a su disposición y sus jugadores están dando la cara mostrando una cara realmente competitiva

El equipo celebrando el 0-1 en Vallecas

El equipo celebrando el 0-1 en Vallecas

Pau Pardo

Pau Pardo

Rubén Baraja sigue sacando petróleo de los pocos recursos de los que dispone. Antes del partido comentó que su equipo tenía que ser capaz de hacer fuera de casa lo que hace en Mestalla y que le faltaba conseguir cerrar los partidos que tenía de cara. En Vallecas lo hizo gracias a una buena segunda parte, un tono competitivo altísimo en términos de atención, agresividad, intensidad y también serenidad para resistir el tramo final con un hombre menos sin apenas sufrir acciones de peligro del Rayo Vallecano.

Después del parón de Navidad viene una cuesta de enero verdaderamente ‘empinada’ y los valencianistas tomaron carrerilla para afrontarla con algo más de tranquilidad clasificatoria y, sobre todo, un impulso moral que refuerza el trabajo diario de los ‘nanos’ siguiendo las directrices de su líder espiritual: un Pipo que les ha defendido hasta la saciedad en sala de prensa y al que están respondiendo con compromiso sobre el terreno de juego. 

Porque el primer mes del año será especialmente duro. A la próxima ronda de la Copa del Rey le acompañarán partidos en casa contra el Villarreal CF de Marcelino o el lanzado Athletic Club de Valverde y visitas a campos complicados como el del Cádiz o el de un Atlético de Madrid con ganas de ‘vendetta’. Ningún choque asequible en un tramo de la competición que suele marcar las aspiraciones y en el que la mayoría de equipos utilizan el mercado para compensar las debilidades de sus plantillas.

Todo hace indicar que no será el caso del Valencia a pesar de que lo necesita como el comer, una circunstancia que multiplica el crédito del trabajo realizado por Baraja ‘inventándose’ recursos para seguir compitiendo incluso con bajas, su capacidad para meter en dinámica a jugadores de la cantera como Yarek Gasiorowski, potenciar a futbolistas con talento como Cristhian Mosquera y ahora también empezando a recuperar a futbolistas como Hugo Guillamón o Sergi Canós, que van a ser clave en un contexto de tanta necesidad. 

La victoria en un campo lleno hasta la bandera en un martes como fue el Municipal de Vallecas dice muchas cosas. Lo primero que el Valencia no se hizo pequeño a domicilio y superada una malísima primera media hora se quitó lastre y empezó a mostrar su cara más vertical y contragolpeadora, lo segundo es que se pone fin a una mala racha de cinco partidos consecutivos sin ganar demostrando que los malos resultados no han hecho mella en la confianza de la plantilla en el planteamiento del entrenador y por último que salta a la vista que el equipo va a tener muchas dificultades para imponerse a sus rivales por calidad, pero también que es prácticamente imposible que por implicación le pierda la cara a los partidos.

En 17 partidos solo el Madrid y el Betis le han ganado por más de un gol de diferencia, estando en situación de puntuar hasta el final en todos los partidos hasta el último minuto. Equipo y entrenador se han ganado ser a lo que se aferra la afición para no sufrir esta temporada como la anterior.