Cerrado el fichaje de Rafa Mir un año después

El delantero perdona parte del porcentaje de la opción de compra de 5 millones que pedía al Sevilla y desbloquea la operación

El acuerdo entre las tres partes es total para la incorporación del atacante

Rafa Mir celebrando un gol con la camiseta del Sevilla FC

Rafa Mir celebrando un gol con la camiseta del Sevilla FC

Andrés García

Andrés García

El Valencia ha cerrado el fichaje de Rafa Mir. Por fin. A la tercera fue la vencida. El delantero ha alcanzado un acuerdo con el Sevilla salir cedido esta temporada hasta el 30 de junio de 2025 con una opción de compra de 5 millones de euros. El acuerdo entre las dos partes es total. El jugador tiene previsto viajar a València para incorporarse cuanto antes a la pretemporada a las órdenes de Rubén Baraja.

El delantero dejó atrás la tensión del fin de semana y, tal y como publicó SUPER, el lunes retomó los contactos con la entidad hispalense para alcanzar un acuerdo y firmar definitivamente su cesión a la entidad de Mestalla. Rafa siempre dio por hecha su vuelta a València a pesar del último fleco económico (porcentaje de una futura venta) que estaba retrasando la operación. El jugador finalmente ha perdonado una parte de ese 10% que le pedían al Sevilla en caso de que el Valencia ejerza la opción de compra de 5 millons. Una cantidad que el Sevilla sí estaba dispuesto a permitir cuando la opción de compra era de 6 ‘kilos’ en medio de las negociaciones. Para el futbolista esta diferencia económica nunca fue un problema. Sabía que la operación no corría peligro.

La realidad es que Rafa y el Sevilla estaban condenados a entenderse después de las dos últimas operaciones frustradas. El murciano siempre fue optimista porque consideraba que era una operación que beneficia a todas las partes: el Sevilla reduce su masa salarial y se desprende de un jugador que no entra en los planes de García Pimienta, el Valencia refuerza el ataque con la primera opción de Rubén Baraja y el delantero cumple su sueño de jugar en el primer equipo del Valencia como tanto persiguió desde su paso por las categorías inferiores. Para Rafa, era cuestión de tiempo desbloquear su salida. Y así ha sido.

Para Rafa Mir el Valencia siempre ha sido la primera y única opción. La prueba es que durante los últimos días el delantero estaba parando el interés de otros clubes que volvían a llamar a su puerta ante el frenazo de la operación. El murciano ha puesto mucho de su parte para firmar por el Valencia con una reducción importante de su salario para ajustarse a las posibilidades económicas del Valencia. El club asumirá la ficha íntegra del futbolista y el Sevilla se hará cargo de la cantidad correspondiente a la amortización (cerca de 2 millones de euros). 

Su doble éxito

Rafa Mir cumplirá un doble objetivo con esta operación: fichar por el Valencia y hacerlo en los tiempos de mercado que había pautado a final de temporada cuando se marchó de vacaciones. El delantero siempre dejó claro desde las primeras conversaciones con el club que no podía esperar in extremis al cierre de mercado como en las dos últimas ventanas. Este verano no quería ‘culebrón’, como publicó SUPER a mediados del mes de mayo, y así ha sido.

El objetivo de Rafa Mir ahora es llegar a València, firmar su nuevo contrato, presentarse con su nueva camiseta y ponerse a las órdenes del Pipo: su gran valedor. El entrenador y el jugador siempre han estado en permanente contacto telefónico. La conexión ente ambos nunca se perdió a pesar de los fichajes frustrados. Hasta el punto que Baraja a pregunta de SUPER en rueda de prensa, defendió públicamente al delantero en febrero como respuesta a la decisión del Sevilla de castigarlo con la grada durante toda la segunda vuelta. «Rafa es una gran persona, buen tipo y profesional. Cuando ha jugado lo ha dado todo y no creo que tengan que tener dudas sobre sus capacidades o características. Está comprometido». Baraja siempre se ‘mojó’ con Rafa en público y durante las reuniones privadas de planificación. Era su prioridad y un año después, lo tendrá a sus órdenes.

Rafa quiere devolverle al Valencia y al Pipo toda la confianza que ha recibido en el último año a base de goles. Su integración en el vestuario no va a suponer ningún problema porque tiene una relación estrecha con el entrenador y muchos de los miembros de su cuerpo técnico y conoce a los capitanes José Luis Gayà y Jaume Domènech. Conoce la ciudad, se siente en casa en la ciudad deportiva de Paterna (dormía en la residencia) y guarda mucho respeto al club que le formó como futbolista y persona.

Mir cogerá el relevo de Roman Yaremchuk en la delantera para formar pareja de ataque con Hugo Duro en el clásico 4-4-2 que tanto le gusta al técnico. Para el delantero lo importante ahora, más allá de los goles, es trabajar a tope en la pretemporada y coger ritmo de competición porque no juega en partido oficial desde el pasado 28 de enero contra Osasuna en el Sánchez Pizjuán. Rafa Mir no quiere perder el tiempo. Su sueño blanquinegro ha empezado.

Suscríbete para seguir leyendo