27 de junio de 2010
27.06.2010
OPERACIÓN SOLDADO

El Real Madrid, de por medio

El VCF tiene que pagar por Soldado 2 millones más de lo inicialmente previsto por la intromisión de los blancos.

15.06.2010 | 15:18
El Madrid encarece a Soldado

El Real Madrid se entrometió a última hora en el fichaje de Roberto Soldado. La aparición del club de Florentino Pérez dejó al Getafe sin un futbolista en calidad de cedido y, sobre todo, provocó que el Valencia tenga que pagar dos millones más de lo negociado inicialmente con Ángel Torres.

El Valencia y Roberto Soldado llegaron a un acuerdo hace varias semanas. El Getafe estaba al corriente. Ángel Torres le había prometido al delantero que por los servicios prestados durante los años como azulón le iba a facilitar su salida. Se iría donde él quisiera. Soldado lo tenía claro. Quería jugar en Mestalla, en su ciudad, junto a sus padres. Era el turno para hablar entre los clubes.

Tal como publicó SUPER el pasado 22 de mayo, el contrato de Soldado tenía truco. La cláusula de rescisión era de 10 millones de euros y el Real Madrid percibiría el 50% de la plusvalía que obtuviera el Getafe. Ángel Torres pagó en su día 4 millones por el valenciano. Dicho de otra manera, en un traspaso por 10 millones —como ha sido el caso—, a las arcas del Getafe van siete y a las del Madrid, tres.

Ángel Torres estaba inicialmente dispuesto a negociar. Al Getafe le interesaba incluir futbolistas en la operación para sacar más beneficio. A fin de cuentas, entre lo que en su día pagó y lo que va pasar por su puerta camino del Santiago Bernabéu, el beneficio del Getafe en la operación con el Valencia se limita a tres millones. Por ello, para tratar de sacar más tajada, en los primeros contactos habidos con Manuel Llorente, Ángel Torres meditaba aceptar ocho millones e incluir la cesión de alguno de los futbolista que tiene Emery en nómina y con los que no cuenta—Míchel quería a Jordi Alba, aunque el Valencia no se planteaba tal nombre porque sí cuenta—.

Fue entonces cuando el Real Madrid apareció en escena. El contrato que en su día firmó el Getafe para hacerse con los servicios de Soldado tenía como se ha dicho truco... pero doble. El Getafe no podía aceptar ninguna oferta por el delantero sin antes presentársela al Real Madrid. La entidad de Florentino Pérez tenía derecho de tanteo siempre y cuando la oferta presentada fuera inferior a diez millones de euros. A sabiendas del interés del Valencia, el Real Madrid estuvo atento a los movimientos, en especial a posibles cesiones que redujeran la plusvalía y por lo tanto sus beneficios.

Ángel Torres se puso en contacto con Manuel Llorente para comunicarle que la operación sólo se iba a poder hacer por diez millones de euros. El Getafe necesita tener al Real Madrid de cara porque es un Club que le nutre de futbolistas prácticamente cada año. Tampoco esperaba el Valencia recibir facilidades por parte del Real Madrid de Florentino Pérez, menos tras los últimos veranos vividos con Villa o Silva, por no hablar de Mendieta, Ayala...

El martes por la noche Manuel Llorente aceptó abonar diez millones de euros en concepto de traspaso de Soldado. El Valencia tenía claro que el ariete valenciano es el ´9´ que necesita el equipo y no lo iba a dejar escapar por dos millones más o menos. Eso sí, en la conversación telefónica que mantuvo con Torres y en la que concretaron el traspaso, el presidente del Valencia negoció unas formas de pago de los diez millones de euros asumibles —si se puede utilizar tal término— para la maltrecha economía blanquinegra. El Getafe ingresará la totalidad del traspaso a lo largo de cuatro temporadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook