17 de enero de 2017
17.01.2017
MÁS QUE UNA CASUALIDAD

Voro se aferra a Montoya y Gayà para levantar al Valencia

Las cuatro victorias del Valencia CF en lo que va de Liga coinciden con la titularidad de los dos laterales

17.01.2017 | 16:58
Voro se aferra a Montoya y Gayà para levantar al Valencia

Alavés, Leganés, Sporting de Gijón y Espanyol. Las cuatro victorias que ha logrado el Valencia CF en lo que va de Liga coinciden con la titularidad de Gayà y Montoya. El dato no es una casualidad y Voro lo sabe. En su misión por relanzar al equipo, el técnico de l´Alcúdia se aferra a ambos futbolistas porque considera que el equilibrio pasa, en cierta medida, por ubicarlos en los laterales. Su presencia antes que la de Siqueira y Cancelo se traduce en seguridad y capacidad ofensiva. La confianza, en este sentido, es total. ¿El motivo? Una cuestión de fiabilidad. Si algo ha demostrado Voro en su trayectoria al frente del banquillo es que siempre va a la lógica, es uno de sus ingredientes en la gestión de crisis. La apuesta es clara y se traduce en rendimiento. Montoya se ha adueñado de la derecha y es que el técnico ve un atacante en Cancelo en lugar de un defensa. El portugués solo ha jugado como lateral la eliminatoria de Copa del Rey ante el Celta de Vigo pero su presencia en el once tiene una explicación: en el primer partido fue protagonista para reservar a Montoya para la Liga y en la vuelta porque ya no había opciones de clasificarse, era un partido de propina.

Ha alcanzado su madurez
El futbolista de Viladecans atraviesa por un momento de forma y de confianza extraordinario, probablemente sea su mejor versión desde que salió del Barça por primera vez . Con sus goles a Osasuna y Espanyol ya ha marcado los mismos que en las cinco últimas temporadas y es el lateral más goleador de esta Liga. Ese es el resultado de la fortaleza mental que ha alcanzado, factor decisivo que lanza unas condiciones privilegiadas que le señalaban como el futuro de la selección española a su paso por las categorías inferiores y que le valieron para ir convocado con la absoluta cuando ni siquiera había debutado en el primer equipo, siendo jugador del Barça B, entonces en Segunda, algo histórico. A sus 25 años, Montoya ha alcanzado una etapa de madurez que le pone de nuevo en el escenario que él mismo proyectaba. Le salen las cosas y eso le desliza de nuevo la posibilidad de alcanzar la selección en un horizonte a medio plazo. Martín se encuentra justo en el polo opuesto respecto de hace un año, cuando tocó fondo en el Inter.

Tras maravillar en El Sadar con una diagonal exquisita, el catalán levantó Mestalla con otro golazo. Llegó desde atrás con el balón cosido a la bota, conectó con Parejo, este con Nani y, de nuevo Montoya, resolvió al primer toque, fusilando a Diego López con una nitidez propia de un delantero centro. Sus condiciones naturales le posibilitan desarmar defensas en pocos toques cuando se trata de jugadas de velocidad, algo que no está al alcance de todos. La maniobra que rompió en mil pedazos la defensa del Espanyol –imbatida en siete partidos– no es nueva para él, en La Masia ya la habían visto antes. Su zancada mezcla con sus condiciones técnicas, la capacidad asociativa y resolutiva del ´ataque Barça´ y una tendencia vertical del juego. Montoya llega hasta el final, siempre acaba la jugada. En el fútbol base, especialmente en su etapa cadete y juvenil, los técnicos siempre recurrían a él como extremo cuando el equipo necesitaba profundidad. Su recorrido se ha mantenido incólumne al paso del tiempo, si bien en el primer equipo azulgrana perdió protagonismo en los últimos metros: el balón en ese sector tiene un dueño, Leo Messi.

Problemas físicos superados
A la sombra de Dani Alves en el Barça y sin protagonismo en Milán, Montoya aprovechó la experiencia en el Betis para rehabilitarse y ahora ha puesto una nueva velocidad. Su contribución está siendo explosiva. No solo es un conductor, si tiene que oficiar como delantero, lo hace sin desentonar. Nunca en la élite le han dado veinte partidos para desencadenar su verdadero potencial: solo él marcará sus posibilidades. Ante el Espanyol cuajó el partido que necesitaba, un golpe sobre la mesa. Se ha merendado a Cancelo. Prandelli ya señaló sus cualidades y a las órdenes de Voro todo apunta a que seguirá siendo importante. También Gayà, que ha superado los problemas físicos que no le permitieron brillar la temporada pasada y que con comparecencias como la del domingo ante el Espanyol está cada vez más cerca de alcanzar el nivel que mostró en su primer año en la élite, cuando tuvo un impacto decisivo en el primer Valencia de Nuno, siendo el jugador más destacado junto a Otamendi y Alves.

Marginado por Prandelli
El joven futbolista de Pedreguer también goza de total confianza por parte de Voro después de tres meses en los que ha sido marginado por Prandelli, que pese a su fama de potenciar la juventud, algo que arrastra desde sus años en el Atalanta, mostró poca sensibilidad en la gestión de esta clase de activos. El ´14´ es de nuevo el lateral titular del Valencia y su objetivo es volver a convertirse en una pieza referencial. En el horizonte, también está la selección absoluta –es uno de los pilares de la Sub´21 que se jugará el Europeo de Polonia y está en el radar de Lopetegui– pero primero reconducir al Valencia. Todavía no ha alcanzado su mejor nivel. Estuvo sólido ante Álvaro Vázquez y Hernán Pérez, mezcló muy bien con Nani y su insistencia fue clave para abrir brecha por el sector derecho del Espanyol, donde Diego Reyes sufrió mucho. Es su mejor versión de la temporada junto con la del partido ante el Alavés. Gayà, además, aporta una inyección de carácter ganador que es clave. A José le duele el Valencia como algo propio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook