01 de marzo de 2017
01.03.2017
MERCADO DE FICHAJES

Víctor Camarasa, en el punto de mira del Valencia

El centrocampista granota, ahora cedido en el Alavés, es del agrado de Vicente

01.03.2017 | 23:32

Vicente Rodríguez está siguiendo de cerca a Víctor Camarasa, el centrocampista del Alavés que es propiedad del Levante. El secretario técnico del Valencia, que ya estuvo viéndolo la temporada pasada en el Ciutat de València en distintas ocasiones, ha aprovechado las últimas semanas para seguir al conjunto vitoriano por los estadios de España y, sin ir más lejos, presenció in situ el partido de Copa del Rey entre el Alavés y el Celta de Vigo, donde echó un ojo a Kiko Femenía, un futbolista que el Valencia tenía apalabrado con García Pitarch, si bien la situación daría un vuelco definitivo tras la salida de este y recientemente se ha comprometido con el Watford de la Premier League. Camarasa, que ha llevado a cabo una evolución formidable a las órdenes de Pellegrino, donde ha adelantado unos metros su posición hasta convertirse casi en un mediapunta al más puro estilo Iborra, se ha convertido en uno de los pilares de uno de los equipos de moda de nuestro país: solo el Barça les separa de conquistar la Copa del Rey y hacerse así con una plaza para jugar Europa.

Equipos de Inglaterra, Sevilla y Atlético de Madrid ya han preguntado por él. La dirección deportiva del Valencia también lo ha puesto en el radar. Es uno de los primeros objetivos y su perfil encaja a día de hoy con la realidad económica y deportiva hacia la que camina el club, enmarcado en un contexto de ajuste presupuestario, más tras el fichaje de Zaza, por el que el club pagará 16 millones más otros dos a la Juventus cuando juegue diez partidos, algo que está a la vuelta de la esquina. Camarasa gana alrededor de un millón de euros brutos en Vitoria, cantidades que entran en los parámetros en los que se maneja el club de Mestalla, y a sus 22 años es un futbolista con bagaje competitivo, que además de reforzar una estructura raquítica en la medular, añadiría personalidad y llegada, cualidades que mezclan con una situación: la probable salida de Enzo Pérez, que pese a su rol de capitán ha estado en el alambre en el mercado invernal y que cuenta con ofertas que le seducen, como volver a River. Más allá de que por el momento se trata de un seguimiento –un procedimiento rutinario de secretaría técnica–, en caso de que los informes fuesen positivos y el Valencia decidiese intentar su contratación, el club chocaría con su situación contractual: está ligado al Levante hasta 2019 y su cláusula asciende a los 12 millones de euros.

Una espina clavada

El club granota a buen seguro que no pondría facilidades para que aterrizara en Mestalla, menos todavía en su regreso a Primera, pero hay una realidad que jugaría a favor del Valencia. El de Meliana no quiere volver al Levante y es que pese a que guarda cariño a la entidad y a su afición este verano salió escaldado con sus dirigentes. Está cedido en el Alavés y al final de temporada, cuando vuelva a Orriols, será subastado al mejor postor. La intención del internacional Sub´21 es seguir creciendo como profesional. El Valencia le tira. Entró siendo un niño y jugó once años en la cantera, llegando incluso a ser el capitán de su generación, hasta que cambió Paterna por Buñol siendo juvenil de segundo año. Tiene una espina clavada de no haber triunfado como valencianista y la visita de los de Voro a Mendizorroza fue para él un partido especial. Tras el pase de su equipo a la final de la Copa del Rey le preguntaron dónde le gustaría jugar la final. "Me gustaría jugar en Mestalla", dijo. Todo un guiño.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook