28 de julio de 2017
28.07.2017
VESTUARIO

El WhatsApp del equipo

Sirve para que toda la plantilla esté informada ante cualquier situación y fomenta además la unión entre jugadores

19.08.2017 | 14:30
El WhatsApp del equipo

Es uno de los síntomas más evidentes de que algo está empezando a cambiar ahí dentro. Después de varias temporadas en las que el Valencia CF ha ido perdiendo a la carrera algunos de los ingredientes fundamentales de cualquier equipo –entiéndase en el sentido más alto de la palabra–, Marcelino y su cuerpo técnico han trazado una nueva dirección en Paterna. Y eso implica una inabarcable lista de cambios. Desde el césped hasta la alimentación, pasando por la exigencia o las rutinas de trabajo. Aquella frase que Siqueira pronunció a sus compañeros de «aquí los entrenamientos son como estar de vacaciones» después de trabajar a las órdenes del Simeone sería impensable ahora. El Valencia CF está fundamentando la temporada sobre un orden basado en valores como el trabajo, la disciplina y la unión y uno de los detalles que prueban esta nueva realidad es que los futbolistas vuelven a tener un grupo de Whatsapp.

El encargado de hacerlo ha sido Paco Camarasa, delegado del equipo. Este grupo vuelve a implantar cierta normalidad –los equipos de la Academia, como el filial, tienen todos grupo de WhatsApp–, servirá para que toda la plantilla esté informada ante cualquier situación y fomenta además la unión entre jugadores. Y es que este curso pasado, sin ir más lejos, había muchos futbolistas que ni siquiera tenían en su agenda el número de teléfono de sus compañeros, descontando evidentemente aquellos con los que el roce es más cálido. Hasta ese punto se había enfriado el panorama de puertas hacia adentro en un equipo que escenificaba entrenamiento tras entrenamiento la misma fractura en los rondos: los españoles por un lado y extranjeros por otro.

Si el Valencia quiere crecer tendrá que trabajar y comprometerse en torno a un objetivo pero sobre todo deberá permanecer unido ante cualquier circunstancia y ese es uno de los propósitos que se ha marcado el cuerpo técnico: volver a ensamblar un equipo en el que se le adivina un impacto positivo a la salida de jugadores como Enzo Pérez o Alves. Con la capitanía todavía por definir –el vestuario elegirá a sus representantes próximamente en una votación–, Parejo es quien oficia como capitán en actos sociales y partidos durante la pretemporada. Marcelino ha preparado el terreno para que afloren nuevos liderazgos y en este contexto hay futbolistas como Montoya, Garay, Jaume Domènech o José Luis Gayà que están llamados a dar un paso al frente. El grupo de WhatsApp, que es una de las principales novedades en lo que va de pretemporada, no gana partidos ni es tan importante como un fichaje pero es un paso más hacia la normalidad en un entorno que se ha salido de cualquier trazada en los dos últimos años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook