14 de agosto de 2017
14.08.2017
DESDE ALDAIA

Los hermanos Jiménez, futuro del Valencia

Javi se hace un hueco como central del primer equipo. Mientras tanto, el pequeño Pablo asoma como máximo goleador del COTIF

21.08.2017 | 00:23
Los hermanos Jiménez, futuro del Valencia

Los hermanos Jiménez de Aldaia pisan fuerte en el Valencia. Los dos canteranos están de moda en Paterna. El mayor, Javi, se ha convertido en una de las sensaciones de la pretemporada. El joven central de 20 años se ha ganado la confianza de Marcelino García Toral este verano y, mientras el Spartak de Moscú cierra el fichaje de Ezequiel Garay y el Inter de Milán libera a Jeison Murillo, se prepara para debutar en Liga el próximo viernes contra Las Palmas. Contra el Atalanta, Werder Bremen y Bournemouth fue titular rayando a un gran nivel.

´Jotamendi', como así le apodaron hace tres años en la ciudad deportiva por su parecido con el argentino, es el futuro del Valencia en defensa. Su hermano Pablo, por contra, tiene 17 años y esta temporada será uno de los delanteros del Juvenil A. Mientras, ´Jota´ se hace un hueco en el primer equipo, el pequeño Pablo comienza a asomar por el horizonte. Este fin de semana ha dado su primer aviso al mundo del fútbol convirtiéndose en el máximo goleador del COTIF. Ojo con ellos.

Pablo Jiménez ha brillado en la última edición del torneo de l´Alcúdia. Sus cuatro goles en el campeonato le sirvieron para llevarse el galardón de máximo goleador del COTIF 2017. Firmó un doblete en las semifinales contra el Levante y marcó en la fase previa contra el Sevilla y la selección nacional de Marruecos. Pablo empató a goles con el delantero del Atlético de Madrid Giovani Navarro. Sin embargo, fue el premiado por la organización porque el reglamento del torneo contempla que el reconocimiento tiene que ser para el más joven.

Pablo ha jugado durante toda su carrera de delantero, pero en los últimos año ha evolucionado a jugador de banda por su velocidad endiablada. Es versátil, puede jugar en cualquiera de las posiciones de ataque, maneja las dos piernas, es listo, sabe moverse y, sobre todo, tiene mucha pegada. La temporada pasada se proclamó campeón de Liga Nacional con el Juvenil B con 14 goles. Todos jugando desde la banda. Lo que les da mucho más valor. Solo los delanteros natos Esteso (18) y Lapeña (16) fueron capaces de superar sus números. Su espectacular año le ha servido para dar el salto este verano al División de Honor de Miguel Grau.

El pequeño de los Jiménez dio sus primeras patadas al balón junto a su hermano Javi. Ambos se bajaban al parque del Pozo para jugar al fútbol con su padre Javier. También en el campo del Aldaia. Javi le enseñó allí a Pablo a jugar al fútbol. No se separaban de la pelota. Su madre Pilar da fe de ello. Un día, hace ya muchos años, tuvo que para el coche y tirar el balón por la ventanilla porque Javi y Pablo no dejaban de pasárselo en los asientos traseros. Los dos se siguen por todos los campos de fútbol, siempre que los horarios lo permiten, y se pican como buenos hermanos. Pablo suele vacilar a Javi con los goles. «¡A ver cuando metes tú uno!». Pablo creció como jugador en el Aldaia hasta que en el verano de 2014 llamó la atención del Valencia. Su carta de presentación fue un ascenso con el Aldaia a Liga Autonómica con 41 goles en 36 partidos, uno de ellos decisivo contra el Elche en las últimas jornadas. Villarreal y Levante lucharon por su fichaje, pero Pablo eligió el Valencia. Donde los Jiménez se sienten como en casa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook