25 de agosto de 2017
25.08.2017
LALIGA

Murillo y Kondogbia para morder al Madrid

Los dos ex del Inter están a tope y apuntan al once del domingo en el Santiago Bernabéu

25.08.2017 | 11:15
Murillo y Kondogbia para morder al Madrid

El cuerpo técnico de Marcelino García Toral ha quedado encantado con la disposición mental y física con la que han llegado los últimos fichajes: Jeison Murillo, Geoffrey Kondogbia y Gabriel Paulista. Los dos primeros están totalmente preparados para estrenarse con el Valencia CF el domingo en el Santiago Bernabéu y cada vez las opciones de ver a los dos exfutbolistas del Inter en el once blanquinegro frente al Real Madrid son más elevadas. En el caso del brasileño, sin embargo, el mismo jugador afirmó el pasado sábado que le quedaban dos semanas para poder ayudar al 100% al equipo. La previsión marcada con el ex del Arsenal fue verlo en el partido del 9 de septiembre ante el Atlético en Mestalla.

En estos momentos, Murillo es la carta más fiable con la que juega Marcelino para el centro de la zaga. El colombiano será titular en Madrid, salvo imprevisto de última hora. Sin ir más lejos, el internacional ´cafetero´ y Javi Jiménez fueron los únicos centrales de la plantilla que completaron el entrenamiento vespertino del jueves en la Ciudad Deportiva. Rúben Vezo se retiró junto a Lato a 20 minutos del final por precaución, ya que el técnico está prefiriendo no correr riesgos con una defensa en la que hay varios jugadores con molestias, aunque este viernes sí se han ejercitado con normalidad. El club trasladaba, poco después, que ninguno de los dos tendrá problemas para estar a disposición del entrenador en el Bernabéu.

La lumbalgia de Ezequiel Garay, aún con su cabeza pendiente de la posibilidad de salir del Valencia, es bastante más preocupante. El martes los dolores en la espalda eran intensos y el miércoles fue sometido a pruebas médicas. Este jueves las sensaciones mejoraron, pero no han remitido del todo y el partido cada vez está más cerca. Este viernes era la jornada clave para saber si Garay podrá ayudar al equipo en el último encuentro antes del cierre del mercado pero tampoco está entrenando. En este contexto Jeison Murillo ha llegado como una tabla de salvación para la defensa del Valencia y el colombiano es el candidato número uno para liderar el eje defensivo en Madrid acompañado por Vezo o Javi Jiménez.

Para el centro del campo Marcelino ha reclamado fortaleza, intensidad, agresividad mientras transcurría el mercado de fichajes. Cualidades que aporta el recién llegado Kondogbia y que el míster piensa utilizar frente al Real Madrid, un rival extremadamente potente en la línea de medios. Incluso, el técnico medita la variante de reforzar el mediocampo posicionando a Medrán en la banda derecha, donde Nacho Gil es la otra posibilidad que le queda al entrenador asturiano.

Marcelino preparó un entrenamiento en el que machacó los conceptos defensivos sin descuidar el ataque. Mientras los centrocampistas y delanteros se dedicaban a afinar puntería –Kondogbia demostró su calidad con un golazo por la escuadra con su pierna buena, la zurda–, el propio técnico y su segundo, Rubén Uría, se centró en insistir con todos los zagueros disponibles en la memorización de los movimientos en defensa. Marcelino pedía a la línea de cuatro presión, un rápido repliegue para cubrir las espaldas del compañero y una armonía de movimientos en bloque para las coberturas y cerrar los espacios. En una de las dos defensas con las que trabajó el técnico estaban Montoya, Gabriel, Murillo y Gayà. Más tarde, en los ejercicios tácticos con todo el equipo los gritos del míster se escucharon en los rincones de la Ciudad Deportiva. Marcelino en estado puro. El asturiano recordaba enérgicamente al equipo que el domingo las líneas deben estar muy juntas, pero sin encerrarse en la potería de Neto y sin cometer pérdidas de balón en campo propio: «Si la perdemos... ¡nos van a matar!».

El trabajo diario va enfocado hacia un Valencia que muerda para recuperar la pelota y golpee al Madrid combinando con velocidad en busca de los espacios que deje a su espalda la defensa blanca. «Hay que robar, meter el pie, fuertes, y no acompañarles», decía el entrenador recalcando un plan para el que el poder físico de Kondogbia se antoja fundamental frente a Kroos, Modric o Kovacic. Para el ataque la consigna es clara: «Acabamos, rematamos jugada».
De vuelta a la defensa, Murillo cambió de compañero en las pruebas finales. Javi Jiménez se puso al lado del colombiano y el canterano Zotko junto a un Gabriel que no completó el entrenamiento, aunque avanza bien e hizo más parte del mismo.. El brasileño lleva pocos días de pretemporada y, pese a la ilusión de jugar en Madrid, la recomendación es aguardar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook