11 de octubre de 2018
11.10.2018
ESTRATEGIA

Se abre la veda de los centrales en el Valencia CF

El Valencia necesita explotar el potencial físico de sus centrales

11.10.2018 | 20:03
Ezequiel Garay

El pasado domingo Ezequiel Garay sorprendió al Barcelona rematando en la zona del segundo palo un servicio desde la esquina de Dani Parejo. El balón, que había caído en los pies del argentino desviado por el belga Thomas Vermaelen, acabó convirtiéndose en el primer gol de un central en los 46 partidos de Liga que acumula el equipo bajo la dirección de Marcelino García Toral. Asimismo, la diana de Garay es la primera en acción de estrategia del Valencia CF en los diez encuentros oficiales disputados hasta el momento, ocho en la competición doméstica y dos en la Liga de Campeones. Desde su regreso frente al Celta, tras superar una lesión en la rodilla, el defensa rosarino ha aportado dosis de tranquilidad al sistema defensivo de un Valencia al que le queda aún por explotar sus recursos ofensivos para el 20 de octubre, ante el Leganés, empezar ya a encadenar victorias.

Las acciones de estrategia, además del poder aéreo y rematador de los defensas en el área rival, son cada vez más influyentes en el fútbol moderno. El Valencia, autor únicamente a estas alturas de curso de seis goles, necesita esa ayuda extra que significan los centímetros de sus centrales en las jugadas a balón parado. Todos los zagueros del equipo pasan del 1,80 y tres de ellos, el mencionado Garay, Gabriel Paulista y Mouctar Diakhaby, rozan el 1,90. El francés, incluso, lo rebasa. Sin ir más lejos, la irrupción en Champions League contra adversarios muy poderosos en lo físico y la urgencia de mejorar el juego aéreo empujaron a Marcelino a reforzar la defensa con los jugadores que hoy, junto a Neto, son los más altos de la plantilla. Diakhaby, de 1,92, y Cristiano Piccini (1,89 m.).

Durante la temporada pasada sólo un defensa, el lateral derecho Nacho Vidal, pudo estrenar su casillero anotador en un partido de Liga. Carlos Soler vio perfectamente la incorporación al área del valenciano, que levantó magistralmente la pelota para superar a Rulli en su salida y poner el 1-2 momentáneo en Anoeta en el choque con la Real que concluyó 2-3. Semanas más tarde, en la vuelta copera contra el Real Zaragoza, Rúben Vezo hizo de cabeza el único tanto de un central a lo largo de la temporada. El portugués remató un córner sacado por Ferran Torres para marcar el cuarto de la goleada a los maños en el minuto 86 (4-1).

La estrategia a pelota parada se presenta como un 'desatascador' ideal de partidos en una Liga que se está caracterizando por resultados apretados y sorprendentes. Las cifras así lo demuestran, ya que los conjuntos que mejores réditos hasta la fecha han sacado en esta faceta del juego – Alavés (5 goles), Barcelona (4), Espanyol (4) y Sevilla (3)– conviven después de ocho jornadas en los primeros lugares de la clasificación. Un caso excepcional es el del Villarreal, que pese a un buen funcionamiento en la estrategia está encallado en la zona baja por culpa de carencias en otros aspectos. El Atlético de Madrid, por su parte, especialista en dominar el área rival en córners y faltas laterales en años anteriores continúa siendo competitivo, a pesar de haber perdido peso en esas jugadas ensayadas. En la anterior campaña el Valencia logró nueve goles mediante la estrategia, número que pretende superar en la actual. Por ahora, Garay ya ha abierto la 'lata'.

Defensa goleador

El defensa argentino es el zaguero de la plantilla con más gol en el currículum. A lo largo de su carrera, 37 con el tanto al Barça. En sus inicios en España, cuando era casi un juvenil en el Racing de Santander, se destapó con nueve dianas en la campaña 2006/07. Además de técnico, frío y poderoso, el de Rosario mostraba un 'cañón' en lanzamientos de falta. Hasta los 14 años el central que acabó fichando el Madrid había jugador de '9' en Newell's. En su etapa posterior al Madrid, Garay volvió a hacer goles con Benfica, Zenit y cuatro dianas en su primer año en el Valencia. El potencial ofensivo de los centrales blanquinegros, sin embargo, no se queda en el argentino. En verano el club no fichó sólo fuerza con Diakhaby, sino también gol en las incorporaciones al remate. Así se comportó 'Diakha', especialmente, en el año del debut en la Ligue1 con el Lyon. En el otro extremo se halla Gabriel Paulista, quien tampoco tiene suerte con sus cabezazos en campo rival. Este curso el brasileño estrelló la pelota contra el poste el día del Atlético. En Vila-real tampoco pudo estrenarse con Marcelino.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook