21 de octubre de 2018
21.10.2018
CHAMPIONS

El Valencia CF de Marcelino se la juega en Suiza

En un momento delicado, un empate más le podría costar la Champions League

22.10.2018 | 02:31
El Valencia CF de Marcelino se la juega en Suiza

Decía Marcelino que nunca en su carrera le había pasado esto, empatar siete de nueve partidos, una trayectoria que ha llevado a uno de los equipos con mayor presupuesto de LaLiga a pelear en la parte baja de la clasificación trascurrido el primer cuarto de temporada y que amenaza con truncar también su participación en la fase de grupos de la Champions League. El Valencia CF juega este martes en Suiza frente al Young Boys obligado a cambiar de una vez esta dinámica. En todos los cálculos para estar en octavos de final se contempla que todo lo que no sea ganar los dos partidos a los suizos y sumar los seis puntos puede ser un adiós anticipado a la Liga de Campeones que tanto costó alcanzar. Tanto Manchester como Juventus ya golearon antes al campeón suizo por 3-0, si el Valencia no suma su primera victoria de esta Champions en Berna tendrá un serio problema. Esta, en definitiva, sí es ya una primera final con el primero de los objetivos de la temporada del Centenario en el aire.

El partido que se marcó el equipo de Marcelino este sábado no invita al optimismo. A pesar de que el Young Boys es un equipo muy inferior sobre el papel, las sensaciones que deja el Valencia tras este último empate con el Leganés son las que son: el equipo no hace goles, cada vez le cuesta más generar fútbol y ocasiones y para colmo el capitán dice que hicieron «un gran partido» y no está preocupado. La lógica aplastante de los partidos ha llevado a que, lo que empezó siendo un problema de eficacia ante la portería rival, se empiece a esbozar como una cuestión bastante más global en el juego ofensivo de este Valencia CF.

Aunque Marcelino sigue empeñado en una idea esencial, «nos cuesta dar el último pase, no ganamos los duelos y nuestros delanteros no están afortunados», también se le escuchó en su discurso posterior al último empate en Mestalla decir que «hay que hacer ocasiones y goles, crear más asociaciones y ganar más duelos». Ya no es una cuestión solo de acierto de los delanteros en las ocasiones que el equipo crea, sino de que cada vez cuesta más crear esas ocasiones.

¿La solución? De momento, Marcelino mantiene el mismo dibujo y la misma idea de juego a la espera de un partido redondo y un resultado contundente que termine por desbloquear al equipo, los jugadores lo necesitan pero la realidad es que pasan las fechas y no llega, a los jugadores les pesa cada vez más la ansiedad. ¿Hay que cambiar algo más?

Un día después del partido frente al Leganés en Mestalla, sin embargo, pocas cosas cambiaron en la ciudad deportiva. El equipo salió a entrenar a la hora prevista, calentamiento y estrategia con todos los jugadores, y a continuación trabajo orientado a la finalización con los que no fueron titulares el sábado. Marcelino lanzaba un aviso nada más comenzar el ejercicio: «hoy os voy a contar los goles... Uno, dos... tenemos que llegar hasta diez». Nada nuevo porque el técnico, tras haber sumado el séptimo empate en esta Liga, volvió a poner el acento tanto en el vestuario como en la sala de prensa en los duelos individuales. Marcelino está poniendo el foco en «ganar duelos» -situaciones de uno contra uno, regates, definición o disputas de balón-, y ayer empezó a contar a viva voz los goles de sus jugadores en los entrenamientos, pero el déficit del juego del equipo va más allá. Sin tiempo para más, hoy viaje hasta Suiza donde espera un partido que hay que ganar sí o sí. Esta sí es una final.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook