08 de noviembre de 2018
08.11.2018
PARTE MÉDICO

Parte de guerra del Valencia CF para Getafe

Marcelino tendrá que estar pendiente hasta el último momento de los 'tocados' para el partido de LaLiga

08.11.2018 | 10:51
Parte de guerra del Valencia CF para Getafe

El partido contra el Young Boys deja un parte de guerra en el Valencia CF. En palabras de Marcelino el de fue un encuentro "durísimo que se jugó al límite del reglamento" y en el Valencia CF cruzan los dedos para que no haya lesiones que provoquen que el equipo pierda efectivos para el próximo compromiso. "Esperamos que no nos pase factura porque hay jugadores con múltiples golpes, el Getafe son el mismo equipo del año pasado, mantienen el mismo entrenador y tienen un estilo respetable, intenso y al cual nos tenemos que adaptar", argumentaba el asturiano. No quiso entrar en detalles el entrenador, que adelantaba que "hay que esperar 24-48 horas para ver la evolución de los jugadores" y recordó que "Gonçalo (Guedes) jugó con molestias y también Gayà, los esfuerzos se acumulan y esperemos que de gravedad no haya nada nuevo y podamos recuperar algún jugador como Dani Parejo para el próximo partido".

Tanto Gayà como Guedes salieron agotados. El primero confía en estar ante el Getafe; el segundo tiene más dudas. Y es que el portugués está exhausto. Necesita tiempo para asimilar los esfuerzos que ha llevado a cabo en los últimos días: 163 minutos en cinco días después de un mes parado por una lesión es demasiado. Tanta actividad le provoca dolencias en prácticamente todo el cuerpo. Fatiga muscular aquí, allá y en todas partes. A la salida del estadio el jugador tenía muchas dudas de que pueda estar listo para competir el sábado en el Coliseum.

Este jueves hará trabajo regenerativo y es probable que el viernes también. Después, los técnicos valorarán los riesgos que entraña su presencia ante el conjunto de Bordalás. Otro que salió muy tocado fue Coquelin. El francés recibió una dura patada por parte de Sanogo, que fue expulsado por hacer una entrada involuntaria pero bastante violenta sobre el valencianista a falta de un cuarto de hora para el final. Se marchó a su casa cojeando ostensiblemente. Está previsto que hoy trabajen a otro ritmo a la espera de ver cómo evolucionan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook