14 de noviembre de 2018
14.11.2018
REGRESO AL PASADO

Cuando empatar no era un castigo

El Valencia es el 'rey del empate' en la vieja Europa, toda una rémora desde que en 1995 la Liga instauró los tres puntos por victoria. ¿Dónde estarían los blanquinegros en una 'liga de dos puntos'?

14.11.2018 | 18:10
Cuando empatar no era un castigo

A casi 5.000 kilómetros de València, en la ciudad tártara de Kazán, se halla el único equipo de entre las mejores ligas de Europa que reúne tantos empates como los ocho del Valencia CF. Tras 12 jornadas la 'X' cotiza a la baja en una Liga donde, por el momento, la igualdad y los resultados cortos predominan por encima de victorias holgadas. Desde la temporada 95/96, cuando se decidió que ganar aportase el triple de puntos que empatar, el empate penaliza. Es todo un castigo y los de Marcelino García lo están sufriendo. Si hoy la Champions se encuentra a tres victorias de distancia, con el sistema de puntuación anterior a 1995 estaría, únicamente, a dos.

n Hoy los aficionados tienen perfectamente asimilado que vencer significa tres puntos. Pero no siempre fue así. Durante la mayor parte del siglo XX el fútbol mundial daba dos puntos por triunfo. Como casi siempre, los ingleses fueron precursores del cambio en 1981. Ganar pasaría a valer tres puntos. Era la medida promovida por Bert Millichip, recién ingresado en la Football Association, con dos objetivos fundamentales: Fomentar un juego de ataque en tiempos donde el estilo defensivo había ganado reconocimiento –Italia levantaría meses después el Mundial en España– y, sobre todo, incrementar la asistencia a los estadios. FIFA adaptó el sistema en la fase de grupos de Estados Unidos '94 y la UEFA en la campaña 94/95. En España, como en el resto de federaciones de peso, la entrada del nuevo formato se retrasó hasta el curso 95/96. Aquel en el que el Valencia de Aragonés peleó el título hasta el último aliento, gracias a una segunda vuelta con bastantes más victorias y menos empates que el campeón: el Atlético.

Desde entonces, la devaluación del empate en cualquier liga es una realidad objetiva. Y la caída del Valencia a la décimo quinta plaza es el ejemplo más evidente. Mientras la competición española es la que suma el porcentaje más alto de 'X' entre las cinco grandes de Europa, en ese mismo contexto el Valencia es el equipo que más veces ha firmado las tablas. Sólo le iguala el Rubin Kazán en una Premier League rusa que ya acumula 14 jornadas.

¿Dónde estaría el VCF con el antiguo sistema de dos puntos por victoria? Más arriba. Duodécimo en la tabla, igualado con el noveno, a cinco puntos del líder en lugar de a diez. Más cerca de Europa que ahora, a cuatro unidades de la zona Champions y a un sólo triunfo de la Liga Europa. El Levante, por su parte, descendería tres posiciones y el Atlético rebasaría al Sevilla para empatar con el Barcelona en el liderato. Hoy es una ciencia ficción, hace 25 años sería pura realidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook