27 de noviembre de 2018
27.11.2018
CHAMPIONS LEAGUE

¿La mejor Juventus de la historia?

El ciclo de los italianos necesita la Champions para trascender

27.11.2018 | 19:41
Plantillas de época

El debate está abierto desde el fichaje de Cristiano Ronaldo. El Valencia se enfrenta por primera vez a la Juve –en Turín– en un momento estratégico en la historia. El fichaje del icono portugués resume a la perfección la ambición del campeón italiano, en tres escenarios: Italia, Europa y el mundo. Cristiano significa jerarquía y hambre, presente y futuro. Su incorporación se concibió para reforzar el dominio en Italia, para potenciar el proyecto con el título –la Champions– que resuelve una deuda histórica y para mandar un mensaje de poder al mundo fichando al jugador franquicia del campeón de Europa, del club que ha apartado a la Juventus de la gloria internacional en los últimos años. Los bianconeri no han dejado de crecer desde que Andrea Agnelli tomó la presidencia en 2010 con la idea de volver a transformar a la Vecchia Signora en un club de vanguardia, como casi siempre lo fue. Tras siete scudetti (consecutivos desde la temporada 2011/12), el ciclo de la Juve no advierte su final, al contrario. El campeón italiano está en un punto de madurez total y busca el salto definitivo.

Cristiano pone a la Juventus a las puertas de algo todavía más grande. El portugués es el futbolista definitivo para cerrar el círculo y abrir otro. Con todo lo conquistado en los últimos años, con las dos finales de Champions, jugadas y perdidas ante Barça y Real Madrid, Agnelli tiene claro que la obra sigue incompleta. Massimo Allegri tomó el relevo de Antonio Conte, igual que futbolistas como Carlos Tévez, Arturo Vidal, Patrice Evra, Stephan Lichtsteiner, Andrea Pirlo, Paul Pogba, Claudio Marchisio, Gonzalo Higuaín o Gianluigi Buffon dejaron paso a los Mandzukic, Emre Can, Alex Sandro, Joao Cancelo, Miralem Pjanic, Paulo Dybala, Douglas Costa o Federico Bernardeschi. Líderes como Chiellini, Bonucci o Barzagli aseguran la continuidad en la cadena.


Solidez y talento fuera de serie

Desde que se impuso el modo de tres puntos por victoria, nunca un equipo en Italia había llegado a los 37 puntos en 13 jornadas. La Juve ha sólo ha cedido un empate y ha superado su propio techo: 36 puntos, temporada 2005/06. La diferencia respecto al Napoli –su perseguidor inmediato– es de ocho puntos. La brecha más importante entre el líder y el segundo clasificado de la Serie A desde la temporada 2000/01, cuando nadie le aguantó el ritmo a la Roma de Capello. La Juve juega contra sí misma. Hoy, la Juve tiene a uno de los mejores porteros de Italia (Szczesny), tiene la pareja de centrales más fuerte, dos laterales inalcanzables para el resto del campeonato, el organizador número uno, el grupo de interiores y extremos más variado y tres atacantes tremendos como Dybala, Mandzukic y Cristiano. Es el equipo más goleador y el menos goleador... Cabalga hacia el octavo scudetto seguido.

Por todo, la Juventus necesita la Champions. No será la mejor Juve de la historia sin conquistar Europa. Hasta el ciclo actual, el Calcio conocía tres dinastías, con cinco ligas consecutivas: Torino, Inter y la Juve del Quinquennio d'oro, que tenía nueve futbolistas en la selección italiana que ganó el Mundial de 1934. La historia de la Vecchia Signora está llena de leyendas, grandes campeones, grandes entrenadores y grandes equipos. Omar Sívori, Giampiero Boniperti y John Charles –el Trio Magico– formaron uno de los mejores ataques en los años 50 y 60. El equipo de Dino Zoff, Causio, Furino, José Altafini, Pietro Anastasi y Roberto Bettega llevaron al club a la primera final de Copa de Europa (derrota, 1-0 ante el Ajax de Johan Cruyff, Rep y compañía) y sentó las bases de la mejor Juve de la historia, con Antonio Cabrini, Claudio Gentile, Gaetano Scirea o Marco Tardelli, todos campeones del mundo en 1982. Guiados por Giovanni Trapattoni y reforzados con futbolistas como Paolo Rossi, Michel Platini o Zbigniew Boniek dieron forma a la década más potente de la historia (1976-86): seis ligas, dos copas, una Recopa, una UEFA, una Supercopa de Europa, una Intercontinental, una Copa de Europa ganada y otra final perdida.

Allegri debe mirarse en el espejo de Trappatoni. Entre 1976 y 1986 la Juve lo ganó todo, en Italia y en Europa. Rossi, Platini, Tardelli, Cabrini, Scirea... Es la mejor década bianconera. Esta Juve necesita una Champions para acercase. La última gran referencia es la etapa Lippi, que ganó la segunda y última Champions, con tres finales consecutivas; pudo con el Ajax, pero perdió las dos siguientes, siendo favorito, ante Dortmund y Madrid. Tenían a Zidane, Del Piero, Inzaghi... En la segunda etapa de Lippi se les escapó otra final ante el Milan de Ancelotti, en la que echaron de menos la baja de Pavel Nedved. Cristiano tiene alto el listón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook