05 de enero de 2019
05.01.2019
LALIGA

Alavés-Valencia, del Huesca a la Vitoria

El Valencia CF necesita demostrarse ante el Alavés que el último triunfo significó un cambio. Llegó la hora de hacer bueno el gol de Piccini

05.01.2019 | 14:04

El milagroso gol de Cristiano Piccini en el descuento que permitió ganar al Huesca en el último partido del año supuso una inyección de aire fresco al vestuario y reforzó la confianza y la autoestima de todos. El equipo cree que está a tiempo de ser el Valencia de la temporada pasada y la afición, por difícil que parezca, mantiene la fe en ellos como se demostró en el multitudinario entrenamiento a puerta abierta de Año Nuevo. Sin embargo, de nada servirá si el Valencia vuelve esta tarde a la andadas en Vitoria. Los de Marcelino se juegan en Mendizorrotza más que tres puntos. Necesitan demostrarse a sí mismo que aquel agónico triunfo significó un verdadero punto de inflexión. Todo lo que no sea ganar supondrá volver a la realidad y dar un nuevo paso atrás esta temporada. Otro más.

Marcelino siente que los jugadores están reforzados por la victoria al Huesca y confía en encontrar en Vitoria la regularidad que el equipo nunca ha tenido esta temporada. «Estar una semana alejados de lo que es la competición y el fútbol les ha venido muy bien para limpiar su cabeza y sobre todo los veo respaldados por cómo llegó la victoria contra el Huesca. Vimos reflejado cuál es la actitud de esta plantilla y el sentir de estos futbolistas. Ellos van, van, van y van. Los he visto enérgicos y alegres, ojalá transformemos eso en rendimiento, eficacia y resultados. Ganar, ganamos muy poco, perder perdemos muy poco y empatar empatamos la de su madre». Es la gran asignatura pendiente del equipo en este nuevo año. Transformar los empates en victorias es el único camino para escalar puestos en la clasificación y aspirar a los puestos Champions en mayo. Es difícil, pero no imposible. El empate del Madrid en La Cerámica deja la cuarta plaza a 8 puntos con toda la segunda vuelta por delante. Además, Sevilla y Atlético se enfrentan entre ellos este domingo en el Sánchez Pizjuán. Hay tiempo por delante, pero todo pasa por ganar y recuperar la pegada perdida.

El problema es que el grado de dificultad del partido es máximo. Por la fortaleza del Alavés en Mendizorrotza, donde no conoce la derrota, y por la plaga de bajas que arrastra Marcelino. Hasta cinco titulares. Ni los lesionados Coquelin, Kondogbia y Guedes, ni los sancionados Carlos Soler y Gayà. El más difícil todavía. El técnico armará un once con lo justo en el que la segunda unidad -Lato, Ferran Torres, Cheryshev y sobre todo Wass- están llamados a dar un paso adelante. El danés será el acompañante de Parejo en el doble pivote. No hay más. Marcelino prefiere tomárselo como un reto. «Son circunstancias que vienen, en lo que va de temporada hemos tenido que vencer muchas adversidades en forma de lesión, sanción, falta de gol... Todo eso puede llevar al equipo a ser más fuerte y a salir doblemente impulsados». La única duda está en el acompañante de Garay del centro de la defensa. Forzar con el riesgo de otra recaída a Paulista o dar continuidad a Diakhaby. Marcelino decide.

La otra gran dificultad del partido es el rival: el Alavés de los récords de Abelardo que no ha perdido en Mendizorrotza, que suma 6 puntos más en la clasificación, que es el mejor equipo de la Liga a balón parado y, por supuesto, exigirá la mejor versión del Valencia. A pesar de eso, Marcelino confía en la victoria. «El Alavés es un equipo con unos números extraordinarios y que no ha perdido todavía en su campo pero eso no nos quita la ambición de ganar. Nos saca seis puntos, sería importantísimo para nosotros.Tenemos bajas, tenemos que suplirlas y hay que intentar ser un equipo tremendamente intenso porque es lo que nos va a exigir un rival que utiliza mucho la segunda jugada, siempre hacia delante, balones laterales, es un partido de mucho duelo, pero tenemos armas suficientes para ganar este partido». No queda otra. De Huesca a la Vitoria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook