21 de febrero de 2019
21.02.2019
ENTREVISTA

Sobrino revela detalles de su fichaje por el Valencia CF

El delantero cuenta a SUPER el guiño que le hizo Marcelino varios meses antes de cerrarse la operación

21.02.2019 | 12:21
Sobrino revela detalles de su fichaje por el Valencia CF

De la conversación que tuvo con Marcelino cuando jugaba en el Alavés hasta los secretos de su rápida adaptación. En la ida de la Europa League se estrenó con un gol y una asistencia contra el Celtic, este jueves quiere repetir en Mestalla. El '23' le está dando la razón a aquellos que en el club auguraban que iba a sorprender. Entrevista completa a Rubén Sobrino.

Ha irrumpido con mucha fuerza en el Valencia CF. ¿Sorprendido?
Me ha sorprendido empezar así de bien, es verdad. Creo que he empezado con buen pie en el Valencia CF y estoy muy feliz. Es una lástima que ante el Espanyol no nos acompañara la suerte, tuvimos ocasiones claras para marcar y lograr la victoria pero el balón no quiso entrar.

Si le digo «¿Sobri, ya estás para correr como un galgo?», ¿qué le viene a la mente? Haga memoria.
Sí... Me recuerda a algo... Pero te lo han contado mal (ríe), no es exactamente así. Fue hace tiempo... Tuve una charla con Marcelino un día aquí en la Ciudad Deportiva de Paterna. Cuando estuvimos aquí entrenando con el Alavés para jugar contra el Levante UD, que metí gol por cierto, al salir de entrenar estaba el cuerpo técnico del Valencia CF. Yo había estado sin jugar el partido anterior por unas molestias y Marcelino se mostró muy cariñoso conmigo. Me dijo unas palabras, muy educado, creo que me preguntó algo así como «¿Sobri, ya estás bien?». Yo le dije «sí, míster, ya estoy bien». Y fue entonces cuando me dijo: «¿Ya estás preparado para correr los mil metros?». Yo estaba un poco lejos pero me dijo algo así, me hizo gracia, para mí fue algo impactante que Marcelino, el entrenador de todo un Valencia CF, me dijera algo así. Estuvo cariñoso conmigo.

Además de halagador, lo que está claro es que Marcelino reconoció en Rubén Sobrino la capacidad para galopar, la velocidad y el desborde, sus principales virtudes como jugador.
Me sorprendió que el míster en es momento me dijera eso, fue un gran halago. Entre la primera temporada en el Alavés y esta he tenido la suerte de hacer buenos partidos contra el Valencia CF, se me daba bien, y a lo mejor ese comentario venía también por eso. Cuando he jugado contra él normalmente he hecho un buen trabajo a nivel ofensivo y también defensivo, quizá sus palabras en aquella ocasión se orientaran hacia ese trabajo que yo había hecho previamente.



¿Cómo fue su fichaje? A falta de una semana para el cierre del mercado creo que ni se imaginaba que ficharía por el Valencia CF.
Es así. El pensamiento que tenía en la cabeza era seguir jugando en el Alavés y lograr el objetivo de salvar la categoría. Recuerdo que íbamos a jugar contra el Rayo Vallecano un lunes, mis agentes Héctor [Peris] y Víctor [Estela] vinieron a Vitoria a verme y me comentaron que después tenían que hablarme de una cosa importante pero yo no le di la más mínima importancia. No sabía sobre qué era, la verdad, sabía que era algo de fútbol pero no que me quería el Valencia CF. Después del partido me dieron la noticia de que estaba la opción de venir y fue realmente impactante. Era una oportunidad muy buena para mí y no quise desaprovecharla.

Ha llevado a cabo una adaptación rapidísima, está dando rendimiento inmediato y la muestra más clara de ello es su debut estelar en Glasgow.
El primer partido uno lo afronta con el objetivo de coger sensaciones positivas, intentar aprender lo que el míster quería de mí... En los primeros minutos intenté adaptarme al estilo de este Valencia CF y no me imaginaba hacer una asistencia, hacer un gol y el trabajo que hice para el equipo. Me fui muy contento... Fue como vivir un debut soñado.

Pero ese debut soñado en Celtic Park no es producto de la casualidad. Detrás hay muchas cosas. Marcelino le dijo que no era un examen, había hecho un trabajo extra en Paterna, dio los primeros pasos de la mano de Cheryshev...
Sí... Eso es lo que no se ve. No me esperaba que el míster fuera tan cercano al jugador, desde el primer día quiso que me quedara claro todo sobre el juego que hacía el Valencia CF, Marcelino quería que no me quedara ninguna duda en lo táctico y me impactó su trato. Sus palabras en el partido fueron muy motivadoras. En cuanto al trabajo físico es verdad que desde hace dos o tres temporadas hago trabajo extra fuera del club y aquí en el Valencia CF me lo facilitan más, trabajo con Alberto que es el readaptador del club y eso, junto con la nutrición, creo que es clave hoy en día. Intento estar cada día lo mejor posible para dar mi mejor versión física y mental.

A Cheryshev lo conocía del Real Madrid. Parejo y Ferran también le han ayudado desde el primer día.
Con Parejo no coincidí mucho en el Madrid, quizás nos hemos podido ver por los pasillos de Valdebebas cuando yo era un crío pero con 'Chery' siempre ha habido amistad. Nunca hemos sido íntimos pero he tenido muy buena relación con él, cuando hemos jugado el uno contra el otro y cuando las cosas nos han ido bien nos hemos cruzado siempre algún mensaje. Tuve la suerte de coincidir con él, entrenábamos juntos y en el Castilla coincidí tres meses con él cuando estaban en Segunda con Jesé, Morata, Lucas Vázquez... Ahí jugamos un par de partidos juntos pero él y yo nos conocíamos mucho, conocemos las virtudes del otro y se vio en Glasgow. Para mí era un debut pero para él era más complicado porque su posición no es la de delantero centro.

Para no ser un goleador de grandes cifras la cosa no empieza mal.
Bueno, a la primera gol... Es verdad que no he tenido temporadas de muchos goles a lo largo de mi carrera pero hay que seguir insistiendo, intentar aportar diferentes cosas, todo mi juego no se basa solo en el gol, creo que aporto más cosas y ojalá mejore en mil aspectos y pueda hacer más goles, claro.

Me han chivado que Sobrino nunca ha metido tantos goles en entrenamientos como en el Valencia CF.
Bueno, sobre todo en un par de días (ríe). Desde el primer día mi adaptación junto a la de Facu [Roncaglia] ha sido muy buena y rapidísima, estamos los dos muy contentos. El jugador cuando entrena bien se va con muy buenas sensaciones y eso suma porque al principio todo es nuevo: el estilo, los compañeros, el técnico... Para mí las claves en la adaptación son el trabajo y la concentración. El míster nos pide en todos los entrenamientos que estemos muy concentrados, son sesiones cortas pero intensas y quiere que estés atento. Si no estás atento y fallas te cae alguna colleja seguro.

¿Con qué se queda de estos días?
El primer día la gente del club me dijo que había un grupo muy bueno, que el cuerpo técnico era muy profesional y he podido comprobar que es así. La prioridad es que el jugador esté bien, con tantos partidos es muy complicado que física y psicológicamente esté bien.

No había jugado nunca un partido en competición europea, el del Celtic fue también su debut a nivel continental. El partido reunía elementos suficientes como para ponerse un poco nervioso.
Por desgracia no había jugado nunca en Europa, es verdad, pero al final esto ya te pilla con cierta experiencia, te pilla maduro y de algún modo te sientes más preparado. No es lo mismo afrontarlo ahora que con dieciocho años, aunque hay gente que a los 27 le impresiona también. Yo, de hecho, siempre me suelo poner un poquito nevioso, juegue contra un Segunda B, el Celtic o el Barcelona. Estar tan tranquilo me sorprendió. Ese día salí al campo con las cosas muy claras.

Rodrigo volverá ante el Leganés. Por sus condiciones es un jugador capaz de articular todo el ataque. No será difícil entenderse con él...
Con Rodrigo coincidí en el juvenil del Real Madrid, cuando lo ficharon allí yo estaba en el Juvenil A, me acababan de subir y estuvimos una pretemporada juntos, lo conozco bien. Luego él subió al Real Madrid C, entrenamos juntos los primeros meses pero ya se veía que era un jugador que iba a ir a muchísimo más. Hoy es uno de los jugadores más importantes del club, cumple los requisitos para jugar en todas las posiciones de ataque, es muy completo y es fácil mezclar con él dentro el campo, por supuesto.

Siendo juvenil le ganaron juntos la Copa de Campeones al Valencia CF de Isco, Alcácer, Bernat y compañía. Creo que aquella final le marcó.
Estás enterado de todo... (ríe).

¿Cree que vengo aquí sin prepararme la entrevista o qué?
(Ríe). Había sido una temporada muy dura para mí, era el año que empezaba a ir con la selección española y tuve una lesión que me impidió ir al Mundial Sub-17. Las sensaciones no eran buenas, estuve jugando poco y en los últimos tres meses de competición conseguí engancharme. Salí en los últimos minutos de final de la Copa de Campeones, tuve una contra y me quedé solo contra el portero rival con Lucas Vázquez. Decidí jugármela y estuve a punto de perderla pero hice el 3-1 y con diecisiete años hacer esa final, marcar un gol... Fue un día muy feliz para mí por lo que viví en esa temporada y para todos los jugadores de esa generación que ha aportado tanto al fútbol de élite.


Sus agentes son valencianos y también tiene familia en València. Si no me equivoco tenía una sudadera de Albelda y una camiseta de Villa.
Mis primos nacieron aquí, el hermano de mi padre vino cuando era muy joven, tengo tíos segundos en Xirivella y en Torrent... Tengo cierto arraigo en València. Un primo mío trabajaba en una empresa de la que eran clientes los jugadores del Valencia CF hace años y era muy pesado, tanto que les pedía cosas. Siempre les decía que tenía un primo que iba para futbolista y un día me dio una sudadera de Albelda de entrenamiento y la camiseta de Villa firmada por el propio Guaje... La conservo todavía. Yo tenía 16 años y cuando la vi pegaba saltos como un crío. Es un tesoro para mí.

De algún modo estaba destinado a jugar algún día en el Valencia CF. ¿Alguna vez ha hablado de esta posibilidad con los suyos?
Lo hemos hablado, sinceramente, y no lo digo porque esté aquí ahora... Con mi primo, con mis agentes... Siempre decía ojalá algún día estuviera allí, qué envidia me da tal o cual por jugar en el Valencia CF... Pero no una vez eh, muchas. Siempre he sentido el cosquilleo ese por el Valencia CF pero a la vez siempre lo he visto muy lejos. Lo hablábamos en plan broma pero desde hace un par de años parece que todo se ha ido acercando un poco más y al final, cuando surgió la posibilidad, a los pocos días de cerrarlo nos reíamos hablando de esta situación. Cuánto hemos hablado... Había jugadores como Tomás Pina que cuando jugaba en el Alavés me decía siempre que a mí me vendría fenomenal jugar con Marcelino por el estilo de juego. Yo siempre decía que para venir aquí tenía que hacer muchísimas cosas. Y así hasta hoy.

Siempre que marca hace el arquero. ¿Por qué no lo hizo ante el Celtic?
Se me fue... Normalmente suelo hacer esa celebración, es la misma que hacía Kiko Narváez, Ferando Torres, Sergio Ramos, Saúl... La hacen muchos. En el momento del gol se me fue todo por completo. Entre la emoción, que no sabía si podía ser fuera de juego de Cheryshev... Estaba fuera de mí, lo celebré como lo celebré y ni siquiera lo pensé.

Ante el Espanyol le pesó la inactividad. Trabajó para el equipo pero no brilló tanto en la parte individual. A pesar de ello se marchó ovacionado.
Físicamente no me encontraba igual que en Escocia, ese día se me vio muchísimo más suelto, hice un esfuerzo increíble y a lo mejor no estaba tan bien por la inactividad, el estrés que he vivido estos días... Aún así creo que estuve a la altura, lo hice bien y este jueves tenemos otro partido y otra oportunidad para intentar ayudar al equipo.

La eliminatoria de Europa League está encaminada pero no cerrada.
Conforme está el fútbol de igualado no te puedes relajar ni lo más mÍnimo, ya sea el Huesca, el Celtic o el Manchester, no te puedes relajar porque pierdes. La gente está ilusionada con la Copa, con la Europa League y LaLiga. Nosotros también. Estamos centrados en el partido de mañana ante el Celtic y vamos a intentar hacerlo lo mejor posible.

El equipo está a solo cinco puntos de la Champions. Supongo que la cuarta plaza no se da por perdida.
Ni mucho menos, lo quisimos demostrar ante el Espanyol y yo creo que esa voluntad de querer demostrarlo tanto nos condujo a la precipitación. Todos queremos estar arriba y animo a la afición a que nos siga impulsando porque piscológicamente es algo que nos viene genial, ojalá nos entre algún gol más y ganemos.

Habla de la precipitación... ¿Cómo se explica la falta de efectividad? Marcelino habló el otro día incluso de echar ajos en las porterías.
Es complicado, el fútbol a veces es injusto y no sabes por qué. Con el Alavés, hablo desde mi experiencia, la tendencia esta temporada era que de una ocasión hacíamos un gol sí o sí, cada jornada fíjate que ellos tienen una ocasión clara y la meten. En algunas fases o en otras temporadas, con cinco o seis ocasiones claras no metíamos ninguna y tampoco sabíamos por qué. Tenemos que insistir en lo que estamos haciendo y ver los vídeos, el míster tiene las cosas muy claras.

Ya jugó una final de la Copa con el Alavés, supongo que querrá volver a jugarla... Y esta vez para ganarla.
Salí de suplente y fue una experiencia muy bonita jugar la final. Ahora estamos cerca, la eliminatoria del Betis va por buen camino y en Mestalla tenemos que dar el paso con toda nuestra gente, el equipo está con una ilusión tremenda y ojalá podamos estar en esa final y ganarla como tú dices porque aquella contra el Barça no la pude ganar.

¿Sobrino es un fichaje para seis meses?
Por supuesto que no, Sobrino no es un fichaje para seis meses. Lo dije el primer día, que iba a intentar sacar todo lo que tengo dentro de mí. Voy a aportar todo lo que pueda y a partir de mi trabajo las cosas van a salir bien seguro. No estoy aquí para seis meses, estoy aquí para mucho más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook