05 de marzo de 2019
05.03.2019
REAMUNTADA

Operación 'sorpasso'

El Valencia CF se ve capaz de pelear hasta el final por la cuarta plaza

05.03.2019 | 12:22

La apuesta marca la diferencia en favor del Valencia CF. La postura de Mateu Alemany y la cohesión del vestuario en torno a Marcelino han germinado como punto fuerte del equipo para la última recta. La clasificación para final de Copa, la seguridad defensiva, los líderes consolidados, la personalidad gestada o el convencimiento de que este grupo puede competir hasta alcanzar con éxito la meta en LaLiga y en la Europa League tiene todo que ver con aquel quórum. El Valencia CF está tomando posición para atacar las diez últimas jornadas con opciones de conquistar plaza Champions. El fútbol y la mentalidad acompañan en el momento de la verdad. La ilusión de Mestalla es un plus determinante. El Sevilla está a un punto y el Getafe –que es cuarto– queda a seis. La clasificación recoge a diez clubes en nueve puntos, desde los de Bordalás hasta el Espanyol de Rubi. Todos se ven con opciones de Europa. El triunfo ante el Athletic ha dado luz verde a la 'Operación Sorpasso'.


En el mini ciclo de dos jornadas previo al parón de selecciones, el Valencia CF visita Montilivi (Girona) y se mide al Getafe en un cara a cara trascendental, que puede servir para recortar tres puntos al grupo de Bordalás, el adversario más seguro y duro por el objetivo. Los azulones juegan primero ante el Huesca en el Coliseum. Nadie va a tener facilidades. Diez jornadas quedarán después de las fechas reservadas para los partidos internacionales. El primer paso se jugará ante el Sevilla, en el Sánchez Pizjuán. Una bomba en cadena: Real Madrid, Rayo, Levante, Betis en el Villamarín, Atlético en el Wanda y Eibar, así se cerrará el mes de abril.



Confianza y continuidad

¿Cuál sería la realidad del proyecto de haber prescindido de Marcelino? La perspectiva del tiempo refuerza la postura de quienes consideraron que el cambio hubiera supuesto pulsar el botón de autodestrucción. La revolución ha llegado desde el continuismo. No fue sencillo mantenerse firme cuando muchas señales sugerían un giro en el banquillo. La dinámica actual está forjada en la confianza ciega, en la resistencia, en el sufrimiento, en la fe y en el valor del trabajo. Aquella determinación puede impulsar un salto histórico. En muchos sentidos ya lo ha hecho. Lo que tiene el Valencia CF sólo lo tiene el Getafe: la estabilidad, una idea de juego –con sus virtudes y sus defectos–, el equilibrio. Los madrileños van sueltos, conscientes de que la presión es para el Sevilla, para el Betis o para el Valencia. «El equipo no se descompone, es ambicioso, va partido a partido. No podemos pensar a medio ni corto plazo, y nadie nos va a marcar un objetivo que es el que nosotros sabemos», aseguró Bordalás tras liquidar al Betis en el Villamarín. Ahora mismo, el bloque más fiable, el que tiene más mimbres para puntuar es el Geta.

La rivalidad está viva y es más directa que nunca. Por los antecedentes, el choque promete. El calentón no es artificial y tiene que ver con la capacidad competitiva de los dos equipos. Ese hambre –bien enfocado– es puro fútbol, un extra de valor incalculable para la competición. La dimensión de la clasificación para semifinales en Copa tiene que ver con la remontada y con la revancha, como sucederá de nuevo la semana que viene. Los uruguayos, Marcelino, Bordalás, Jorge Molina, Rodrigo, Gayà, Diakhaby...Sobran focos de fricción.

La lógica en la segunda vuelta

El fútbol cambia en cuestión de horas, pero Mateu siempre tuvo confianza en que la segunda vuelta del Valencia CF sería superior, en todo. No es una perogrullada, así se lo trasmitió Alemany a su círculo de confianza antes de arrancar el segundo turno en Balaídos. Cuando las piezas han recuperado un nivel de rendimiento lógico todo se ha ordenado con naturalidad. Todavía hay margen de mejora en futbolistas como Guedes o Kondogbia, recién salidos de lesiones. Sobrino ha demostrado que puede sumar y Facundo Roncaglia ha superado cualquier expectativa fortaleciendo todavía más la estructura defensiva. Hambre y no nombre. La columna vertebral y la línea de liderazgos está absolutamente clara.

Tres victorias, cuatro empates, cero derrotas, cuatro partidos imbatidos, diez goles a favor y sólo cuatro en contra. Son trece puntos, cinco más que en el mismo espacio de la primera vuelta. La 'Operación Sorpasso' sólo tendrá éxito si los empates siguen tomando forma de victorias. Todos lo tienen claro. No ha sido difícil de descifrar, igual que sumar de tres en tres en Mestalla tiene premio gordo. La afición está entregada a la causa y la potencia de la mezcla se sintió ante el Athletic. Supone otra velocidad. Si el físico respeta al grupo y Garay vuelve al nivel previo a la lesión, Marcelino tiene herramientas para mantener el doble foco Europa League-LaLiga y ya ha respondido al desafío en la Copa. El discurso real pasa por no ponerse límites a estas alturas. El Valencia ha llegado a tener una diferencia de diez puntos respecto al Sevilla (jornada 15), ahora le queda a un punto. El efecto ante el Athletic fue que con todos, con Rodrigo y Parejo a este nivel, el Valencia CF tiene una calidad superior al resto. Los de Marcelino llegan desde atrás, lanzados, mientras Betis y Sevilla se sumergen en dudas. Machín está en duda, su equipo no gana fuera de Nervión, y la involución está destrozando todo lo construido: ha pasado de tutear al Barça en LaLiga y desafiarle en Copa a defender la cuarta plaza y ahora a caer a zona UEFA. Emocionalmente no es fácil reponerse y el depósito físico está en reserva: empezaron a competir en las rondas previas de la Europa League en pleno julio. El Villamarín ha pedido la cabeza de Quique Setién tras doblar la rodilla consecutivamente en Europa League y Copa. El ambiente de las dos potencias de Sevilla nada tiene que ver. Mientras, el Alavés sigue haciendo su camino y adversarios como Real o Athletic han reaccionado. También van de menos a más, como el Valencia. Hay una diferencia: los dos cambiaron de entrenador, con acierto...pero sin la base valencianista. Espanyol y Eibar están a la expectativa. También el Leganés.


En el selecto club de los equipos vivos en tres competiciones

Marcelino lo ha destacado en las últimas ruedas de prensa con todo el sentido. El Valencia CF forma parte del selecto grupo de equipos que todavía tienen vida en su liga, Copa y competición europea. Cierto es que el bloque blanquinegro arrancó en Champions, pero en febrero se abrió una nueva vía internacional. En LaLiga tiene a tiro el objetivo de la cuerta plaza y la semana pasada volvió a una final once años después. La explosión de la semifinal ante el Betis es el premio por no renunciar a nada. Mantener ese triple foco durante las primeras semanas de 2019 no ha sido sencillo, pero eso subraya el valor del tono recuperado. En España, sólo el Barça ha sido capaz. En Europa, el grupo es realmente selecto y el círculo se cerrará todavía más en las dos próximas semanas. Las eliminatorias de octavos en las dos competiciones UEFA concretarán la selección natural. Megapotencias como la Juve no lo han logrado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook