14 de abril de 2019
14.04.2019
CUESTIÓN DE FILOSOFÍA

Marcelino y Paco, dos identidades opuestas

Ambos entrenadores encuentran caminos contrarios en busca de sus objetivos

14.04.2019 | 18:26
Marcelino y Paco, dos identidades opuestas

El 4-4-2 es la piel del Valencia de Marcelino. La identidad hecha dibujo. Solo en Mendizorroza cambió el esquema, más por las ausencias que por convicción en ese sistema. Y es que el técnico volvió pronto a la forma habitual. Esa que también acogió Paco López a su llegada al banquillo granota. Un equipo que vivía con el 4-3-3 de Muñiz y que pronto, tras ese cambio, empezó a encontrar resultados. Con muchas semejanzas viajaban ambos equipos hasta que ante el Alavés, en el Ciutat de València, el Levante varió su forma (no el fondo). Y ahora, los dos equipos caminan tratando de cerrar su objetivo en una batalla que este domingo en el Derbi será todavía mayor, porque ninguno puede permitirse dejarse puntos en busca de la salvación o de Europa.

La única vez que Marcelino cambió sistema no lo hizo por un motivo cualquiera. Sin Kondogbia ni Coquelin, el puesto de 'acompañante de Parejo' se convierte en un casting que no ha encontrado otro relevo para el asturiano. Y eso se demostró también en Vila-real. En La Cerámica, el partido fue distinto con la entrada del exjugador del Arsenal. Su presencia al lado de Parejo equilibró la balanza, restó esfuerzos y protegió a los defensas centrales. Por ello, el doble pivote se antoja tan importante.

También Guedes. Su recuperación fue clave en la victoria contra el Girona y el Real Madrid en LaLiga Santander y la eliminatoria contra el Krasnodar. Y ese punto de 'killer' también se vio en La Cerámica. El portugués ha aportado desde la banda tantos importantes que han servido para sacar buenos resultados. Y en la recta final, esa frescura se percibe como la mejor vitamina para un equipo que necesita goles. Sobre todo porque los delanteros están ofrenciendo muchas cosas, pero no están logrando números notables goleadores. El mejor ejemplo es ver cuándo llegó el tanto de un nueve valencianista en LaLiga: contra el Athletic hace un mes. Concretamente el pasado 3 de marzo en el 2-0 de Mestalla en un duelo en el que anotaron Rodrigo y Gameiro. Por su parte, Santi Mina hizo su último gol en LaLiga en la primera vuelta contra el Rayo. El gallego, que no tuvo ni un solo minuto en el choque de Vila-real, podría volver a ser titular de nuevo hoy en el Derbi.

Goles granotas

La situación goleadora es totalmente opuesta en Orriols. A la dupla de delanteros no le faltan argumentos en forma de números. Roger lleva 12 y Morales 10. Incluso Mayoral, que suma menos del cincuenta por cien de los minutos en LaLiga, ha visto puerta en tres ocasiones. Si la delantera es la gran noticia granota, las dudas aparecen cuando uno dirige su mirada hacia el aspecto defensivo.

En la línea de tres, el equipo granota ha sido una especie de montaña rusa. En invierno llegó Vezo y se ha convertido en el mejor central, con un solo día gris: San Mamés. En el centro del campo Paco López se vio obligado a gestionar la ausencia de Lerma y en definitiva, la de un jugador de músculo que cubriera a Campaña, con un trivote. El andaluz está protegido por Rochina y Bardhi, pero lo cierto es que en el ida y vuelta el equipo sufre. Y de alguna manera, el Villarreal sirve de referencia para Paco López. El técnico, que estuvo en La Cerámica, puede verse reflejado en ese partido en el que el Valencia, con metros en los minutos finales mató al Submarino. Y es que en ese choque el equipo de Marcelino hizo daño en el momento clave. Cuando las piernas estaban más cansadas para un Villarreal que, tras los últimos resultados, podía empezar a dudar. Y así fue. El trivote ya no llegaba a las ayudas y la defensa, desprotegida, demostró sus lagunas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook