22 de julio de 2019
22.07.2019
ENTREVISTA

"Cuando se hablaba del West Ham estaba desconectado, me llamaba mi agente y no le atendía"

Maxi Gómez, un goleador nato para el ataque del Valencia CF, concede una extensa entrevista a SUPER

22.07.2019 | 11:33
"Cuando se hablaba del West Ham estaba desconectado, me llamaba mi agente y no le atendía"
"Cuando se hablaba del West Ham estaba desconectado, me llamaba mi agente y no le atendía"

El jugador uruguayo del Valencia CF, Maxi Gómez, lleva los goles en la sangre, casi desde su nacimiento en Paysandú el 14 de agosto de 1996. En su país disfruta perdiéndose, cazando y pescando con amigos y hermanos. "Me fascina el monte", dice sobre el lugar donde suele despejarse. El fútbol orientó el camino de un niño "travieso", no podía ser de otro modo en su "familia futbolera".

Entrevista completa


¿Ha colmado un sueño de niño, jugar en un grande de la Liga española como el Valencia CF?
Sí, sinceramente, es un sueño que tenía de chiquito, el poder estar en un equipo español, llegar a un equipo tan grande como el Valencia es único y estoy muy agradecido. Cuando de joven estaba en Paysandú miraba muchos partidos y veía mucho al Valencia.

Por cierto, ¿cómo era aquel niño que soñaba con celebrar goles en los grandes estadios de Europa? Un 'pajarito' que lo conoce bien, su hermano, asegura que era "muy travieso".
La verdad que sí. De chico era el más travieso de la familia. Siempre traía problemas a mis padres (sonríe), era el que llevaba más problemas, pero pasaron los años y aprendí bien. Conforme crecí traté de escuchar a los mayores, de dejarme enseñar por los más grandes y, bueno, después demostrarlo dentro del campo y también fuera como persona, que eso es algo fundamental.

Va a tener que romper con una tradición 'maldita' con los uruguayos. A Bossio le fue de maravilla, nada que ver con Nico Olivera, Estoyanoff y De los Santos.
Pasaron varios, con algún otro compartí jugando al fútbol como es el caso de Nico Olivera en Defensor. Formé parte del grupo en el que él estaba. En su retirada se organizó una fiesta y me tocó como jugador. Lo recordaré toda la vida. Para mí fue un compañero grande, una persona que transmite sensaciones buenas y me empujó para salir adelante siempre. Le agradezco su apoyo. Al llegar he conocido a Miguel (Bossio). Me contó anécdotas, situaciones de su carrera en el Valencia y, la verdad, fue un jugador grande para Uruguay y el Valencia.

Olivera aterrizó hace 20 años en València como Balón de Oro del Mundial sub-20. ¿Qué consejos le ha dado ahora a Maxi Gómez?
Me llamó, estuvo hablando conmigo. Me contó sus vivencias y me dijo que era un equipo muy grande y que yo voy a andar muy bien en este equipo porque soy un jugador que lucha todas las pelotas como si fuera la última. Soy un jugador que aprende de los grandes, él me habló todo bueno del VCF y su afición.


En su familia a Maxi le inculcaron la «humildad» y el «sacrificio» como valores básicos. ¿Fueron duras su infancia y esa batalla diaria para convertirse en futbolista?
Sí, difícil. Mi familia siempre fue luchadora, bien humilde, trabajadora y trataba de llevarme por el buen camino. Para mí ese camino estaba en el fútbol porque para los estudios era malísimo (ríe). Me tiraban para el fútbol porque sentían que tenía cosas muy positivas para ser profesional y cuando llegó la hora de llegar a Defensor, que fue el primer equipo de Montevideo en que jugué, todos nos pusimos muy contentos. Ellos siempre me han dado fuerzas y ánimos para ir hacia adelante ante las adversidades. Les debo donde estoy ahora a los míos.

A pesar de todo, el dinero no le ha marcado. ¿Se considera un tipo raro en un mundo del fútbol donde, tantas veces, prima firmar un buen contrato porque esta es una profesión corta? Dijo «no» a China y ahora a un ofertón del West Ham.
Sí. Igual todas estas cosas hay que pensarlas, meditarlas, muy bien. Si yo me iba al fútbol chino, creo que me olvidaba de la selección. Mi ambición siempre fue poder defender a Uruguay, compartir momentos únicos con los jugadores de la selección. El otro día dije que jugaba a la Play para verme en la Champions, pero también lo he hecho con muchos jugadores de Uruguay y con mi selección, me encantaba. Poder estar ahí desde chiquito es algo muy lindo, lo quise siempre y estoy muy feliz por todo eso.

¿Es un delantero desde la cuna?
Sí, desde pequeño no jugué en otro lugar. Estoy muy feliz de moverme ahí como punta y no en otro puesto, ya que sería malísimo.

¿Y de esos que si no marcan gol se marchan para casa enfadados con el mundo? No es nada malo, ojo. Ahí están Luis Suárez o Cristiano Ronaldo.
Sí, soy de esa clase de jugador. Cuando no hacemos goles nos vamos calientes, incluso si gana el equipo nos vamos con enfado igual porque no aportamos goles. Por supuesto, si el equipo gana me voy contento, pero sí enfadado porque no hago goles.

Sin embargo, sus cifras de asistencias, que no son pocas, demuestran lo que comentó en su presentación, que le gusta jugar con el balón.
Me gusta mucho estar en el área, pero no soy sólo un '9' de estar ahí y pelota que toque mandarla a la red, que es fundamental; pero me gusta participar, ayudar al equipo. Mis hermanos y mi familia me decían que era muy bueno, mejor que ellos (ríe). Quiero aportar lo mejor al grupo, goles y asistencias y trabajo defensivo, también.

¿Cuéntenos, ¿qué tal esos primeros días con el grupo?
Llevo poco, pero parece que son 15 años acá... Me tratan genial, me ayudan y me pone orgulloso aprender de grandes futbolistas, con muchos años de experiencia en España. Mi idea es aprender, escuchar e ir hacia delante. Me han acogido bien todos, Garay, Rodrigo, Gabriel, Guedes... Después se junta una 'banda' de franceses. Con Parejo me siento a su lado para cenar y para comer. Feliz por eso y quiero aportar cosas buenas al grupo.

¿Presiente que ha entrado a un grupo al que el hecho de salir campeón le hace creer más en sus opciones para dar otro paso competitivo?
Así es, los compañeros están muy fuertes. Esto solo arranca, pero muestran mucha exigencia, competencia sana. Me encanta todo eso para seguir creciendo.

No quiere marcarse una cifra de goles, pero las que trae del Celta son casi un seguro para un Valencia que sufrió problemas en este sentido.
Como '9' deseo cada partido salir para casa con goles. No me marco cifras, lo que quiero es hacer goles todos los partidos. Quiero ayudar al equipo en otros aspectos y que el Valencia gane muchos partidos.



Lejos del fútbol, ¿cómo es la persona? ¿Qué hace cuando su cabeza no piensa en el balón?
En vacaciones trato de ir al campo. Me vuelve loco el campo, me encanta pescar, cazar e intento ir con amigos, así me divierto. Comer un asado, aunque eso ya no se puede (ríe) aquí, ¡te cuidan mucho! Me gusta pasarla lindo con los míos.

Le vemos un Cristo tatuado en el brazo.
Soy muy religioso, creyente. La familia lo fue siempre. Intentamos pedirles cosas a Dios, a Jesús, a la Virgen de Guadalupe y gracias a ellos me va bien.

Perdone, que le insista, pero estoy convencido de que ha dejado atrás ofertas más elevados por ello. ¿Ve a este Valencia con fe para seguir ganando títulos tras la Copa del Rey?
Sí, está muy fuerte, tenemos que hacer una buena pretemporada para luchar en muchas competiciones. El Valencia CF es una entidad con muchas copas, ojalá que pueda conseguirlas yo aquí con el VCF. Lo de China era irse por plata, me olvidaba de muchas cosas, preferí quedarme en España, seguir creciendo y estoy feliz de mi decisión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas