25 de julio de 2019
25.07.2019
Superdeporte
DANI PAREJO

Dani Parejo: "A Rodrigo lo veo centrado y a gusto en el Valencia CF"

En plena madurez futbolística, el capitán cuenta a SUPER como superar los malos momentos que pasó en Mestalla le ha hecho ser el jugador que hoy adora la grada

25.07.2019 | 15:06
Dani Parejo: "A Rodrigo lo veo centrado y a gusto en el Valencia CF"
Dani Parejo: "A Rodrigo lo veo centrado y a gusto en el Valencia CF"

En plena madurez futbolística, Dani Parejo cuenta a SUPER como superar los malos momentos que pasó en Mestalla le ha hecho ser el jugador que hoy adora la grada. Transmite confianza al hablar de Marcelino, por las circunstancias similares del curso pasado.

Buenos días, Dani. Precisamente este jueves se cumplen dos meses del título de Copa en Sevilla conquistado frente al Barcelona el pasado 25 de mayo.
La temporada acabó de la mejor manera. Al final el fútbol no tiene memoria, vive del presente. Este es un nuevo curso, estamos en el Valencia CF, un club muy exigente, en el que tenemos que pelear por grandes y bonitos objetivos. Creo que lo del año pasado es historia y los retos son nuevos.

¿Se puede repetir?
Vamos a intentarlo. El equipo hizo una gran temporada, logró dos objetivos, a ver si este año podemos hacer una temporada mejor que la anterior.

¿El hecho de ganar un título conlleva romper una barrera psicológica dentro del vestuario? ¿Se siente ahora más confiado y capacitado el Valencia CF para competir frente a los favoritos?
Sí. Cuando ganas títulos o partidos importantes frente a rivales muy fuertes la autoestima, la confianza y el creer en nosotros mismos por supuesto que aumentan.

¿Cuáles son los recuerdos de aquellos días que envolvieron la final de Copa?
Yo soy un tipo tranquilo. Hasta horas antes del partido... cuando salimos de Jerez, y tardamos una hora en autobús, en el trayecto hacia Sevilla uno está por dentro imaginando el escenario que se va a encontrar. Era mi primera final y dentro del cuerpo cuando se acerca el partido, llegas al estadio, hay un recibimiento espectacular, sientes como se mueven las emociones en el estómago... uno se dice: «imagínate si conseguimos ganar». La verdad es que cuando rueda el balón y empieza el partido esos nervios desaparecen y juegas el partido. Quizá, lo jugamos de una manera diferente muchos de nosotros por ser nuestra primera final y nuestro primer título. Hasta esos momentos no eres consciente de lo que te vas a jugar. Después, con la consecuencia de la victoria y la forma de lograrla, sin duda, pasé dos o tres días que fueron de los mejores de mi vida como futbolista.

Fue profeta con aquel mensaje en enero en el que llamaba a apoyar a un equipo que no iba a dejar nunca de creer. Firmaron 38 puntos en la segunda vuelta de la Liga
Veía la ambición de mis compañeros, del cuerpo técnico, la mía, la forma en la que entrenábamos, las ganas, y era difícil que las cosas no fueran mejor. A pesar de que nuestro primer triunfo vino en la jornada 7 frente a la Real Sociedad, y luego estuvimos otros cuatro o cinco sin ganar también, analizábamos los partidos y estadísticamente éramos superiores a los rivales. Pero teníamos muchos empates. La razón por la que al final conseguimos hacer una gran temporada es porque el equipo nunca se cayó. Siempre creyó. Pese a que los resultados no se dieran, a pesar de que València es una plaza un poco difícil cuando la situación no viene bien porque este es un club muy exigente, gracias a mis compañeros, al cuerpo técnico y a todos pudimos sacar un año que a la postre ha sido histórico.

Habla de que València es una plaza un poco difícil, exigente. ¿No cree que a la larga también todo eso ha hecho de Dani Parejo un futbolista más preparado, más maduro... un capitán con tu edad capacitado para afrontar cualquier circunstancia?
Al final, cuando juegas en un club grande las expectativas siempre son muy altas. Es eso a lo que puede asemejarse València. Hoy en día, es cierto que Madrid y Barcelona juegan en otra liga por todo, por lo que generan, tienen mucho más dinero para todo y eso se nota. València a mí... yo lo he pasado muy mal, pero yo siempre he confiado en mí, en mi forma de entender el juego y jugar. He tenido siempre personalidad para demostrar y desarrollar el fútbol como yo lo entiendo. Creo que el trabajo tiene su recompensa al final.

Si un futbolista puede madurar, la visión de las personas y los aficionados también cambia. Uno de los momentos que se recordarán en las celebraciones de la Copa es cómo Mestalla emociona al capitán coreando su nombre. Fue unánime.
Es complicado de explicar. Fue uno de los momentos, también me emocionó cuando me cambiaron en Sevilla porque no podía seguir y ver a toda la grada coreando mi nombre fue algo increíble. La celebración que ha comentado en el estadio, cuando íbamos en el autobús y no sé la cantidad de niños, adultos, más mayores que nos acompañaron... El hecho de ver la cara de felicidad de esa gente. Para mí fueron los dos o tres días más felices como futbolista.

Ha dicho que el Valencia no tiene el dinero de Real Madrid y Barcelona. ¿Tiene algo especial con su afición que no tienen esos dos transatlánticos del fútbol europeo?
Sí, se ha demostrado. Cuando Mestalla aprieta y está con el equipo, uf, se vive una atmósfera muy distinta a la de otros lugares. Yo lo he vivido como rival también y es muy complicado jugar en nuestro estadio. Mestalla se hace sentir, cuando está metido, cuando es un partido decisivo... La afición del Valencia es para quitarse el sombrero, siempre está ahí, entre cuarenta y cincuenta mil personas sea a la hora que sea.

¿Cuál ha sido el punto de inflexión en Dani Parejo? ¿Cuándo se dio cuenta de que debía dar un paso al frente y asumir galones?
No, en definitiva, el jugar, el tener la confianza de los compañeros, del cuerpo técnico, del club, mi fe en mí, mi forma de ver el juego, el estar a gusto en un sitio, que mi familia esté a gusto... Se juntan una serie de condiciones o factores que provocan que sólo me centre en lo que debo, en estar al cien por cien en el entrenamiento, en el bienestar de los míos. Todo eso, esa felicidad, se acaba notando y se plasma en el campo.

¿Qué mensaje toca lanzar en este momento al grupo como capitán?
El de que no cabe relajarse. Después de un año tan bonito, en el que desde enero hasta finales de mayo hemos disfrutado muchísimo todos, nos toca valorar lo que hemos hecho: cambiar una dinámica negativa en la que no salían las cosas, el equipo supo levantarse, creer y conseguir éxito. Es hora de saber que no hemos hecho nada. Momento de ir a más. Por suerte o desgracia, en el fútbol, en la élite del deporte, o das el cien por cien o un día todo lo que has conseguido lo echas por la borda.

El abrazo a Marcelino tras su gol al Valladolid se convirtió en un símbolo del apoyo a Marcelino por parte del equipo y desde jugadores referencia como usted o Rodrigo Moreno.
Es verdad que la dinámica era mala. Jugadores que llevan más tiempo o que llevan menos pero son importantes, es en las situaciones difíciles cuando hay que salir, remar y dar la cara. La gente la dio. Yo viví, por ejemplo, lo que vivió el míster en más de una y dos ocasiones. Yo sé cómo se está en el día a día, cómo está la familia, son situaciones duras... Yo hice un gol y me salió porque he pasado por esos momentos de dificultad y sé que el míster necesitaba muestras de cariño y apoyo. Me salió de dentro y fui a darle las gracias. También quería dar las gracias al club, a Mateu, a Pablo, por la confianza que han depositado en el entrenador. En otras etapas en el club no hubiera pasado, creo que lo hubiesen echado. Gracias a esa confianza y el trabajo del míster se pudo ver que la culpa no era de Marcelino, sino que a veces se entra en rachas que no son nada buenas, hay que buscar soluciones y la más fácil en el fútbol es esa, es más sencillo echar a uno que a 25 jugadores. El tiempo les dio la razón, se acertó manteniendo al míster.

La temporada terminó para Dani Parejo con más de 5.000 minutos en las piernas. ¿Cuál es la receta para lograrlo sin desfallecer en el intento?
Ha sido la temporada que más minutos habré jugado, más de 5.000 en total. Y estoy contento porque a mí me encanta jugar, jugaría todos los partidos. No hay secreto, comer bien, cuidarse mucho la alimentación, descansar... Creo que mi genética me permite jugar muchos partidos, voy a tocar madera para no lesionarme ahora por hablar. Ojalá que dure, acabo discutiendo con mi mujer de esto porque ella quiere salir un poco de casa, pasear, y yo prefiero estar en casa viendo la tele, los partidos de fútbol. El descansar también forma parte del entrenamiento.

Hilando este tema, uno de los grandes debates en torno a la figura de Parejo ha girado siempre sobre la conveniencia de fichar un sustituto específico. Ahora interesa Rafinha Alcántara. ¿Bienvenida la competencia?
Sí. Por supuesto. Considero que es importante, cuantos más jugadores de calidad, que mejores futbolistas puedan venir al Valencia, vengan a ayudaros a conseguir nuestros objetivos, bienvenido sea. Yo estoy abierto a la competencia, el fútbol es fútbol y la élite es así. Donde hay competencia creo que siempre se saca más jugo. Sería positivo para todos.

¿Qué opinión tiene de Rafinha?
Es verdad que ahora en el Barça no ha jugado mucho, pero recuerdo su paso por el Celta y me parece un magnífico futbolista.

Rodrigo Moreno está en el punto de mira de grandes clubes. ¿Dentro del equipo cómo se le ve? ¿Está tranquilo?
A Rodrigo lo veo bien. A lo mejor al acabar el curso sí que veía alguna opción de que pudiese salir a un grande. A día de hoy, yo lo veo centrado y a gusto aquí. Para nosotros es un jugador muy, muy, importante, ya no sólo por lo que es como persona, sino porque en el campo es un jugador top.

Este verano parece más calmado para usted mismo. Se sentirá extraño
Un verano tranquilo de vez en cuando viene bien (sonríe). Mejor. Yo estoy feliz, muy a gusto. Mi familia igual. El año pasado vivimos una temporada increíble, estoy en un club top como es el Valencia CF tanto a nivel nacional como europeo. Mucha gente firmaría jugar aquí nueve temporadas como voy a cumplir yo esta. Para mí es un orgullo y ojalá pueda estar muchas más.

¿Debería llegar una oferta muy importante para cambiar ese planteamiento en su cabeza de colgar las botas como valencianista?
Pues sí, cuando llegas a los 30 ya uno va pensando un poco... Ojalá que me quede muchos años. Estoy muy feliz y, además, el club está caminando por una línea en la que me veo muy identificado. La forma de trabajar con Mateu y Pablo tiene una estabilidad, veo un hacia donde ir, donde queremos llegar, lo que queremos hacer. Lo más importante es que me siento a gusto, mi familia, mis hijos, están a gusto. València es una ciudad increíble y estoy en un equipo top. Mucho más no puedo pedir.

¿Hace cuatro o cinco años hubiera apostado que en un día futuro empezaría su novena campaña con el Valencia CF?
No, no (ríe). Hubo una fase en la que yo quería salir. Por muchas circunstancias quería irme, bueno, no me dejaron, no se dieron las condiciones. Yo creo que siempre me he comportado como un profesional, siempre he dado lo máximo de mí, he entrenado y he jugado al máximo cada partido, cada vez que me he puesto esta camiseta. Lo voy a seguir haciendo hasta que no juegue más aquí. Esta va a ser mi novena temporada. Salvo dos años en el Getafe y cinco meses en el Madrid, toda mi carrera profesional la voy a jugar en el Valencia CF. Al Valencia le tengo que dar las gracias, le debo mucho porque creo que no es sencillo estar nueve temporadas en un club como el Valencia, a nivel de club y exigencia. Ya digo que para mí es un orgullo.

¿Es consciente de que con el título, con el cariño de los aficionados puede entrar en el segmento de los jugadores leyenda de una entidad centenaria? Tener una de las lonas en el estadio...
No sé (ríe). Para mí sería un orgullo. Yo le debo todo al Valencia CF porque me ha dado la posibilidad de jugar, por lo que he vivido aquí, por lo que me ha transmitido, porque sumo nueve años como profesional, para mí y mi familia sería un orgullo tener una pequeña parte de la gran historia de esta entidad centenaria.

Dani Parejo es ya el único futbolista que aterrizó en el Valencia CF antes que Peter Lim. Le daría para escribir un libro
Pues sí, he pasado muchísimas anécdotas buenas, menos buenas... Hace un año o dos, no lo recuerdo, vi en el periódico la cantidad de compañeros que habían pasado, más de cien, ocho o nueve entrenadores. Sí, la verdad es que podría escribir un libro. Muy largo no, pero sí.

El Barça, el Atlético, el Madrid, el Sevilla, todos han fichado mucho. ¿Quizá el fuerte de este equipo es que son los que estaban?
Sí... y a mí me parece bien. En el fútbol todos los veranos salen y entran jugadores, evidentemente, pero la clave es mantener un poco la estructura en la que el míster se suele basar por su juego, forma de verlo, porque lo conocemos y llevamos años con él. Mantener esa columna es importante. Cuando haces temporadas tan buenas como la que hicimos, a lo mejor, es más difícil conseguirlo porque vienen otros equipos para fichar futbolistas importantes. Para mí, es fundamental aguantar la base de jugadores que tenemos mecanizadas muchas circunstancias del juego.

Uno de esos jugadores con los que ha compartido espacio dentro y fuera del campo es Nicolás Otamendi. Los dos eran buenos amigos. ¿No estaría mal como refuerzo y volver a estar juntos en el vestuario, verdad?
¡Pues sí! Yo tuve la suerte de jugar con él. Me parece una persona excepcional y un jugador increíble. Éramos vecinos, vivíamos juntos. Coincidíamos bastante, yo iba a su casa... Nos juntábamos. Estaba también Rodrigo de Paul, Piatti y, a lo mejor, hacíamos algún asado ahí en su casa con las mujeres. Ya te digo, Nico me parece un jugador y una persona top.

¿Ahora en julio, uno tiene en la cabeza que la temporada concluirá con una Eurocopa?
No, pilla muy lejos. No sé, quedaría un año si jugáramos la final. Queda mucho, toca entrenar, sufrir, entrenar y pasarlo mal para luego disfrutar. Ojalá... Llevo dos convocatorias seguidas con la Selección, he jugado dos partidos y, sinceramente, estoy muy contento porque me he sentido bien, importante dentro de la Selección y eso siempre ayuda.

¿Uno de los saltos del Valencia CF estos dos años puede estar también en que los futbolistas ya no se quieren ir de aquí?
Sí, está claro. Si un club entra en una dinámica positiva –desde que llegó el míster con Mateu– en la que se asientan las cosas y se tiene una dirección y se sabe hacia dónde queremos ir, al final se nota en los resultados. Cuando juegas dos años seguidos años la Champions, ojalá que podamos quedar entre los cuatro primeros, que es el objetivo, y poder al año siguiente jugarla otra vez, lo pasa es que la gente no se quiere ir de aquí porque está jugando la Champions y también que jugadores muy buenos de otros equipos quieran venir al Valencia. Jugar la Champions y pelear por bonitos objetivos es lo que nos da ese importante plus.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook