20 de agosto de 2019
20.08.2019
DATOS

Cambio de tendencia en Guedes

El atacante portugués empieza a sumar en una temporada clave en su trayectoria

20.08.2019 | 21:34
Cambio de tendencia en Guedes

Todo lo que no resta, suma. Esa es la línea de mejora que Gonçalo Guedes ataca ahora mismo. El contexto es fundamental para juzgar al futbolista. Después de una preparación plomiza, el portugués sube en grados. Ante la Real Sociedad no hizo un partido para celebrar, pero sí compuso una serie de acciones concretas que conviene valorar. Los números refuerzan ese incremento en sensaciones. Guedes fue el futbolista con el rating estadístico más alto (7.6 con Opta Sports como fuente de datos) por delante de Odegaard, Jaume Costa o Daniel Wass. ¿El motivo? Completó cuatro de sus seis intentos de regate, dejó tres asistencias de remate y firmó un 100% en disparos a puerta. Tres apartados fundamentales por rol, vitales para el extremo, aunque sea un poco de lo mucho que el equipo necesita de él.

La cita ante el Inter de Milán también tiene su peso en el análisis de tendencias. Aunque fuera pretemporada, Guedes se hizo sentir con una asistencia directa y con varias maniobras en las que desequilibró y creó peligro. La perspectiva persvera sobre el Taronja... porque –en muchos apartados– Guedes viene de la nada. Ante la Real Sociedad no fue el héroe, incluso protagonizó un comienzo donde sólo conectó errores, pero la progresión fue apreciable a medida que corrieron los minutos. Lo contradictorio del resultado emborrona sus méritos. El jugador quiere y la buena noticia es que sintió esa regeneración.

El impacto de una lesión grave

Guedes (22 años todavía) viene de una temporada no fácil, en la que ha mezclado momentos de explosión radical con otros en los que las esperanzas –exageradas– no han encontrado respuesta sobre el campo. Tras celebrar la Copa del Rey, Gonçalo estampó su nombre en la historia marcando el gol que elevó a Portugal como primer campeón de la Liga de las Naciones de la UEFA. Máxima exigencia y más partidos después de una temporada compleja. Todo eso también conviene meterlo en la ecuación.

El concurso 2018/19 estuvo marcado por una pretemporada nociva –el PSG llevó la negociación al límite– y por una lesión muy complicada. Encontrar al Gonçalo Guedes 2017/18 (seis goles y 11 asistencias) hubiera sido un milagro y pese a todo aportó ocho goles y cuatro asistencias: Krasnodar, Villarreal, Real Madrid, Levante, Betis... Su acción entre marzo y abril establece la última gran referencia del atacante. «Todos trabajamos para volver a ver al primer Guedes y al que hemos visto en algunos tramos del final de la temporada pasada. Nosotros queremos y él quiere poner de su parte para llegar al mejor Gonçalo», Marcelino fue claro en la defensa del portugués en la previa del Taronja. La confianza es absoluta, pese a la competencia de Denis Cheryshev. La posición tiene nivel, aunque cualquiera de los dos puede ser también punta.

¿Sólo bueno o importante?

Guedes ha recuperado el foco en el día a día. Necesita continuidad en el trabajo y en su rendimiento sobre el terreno de juego. Ese es el reto en busca de su versión determinante –al alcance de pocos jugadores en LaLiga– por carrera, verticalidad y soluciones para marcar la diferencia cerca del área. El primer paso es encontrar ese gran partido completo a todos los niveles que no llega. Después liquidar la cuenta pendiente con la regularidad. Doble-doble para Guedes, dobles digitos en goles y asistencias.

Por inversión, por apuesta, por guión y por cualidades, en el Valencia CF proyectan ese salto para esta misma temporada. La pretemporada, más lógica y natural que la de hace un año, debe ayudarle a abrir gas a medio y largo plazo. El curso 19/20 es fundamental para dibujar el tipo de futbolista que puede llegar a ser: un buen jugador o un jugador importante. La diferencia es un mundo. Las cualidades de Guedes también son de otro nivel.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook