24 de agosto de 2019
24.08.2019
CELTA-VALENCIA CF

¿En qué ha cambiado la plantilla del Valencia CF?

Fichajes como Jaume Costa o Mangala han madurado el conjunto de Marcelino, que alineó el tercer once con más edad de LaLiga en su estreno

24.08.2019 | 12:43
¿En qué ha cambiado la plantilla del Valencia CF?

El Valencia CF de Marcelino envejece. Es natural. Los futbolistas suman dos años más que en 2017 cuando empezó la aventura del asturiano al mando del plantel blanquinegro. Es ley de vida. Renovarse o morir. Siempre viene bien tener sangre fresca que ayude a revitalizar al equipo y para eso hay que fichar juventud o fabricarla,y en ambos casos apostar por ella. Si no sucede, puede ocurrir que de ser uno de los equipos con la edad media más corta se pase a ser el tercero que más años aporta al once como el Valencia. En el estreno liguero contra la Real Sociedad, Marcelino alineó de partida a los titulares más veteranos de la competición doméstica tras Eibar y Espanyol. Con una media de 28'09 años, solo armeros y pericos pasaron en edad a los de Mestalla.


La disposición de Jaume Costa –31 años– por la sanción de Gayà –24–, la apuesta por Wass –30– por delante de Piccini –25– o la confianza en Rodrigo Moreno y Kevin Gameiro –29 y 32 respectivamente– antes que en Maxi –23– son los motivos por los que el once de la primera jornada envejeció respecto a temporadas precedentes.

En la parcela donde más veteranía se adquirió fue en la zona defensiva. Llegadas como la de Mangala –28– o Jaume Costa elevaron la edad de dicha área, más si cabe tras el adiós de Lato –21– o Vezo –25–. La portería también aumentó la edad media, aunque en este caso por el transcurso de los años, ya que el único cambio fue Neto por Cillesen, ambos con 30 primaveras. Algo similar ocurre en el área ofensiva. En el intercambio Maxi Gómez por Santi Mina, ambos comparten edad y el fichaje de Vallejo compensa a la vieja guardia Rodrigo-Gameiro.

Sin embargo, la medular es a la que menos afecta los cambios de edad. Kondogbia –26– , Soler –22–, Guedes –22– y sobre todo Ferran –19– y Kang In –18– mantienen en raya la veteranía de Parejo –30–.


Diamantes... por pulir

El problema llega cuando la apuesta definitiva por los jóvenes no es real. Al menos a nivel de minutos. Canteranos como Kang In o Ferran Torres vienen de ser los mejores jugadores del Mundial Sub-20 y el Europeo Sub-19, respectivamente, pero no parece suficiente para que Marcelino los vea listos para la élite.

«Opinamos y luego hay decisiones. Ferran y Kang In son dos jóvenes futbolistas que creemos que en un futuro pueden ser importantes en el Valencia, futuro más o menos largo e intentaremos mejorar su formación y sacar el máximo rendimiento con los dos», explicó ayer el asturiano en la previa ante el Celta. La idea está clara. Están en pleno proceso de maduración y eso frena sus opciones. Son diamantes, pero para el cuerpo técnico están por pulir. «Son futbolistas para cubrir necesidades del Valencia», apostilló el preparador que es el que «decidirá intentado ser lo más justo posible el tiempo de juego», sentenció.

No es la primera vez que la dupla procedente de la Academia se topa con el freno de mano. Ferran llegó al primer equipo por contrato. Marcelino tragó con el canterano por imposición de la directiva. El destino del de Foios apuntaba fuera de Mestalla y solo se podía asegurar su presencia futura con los mayores siendo uno más de ellos. No obstante, el asturiano lo hizo debutar en Eibar con 17 años en LaLiga. Ferran fue el quinto más joven en la competición doméstica y el primero de este siglo.

Antes de llegar al Valencia CF, Marcelino pensaba en una entrevista para El Club de beIN que «si un equipo se abastece de jugadores que van creciendo en el club se genera, no compromiso, pero sí una identidad, un algo interior y una identificación del futbolista con esos colores y con ese sentimiento».

Justicia a base de minutos

Con Kang In, el técnico fue claro en pretemporada al decir que «es uno más si el club y el futbolista desean estar aquí. Jugará los minutos que pueda». Un mensaje que se mantiene firme. Y es que Marcelino se juega su futuro, y por eso apuesta al caballo ganador. Jugadores con experiencia en el campo, que acumulen minutos en la élite y que cometan los mínimos errores posibles, y eso se hace más difícil al alinear juventud.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook