11 de septiembre de 2019
11.09.2019
ACTUALIDAD

El calendario del Valencia CF: toca jugar cada tres días

La Champions llega tras el Camp Nou; Sin respiro hasta la segunda semana de octubre

11.09.2019 | 11:16
El calendario del Valencia CF: toca jugar cada tres días

Termina el verano (quedan doce días), pero la temporada sube la temperatura. El Valencia CF afronta un ciclo de tres semanas en las que tendrá partido cada tres días. Después del Camp Nou arranca la Champions y luego habrá doble jornada liguera. Luego otra vez Champions. Desde el próximo sábado hasta el sábado 5 de octubre, el equipo jugará siete encuentros. El examen de nivel va a ser potente, como sucedió durante prácticamente todo el curso 2018/19. Ritmo alto y cinco días de respiro como máximo entre Chelsea (martes 17) y Leganés (domingo, 22). El resto cumple con la línea partido-recuperación-entrenamiento-partido. Será más o menos así, sin tiempo para mucho más. En la segunda semana de octubre se abre un respiro en forma de fechas reservadas para las selecciones. A la vuelta tocará reentrada en el Metropolitano, ante el Atlético.

La parte más exigente del calendario, al menos con los dos adversarios de más nombre, es inminente: FC Barcelona y Chelsea, en Stamford Bridge. El bloque de Marcelino afrontará después tres fechas de LaLiga seguidas. Dos partidos fundamentales en Mestalla, consecutivos, ante Leganés y Getafe, con sus respectivos estrategas, Pellegrino y Bordalás. Septiembre bajará el telón en San Mamés, un escenario donde el Valencia CF todavía no ha ganado. Un clásico antes de que el himno de la Champions vuelva a sonar en Mestalla.


Estreno en casa ante el Ajax

El factor cancha tiene que jugar un papel principal. La buena noticia es que el Valencia CF jugará como local y con Mestalla como aliado ante los dos equipos madrileños y ante el Deportivo Alavés, justo antes del parón de selecciones. El calendario tiene este tipo de caprichos, el equipo juega el miércoles ante el Ajax y vuelve el sábado... La visita del equipo holandés será vital en clave Champions y puede definir el futuro del grupo. El patrón parece claro: el equipo puede mirar a la cara de todos sus rivales, competir y ganar a cualquiera si ofrece el cien por cien, pero si baja un peldaño, está destinado a sufrir y doblar la rodilla. El nadie es mejor que nadie habrá que llevarlo al terreno de juego. El mapa tomará forma partido a partido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook