24 de septiembre de 2019
24.09.2019
VALENCIA CF FEMENINO

Las claves del gran inicio del Valencia Femenino

El Valencia CF vuelve a ilusionar con Irene Ferreras como líder y el equipo como protagonista

24.09.2019 | 13:02
Las claves del gran inicio del Valencia Femenino

Ilusión renovada, hambre de victoria, carácter ganador, trabajo, pizarra, talento. El Valencia CF Femenino es uno de los equipos con mayúsculas de la Primera Iberdrola, uno de los cuatro líderes de la liga, junto a FC Barcelona, EDF Logroño y Deportivo. Nada es casualidad, todo funciona: el ataque, la defensa, los refuerzos, el banquillo, las líderes, las jóvenes. Tras dos temporadas de involución, después del vacío generado por el adiós de Cristian Toro y por la no renovación jugadoras franquicia como Ivana, el proyecto ha vuelto a cobrar vida y lo ha hecho con una potencia tremenda. La primera piedra se puso con la llegada de Irene Ferreras, que el verano pasado dejó el banquillo del Rayo convencida por las posibilidades del Valencia CF, convencida de poder competir ante las mejores. Fue la primera en creer y la condición ha calado profundo.

Por metodología y por personalidad fuerte (transmite y convence), la entrenadora ha tenido un impacto radical en el grupo y ha producido una revolución en su mentalidad. Irene heredó un equipo deprimido, débil e incapaz de revolverse ante la adversidad. Estaba cargado de miedos, ahora está cargado de confianza. Las jugadoras marcaban mínimos en rendimiento, ahora vuelan rumbo a su mejor versión.


El Valencia se está descubriendo como uno de los equipos más agresivos de la Primera Iberdrola, con balón y sin balón, por ejecución del pressing –inteligente– y por acción defensiva. El paso por los vestuarios en la primera jornada marca un punto de inflexión. Irene habló y las jugadoras respondieron. La Real Sociedad, campeona de Copa de la Reina, pasó del 0-2 al 2-2 y pudo doblar la rodilla. Desde entonces, portería a cero ante Espanyol y Athletic.El sacrificio empieza en Mari Paz y termina en Jennifer Vreugdenhil, sólida guardameta. La conexión con el Puchades se ha reactivado también, por fidelidad incondicional y por juego, realmente vibrante.

Un fútbol que conecta

El VCF Femenino puede dominar desde la posesión y no sale jugando de cualquier manera, pero le gusta la marcha y el ataque rápido, garantiza emociones fuertes... en una única dirección. Ante el Athletic (0-2) ofreció un recital en el fútbol de transiciones; despedazó a las leonas a la contra, con un plan de partido ejecutado a la perfección.
Irene prepara durante la semana y el equipo cumple. No hay mejor ensalzamiento para un técnico. Los resultados están blindando el circuito convencer-vencer, demostrando que el esfuerzo diario tiene recompensa. Todo eso es confianza para dominar las dudas, rehacerse ante las derrotas y superar las etapas de crisis, que van a llegar seguro.

Ante el Athletic, una de las consignas era marcar la diferencia por intensidad... intensidad como eje vertebrador de una idea. El Athletic, uno de los bloques más poderosos del campeonato, nunca se encontró. Sandra y Gaitán se hicieron fuertes por dentro. Nicart, Pujadas y Cubedo mordieron y Carol emergió como arma táctica definitiva: fue una pesadilla entre líneas, destrozó a Damaris, ayudó a taponar a Maite Oroz –una de las mejores playmakers de la liga– y lanzó de forma constante a Zenatha en velocidad. El primer gol una obra de arte. Un córner terminó en zarpazo a la contra. Calligaris recuperó y salió con esa mezcla de potencia más categoría con la que está causando sensación, Mari Paz hizo un movimiento de apoyo de manual para recibir y abrir un pasillo para la llegada en carrera de Carol; pase medido al espacio, control de lujo y definición perfecta ante De la Nava.

Por dentro y por las bandas

El Valencia CF superó al Athletic por dentro y venía de destrozar al Espanyol por las bandas, con protagonismo de Asun, Bea Beltrán o Zenatha. Muchos matices, funciones claras, versatilidad y un sistema 1-3-5-2 que se ajusta perfecto a las virtudes de las jugadoras. Zenatha –barre todo el ataque buscando profundizar– se complementa de manera ideal con Mari Paz, la referencia. Gaitán es equilibrio por delante de la defensa, Sandra apoya con fútbol y fuerza física, Carol está fluyendo desde la mediapunta, la joven Pujadas manda en defensa, Calligaris lo hace todo bien... Los perfiles encajan. El banquillo aporta. Los fichajes han dado el salto de calidad que se esperaba y han enriquecido las variantes en la plantilla. La mezcla de experiencia y juventud es realmente interesante, con líderes como Gio, Mari Paz, Carol, Gaitán y Nicart ejerciendo con autoridad. Con perlas de futuro radiante como Asun y una base joven de realidades como Pujadas, Cubedo, Sandra, Jennifer, Viola o Bea. Sin contar con el plus que tendrá recuperar a lesionadas. El Femenino ha restablecido su identidad. El foco ya está fijado en la visita al Betis, más difícil de lo que parece. El equipo sueña, pero se mantiene firme: pies en el suelo, paso a paso. Van tres jornadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook