12 de noviembre de 2019
12.11.2019
MATEU ALEMANY

"Nadie me ha dado una explicación de por qué dejo el Valencia CF"

El ya ex director general habla de su salida del club y su relación con Peter Lim

12.11.2019 | 19:28
"Nadie me ha dado una explicación de por qué dejo el Valencia CF"
"Nadie me ha dado una explicación de por qué dejo el Valencia CF"

"Hoy hablo como Mateu Alemany, no como portavoz del Valencia CF. Ayer se produjo la firma y de forma cordial terminé mi relación con el Valencia CF". Eran las primeras palabras del ya ex director general, que se despide con una rueda de prensa en la que trata de responder a muchas preguntas. La principal, ¿qué es lo que ha cambiado para que el Valencia y Mateu rompan su relación?

Estas son sus primeras declaraciones:

- ¿Motivos por los que se separan los caminos?
"El timing a los sucesos de los últimos dos meses, desde el cese de Marcelino y el fichaje del nuevo entrenador, está claro que a partir de ahí y tras los acontecimientos del verano, le manifesté a Anil que mi sensación era de ruptura en la forma de relacionarme con la propiedad del club, me parecía falta de confianza en las formas de actuar. Entendía que era necesaria una comunicación con Peter para aclarar el por qué, ese era mi deseo. No creía otro camino que un acuerdo amistoso para desvincularme porque se me estaba relevando de mis atribuciones y competencias que tenía en los 30 meses de antes trabajando para el club. No tenía sentido continuar, salvo razones que se me escaparan y debía aclarar con la persona que me trajo al Valencia, el señor Lim. Ha pasado bastante tiempo, una primera cita no se pudo llevar a término en el parón de octubre. En vistas de que esa posición le pareció razonable a Lim, por coherencia manifesté que hasta encontrarnos me apartaba del día a día en el plano deportivo y a cumplir con mis administraciones administrativas o jurídicas por cargo en plazo de 15 días. Estuve esperando, tras un par de desplazamientos creí que era mejor no desplazarme y dar libertad al nuevo cuerpo técnico y evitar fricciones que perjudicaran al equipo o al club. No quería que mi presencia significará ningún tipo de tensión. La respuesta fue la de posponer la reunión para más adelante. Al no existir comunicación directa, interpreté que Peter quería meditar o valorar mi situación y dilataba la entrevista. No tuve más opción que reincorporarme a mis competencias. Provocó que en unos días sí se aceptase el iniciar las conversaciones para un acuerdo amistoso sobre las condiciones de mi contrato, alguna de no concurrencia a futuro, ha aparecido en prensa. Las conversaciones han sido en tono amistoso, pero con muchos puntos a dialogar para una entente entre las partes, se necesitó cierto tiempo. Cuando dábamos por hecho el acuerdo, me solicitó una conversación en Singapur, en que se ratifica el acuerdo y mi salida del
Valencia".


- ¿Qué ha hecho mal?
"A mí por parte del club nadie me ha dado una explicación concreta de las razones por las que dejo de ser director general del Valencia CF. Ni el propietario ni el presidente. La reunión con Peter fue en términos respetuosos y agradables, le agradecí por encima de lo ocurrido en los dos últimos meses -pesará más lo positivo que lo negativo, me dio casi siempre la confianza abosluta en la que en un 99% del tiempo, ese porcetaje de propuestas fueron aceptadas, años felices, orgulloso de haber estado y gracias a esa confianza que me otorgó- su confianza... En cuanto a las razones, no se entró en ese asunto.Yo, quizá, hoy no quiero especular. Si puedo engancharme a un comentario que es el único al que he tenido acceso público en una comparecencia en la que decía que en el nuevo proyecto yo no encajaba, enlazado con hechos objetivos podemos ver la razón. Ha habido un cambio de modelo de gestión. Desde verano de 2017 hasta 2019 trabajamos con un procesos claros y definidos que conocen perfectamente. Tenemos un aparato de scouting que hace seguimiento a los futbolistas, que llega al cuerpo técnico por un lado y por el otro, a Pablo Longoria y por otro lado a mí, y nos toca discutir y valorar operaciones de salida y entrada, su convecencia, a partir de ahí llegaba la propuesta al propietario. Ese proceso ortodoxo se llevó a cabo durante el verano, en ventanas de enero y verano respaldo absoluto, es cierto que desde junio percibí un cambio en la receptividad del máximo accionista in crescendo de nuestras propuestas. En agosto dije que el accionista quería involucrarse más, me parecía legítimo. Eso progresó hacia situaciones como la venta de Rodrigo, que no se contó con la participación del míster ni la mía, posteriormente con el fichaje de Correia, que terminó con la parte más grave y difícil de superar, el cese y fichaje de nuevo entrenador. La conclusión a la que llegó es que existe cambio en el proyecto. No tengo conocimiento en objetivos de proyectos, más yo lo llamaría en el modelo. Un modelo basado en la confianza del propietario en el proceso interno y ortodoxo y ejecutivo del club hacia una toma de decisiones que van a depender mucho más del máximo accionista que del tratamiento interno o pactos internos y el consenso final en la parte técnica del club. Por mi perfil, más allá de las situaciones concretas, es muy difícil que yo encaje. Debo darle la razón al señor presidente. En ese nuevo proyecto que citan no es conveniente ni para mí ni para el club porque no tendría sentido".

- ¿Sensaciones tras la reunión en Singapur?
Hay dos momentos. Las primeras fricciones en las operaciones propuestas. La gran operación, Maxi-Santi, sí fue aprobada desde el principio. En operaciones de valoración técnica ya detectamos y fue fácil, algo está cambiando, algo pasa, le dije a un colaborador. Nos fuimos a Singapur. Un viaje lo hacemos el míster y yo, le dimos importancia porque dejó el entrenamiento, dándole importancia, pensábamos que estábamos en un verano trascendental, queríamos aclarar si existía algún malentendido o falta de comunicación y tratar de limarla para seguir desde la estabilidad en el mismo camino. Ese viaje fue bien, fue positivo. La conversación en un 80% la mantuvieron Lim y Marcelino directamente y me gustó. Era una de las cosas que faltó. Eso fue bien. Posteriormente hubo fricciones con las propuestas que llevaba yo, de ahí ese viaje a finales de julio y le pregunté a Peter (Lim) si teníamos que ajustarnos, si su participación en los procesos sería más activa, había que hablarlo. Si no existía confianza, cuando no existe hay que buscar soluciones, aclararse o buscar otros caminos. Fue bien también, pero después se producen los acontecimientos que ya conocen que derivan en la salida del míster, la de Pablo y la mía. ¿Qué motivos puede tener el máximo accionista del club? No sé, debería ser el Valencia CF o el propietario el que conteste".

¿Comparte lo que dijo Marcelino de la Copa del Rey?
"Lo que puedo decir de la Copa del Rey... Lamento, debimos buscar unos procesos de comunicación más directos del área técnica con el máximo accionista. El elemento de la Copa lo tengo muy claro. En público técnico y yo manifestamos que dado el calendario, jugando competición europea, y la prioridad número uno del club era conseguir estar entre los cuatro primeros de la Liga, era inviable mantener un once tipo. Hay que preservar el tema físico de los futbolístas para protegerse de lesiones y competir con calidad... Los dos manifestamos que la acometeríamos pero dando oportunidades a los que menos minutos tenían. La diferencia y faltó comunicación y no llegó la comunicación a Peter, jugamos el partido de cuartos en Getafe, rotando, profunda rotación, a la vuelta existe un 1-0 en la ida y tenemos una comunicación clara por parte del vestuario del Valencia CF a lo que deseaba y la motivación que tenían. El míster y yo hablamos del tema, estaban ultramotivados para pasar la eliminatoria. Vamos a tratar de meternos en semifinales. Creo que lo que falta entender es la importacia de un vestuario en un club de fútbol, cuando un vestuario se conjura para algo hay que apoyarlo y sacar los elementos positivos para esa comeptición y utilizarlo... Desde fuera no se entendió porque los reclamaron en el palco. Esa es la lectura que me hubiera gustado mostrar a Peter. Ese día, a pesar de la ortodoxia, fue el dia que nos metió en la Champions. Nadie duda tras el sorteo que debíamos buscar la final. No sé lo que provocó, si sé y puedo entender el hecho de que en la vuelta jugásemos con un once titular. Ese día y mantengo, que ese día se fraguó nuestra clasificación para la Champions. Si yo volviese atrás lo hubiese vuelto a apoyar igualmente y no existen siempre parámetros fijos, hay que tener cintura para cambiar rumbos teniendo en cuenta las sensaciones de un vestuario".

-Tres operaciones. ¿Una cláusula de que debía tener conocimiento de las decisiones deportivas dentro del club, ir judicialmente contra el Valencia CF?
"Sólo la posibiliad de ir a un tribunal me rechina, no está en mi cabeza con un club que tanto me ha dado. Mi competencia estaban intervenir en la propuesta y en la toma de esa decisión, no decidir... Defendí siempre y me lo reconoció, que siempre fui respetuoso que la última decisión siempre estuvo en manos del máximo accionista. Conozco muy bien los procesos y el respeto a todas las posiciones en un club, ni Marcelino ni yo hemos pretendido mandar ni decidir. Si creímos que sí había discrepancia manifestar desde conocimiento profundo de mercado y conocimiento de nuestra plantilla para buscar las mejores soluciones posibles. Son procesos largos en mi forma de ver un club de fútbol... hay un proceso piramidal. El míster y yo nos hemos peleado mucho, me gusta que me hagan dudar, hemos tenido que buscar consensos, eso estaba en nuestras competencias. No entraría ninguno en la plantilla sin que él dijera que sí, no es fichar los que él dijera... Consenso interno y al final con el propietario, que tenía la última decisión... Trabajamos dos años de esa manera y muy mal no nos fue".

-¿Ha sido la figura de Murthy contaminante como mensajero a Peter Lim? ¿Hubo veces que quiso destituir a Marcelino?
"Éticamente estoy sujeto a confidencialidad, no voy a hablar de veces. La decisión final era de Peter. Cuando hubo una crisis de resultados enorme en el Valencia se plantearon conversaciones y opiniones, pero al final la decisión era de Peter, como ahora, si no lo hubiese querido mantener no lo hubiese mantenido".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook