04 de enero de 2020
04.01.2020
Valencia10Eibar

Maxi Gómez, el rey de Mestalla

El uruguayo, de regreso al once, regala un soberbio testarazo para que el Valencia se haga sitio en la tabla

04.01.2020 | 15:32
Maxi Gómez, el rey de Mestalla

Aunque parezca mentira, el Valencia fue capaz de salir airoso del final de 2019 sin Maxi Gómez, ausente desde su lesión en el Ciutat y de vuelta al once contra un Eibar al que se ganó gracias a un tanto suyo, el séptimo en su cuenta particular en lo que va de curso. El máximo artillero de la plantilla no sólo fue el mejor por haber metido el gol de un triunfo por la mínima, encima con un testarazo como mandan los cánones, sino también por el valor de todo lo que hizo durante la hora que estuvo en el campo, ya fuese descargando o distrayendo a los defensas para que el funcionamiento del ataque fuese completamente coral. Lo especial de Maxi es que tratándose de un 'nueve' de manual, de los que quedan pocos, para que destaque no hace falta que sea él quien marque. Lucir, luce igual.

En su primer partido del año, el Valencia consiguió el objetivo que se había propuesto de cerrar la primera vuelta invicto en Mestalla, además con la portería a cero justo el  día en el que más convenía echar el candado por el bien de Jaume y de su primera titularidad por decisión exclusivamente técnica. Con más volumen tras haber ido recuperando jugadores y mejor mandíbula en ataque, especialmente en el primer acto, la propuesta dejó al Eibar lejos, más por sensaciones que por oportunidades, de emular antiguas hazañas en un estadio donde cada una de sus visitas coincidía con un renuncio de los locales.

Pese a bajar el pistón en el útimo tramo, el Valencia no se dejó sorprender y por donde los armeros le encontraron resquicios allí apareció precisamente Jaume, otro ejemplo de la lógica con la que gobierna Celades. El técnico, aunque con jugó con fuego retardando el cambio de dibujo con el que amarrar el resultado, maduró el partido hasta el gol y tuvo las ideas claras a la hora de darle el balón a un rival que, salvo prolongarlo por los costados para colgarlo como fuese al área, no se prodigó ya mucho más con él.

El Valencia entró en 2020 con la cabeza bien alta, como si el testarazo con el que Maxi abrió la lata fuese la metáfora de un grupo al que nadie le tosía cuando estaba hecho un tirillas y que ahora, con los mejores en el campo y un banquillo de garantías, se está poniendo cachas. En un partido sin margen de error, el equipo sacó los codos para hacerse sitio en la clasificación, aprovechar el resbalón de un Sevilla con menos cuajo y viajar el próximo lunes a Arabia Saudí dispuesto a llevar la voz cantante ante contrincantes del tallaje que le faltaba a los eibarreses.

El Valencia, especialmente en el inicio, tiró de colmillo. Por su parte, sin balas en la recámara, el Eibar se agarró a la poca metralla que tenía. El hilo argumental del partido no tuvo nada de sorprendente. Con su presión arriba Mendilibar encapotó la salida de balón en un día de Parejo en versión fallona, pero en cuanto Rodrigo, Ferran y Maxi asomaban por el área de Dmitrovic el peligro se hacía presente. Tras un intercambio de tiros más estéticos que peligrosos, Maxi fue el primero en coger cuerpo. Primero avisó con un fuera de juego y luego con un pase de la muerte que no rebañó Rodrigo. Pero a la tercera, gracias al muelle que tiene en la frente, el centro que Wass le puso medido fue gol. Por el costado derecho, entre el danés y Ferran, a Cote se le saltaron las costuras.

Estadísticas completas del partido


En contra de lo que se presagiaba, pese al viento a favor, el Valencia no cogió vuelo en el segundo acto. El juego coral del primero se terminó esfumando entre acciones aisladas de Ferran y Rodrigo en las que, sin conectar el último pase para transformar alguna contra, los minutos see empezaron a consumir sin que llegara la sentencia. En pleno barullo, aunque sin llegar a perder el sitio, fue el momento de Jaume, tan acertado como Diakhaby, el otro titular que no se daba por sentado. El de Almenara, que ya había estado al quite con Pedro León e Inui, disolvió las chances de un Eibar que tuvo sus opciones cuando el juego se volvió espeso. Celades, consciente de la importancia de blindarse, puso a Kondogbia y quitó a Rodrigo para formar un 4-3-3 más conservador. El regalo, gracias a un rey mago venido no de Oriente sino desde Uruguay, fue la victoria.

Las notas del Valencia - Eibar


Ficha técnica:

1 - Valencia: Jaume Doménech, Wass, Diakhaby, Paulista, Gayá, Parejo, Coquelin (Cheryshev, m.89), Ferran, Soler, Rodrigo (Kondogbia, m.83) y Maxi Gómez (Gameiro, m.71).

0 - Eibar: Dmitrovic, Tejero, Oliveira, Bigas, Cote, Pedro León, Sergio Álvarez (Atienza, m.65), Expósito, Inui (De Blasis, m.71), Charles (Quique, m.82) y Sergi Enrich.

Goles: 1-0, m.27: Maxi Gómez.

Árbitro: Alejandro José Hernández Hernández (Comité canario). Mostró tarjeta amarilla al local Wass (m.77) y al visitante Charles (m.62). Expulsó a Oliveira (m.90) por doble tarjeta amarilla.

Incidencias: partido de la decimonovena jornada de LaLiga Santander disputado en Mestalla ante 39.702 espectadores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook