12 de enero de 2020
12.01.2020
SEGUNDA B Grupo III

Análisis del Valencia Mestalla

La reacción de la primera vuelta insiste en la importancia de acorazar el Puchades para concretar la permanencia

12.01.2020 | 12:52
Análisis del Valencia Mestalla

El MVP es para Vicente Esquerdo, cuya participación con el primer equipo responde a los méritos. La revelación para Hugo Guillamón, que ha reivindicado su condición de central. El fichaje de la temporada es Jordi Sánchez, goleador y alfa dentro del vestuario. El gol de la primera vuelta va para Esquerdo, ante el Orihuela. El momento más duro lo marca la grave lesión de Marc Ferris, otra vez el cruzado. El Derbi ante el Atlético Levante (3-1) queda como el mejor partido. El peor, la derrota ante el Prat, en casa (1-2). Entre uno y otro, jornada 10 y jornada 12, está el punto de inflexión de la primera vuelta: la victoria en Miralcamp, con gol vital de Pascu. El triunfo ante el Villarreal B marca un antes y un después en la forma de competir, en positivo. Chema Sanz dio con la tecla, encontró el equipo y desde entonces se ha manejado con la misma base y las mismas bases: solidez, equilibrio, eficacia en las áreas. Un bloque más táctico y algo menos vistoso, más eficiente para puntuar, más fiable.

El Mestalla encontró un camino cuando parecía perdido y lo sigue alimentado. El míster no es de hacer experimentos. Si algo funciona matiza, pero no mete la zarpa. Así empezó a sacar puntos con regularidad, cuestión básica para el objetivo principal: conquistar la permanencia. La línea refuerza la importancia de la célebre media inglesa. La fuerza del filial está en el Puchades, con su gente, en su terreno de juego, lejos de la guerra de guerrillas y las ratoneras en césped artificial. La intención en la segunda vuelta insiste en la importancia de sumar el mayor número de victorias en casa, ganar más que empatar. Hacer colchón y fuera competir al máximo también, pero liberados; mentalizados para sufrir, pero lejos de la angustía experimentada en algunas jornadas, incluso en el Puchades.

Proyecto, asuntos pendientes

El Mestalla comenzó con cambios y altibajos. Malos partidos, por un lado. Por otro, partidos vistosos, pero donde se fallaban ocasiones y, por supuesto, tampoco se ganaba. La reacción protagonizada por Chema Sanz no se recordaba desde los tiempos de Curro Torres. Con una victoria en diez jornadas buscar un impulso a través de un cambio de entrenador podía ser alternativa, pero el míster resistió desde la otra lógica del fútbol, la que tiene que ver con el trabajo, la capacidad para llegar al jugador, la naturalidad y la conexión con el vestuario. Chema Sanz no levanta la voz, pero mezcla recursos de pizarra con otros que dan volumen a lo emocional. El mes de noviembre fue histórico.
Nada es sencillo, quedan asuntos pendientes y el club debe ser consecuente. Hugo y Pascu terminan contrato. Si salen libres... toca asumir el riesgo. Musah y Koba no pueden estar perdidos en el limbo. Hay talentos que reclaman un proyecto. Jordi Escobar está para recuperar o para cortar. El mercado está abierto y se buscan refuerzos, pero si La Academia está para generar activos hay que apostar: fichar o hacer futbolistas como Pablo Gozálbez, Hugo González o Menargues.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook