25 de febrero de 2020
25.02.2020
CENA DE JUGADORES

Gabinete de crisis en el Valencia CF

Después de reunirse con los capitanes, Murthy asegura que es "momento de compromiso y exigencia"

26.02.2020 | 00:10
Gabinete de crisis en el Valencia CF

La goleada encajada frente a la Real Sociedad en San Sebastián (3-0), la última de una humillante serie que empezó a principios de enero con el 1-3 a manos del Real Madrid en la Supercopa, ha disparado todas las alarmas en el Valencia CF. Desde entonces se han sucedido los gabinetes de crisis entre todas las partes implicadas, de manera especial en la jornada del martes. El intenso día empezó con la presencia en Paterna del presidente, Anil Murthy, para reunirse con los cinco capitanes, prosiguió con una charla del principal representante de Peter Lim en el club con el cuerpo técnico al completo y terminó con una cena exclusivamente de equipo.

Por la tarde, Murthy confirmó el cónclave que había mantenido después del entrenamiento con los cinco capitanes: Dani Parejo, Jaume Domènech, José Gayà, Rodrigo Moreno y Geoffrey Kondogbia. «Bajas tenemos, y el año pasado también. Los capitanes y yo estamos de acuerdo con que estamos muy cerca de los objetivos –clasificación para la Champions 20/21–. Ahora es momento de trabajar con compromiso y exigencia»,concluyó en el acto celebrado en la Estación del Norte en la exhibición de fútbol en silla de ruedas A-Ball.

Las palabras de Dani Parejo tras la debacle de Anoeta en las que invitaba también al club a «reflexionar» por el no fichaje de un central, desde la grave lesión de Ezequiel Garay el 1 de febrero, evidenciaron como los futbolistas esperaban más del club en la labor de reponer con celeridad la baja del argentino. Lo cierto es que la relación entre los futbolistas y el presidente es tensa. Este martes, a excepción de Kondogbia, ningún otro futbolista, al marcharse del campo de entrenamiento a la ducha, se acercó a Murthy y César Sánchez, director de Fútbol, para estrecharles la mano. Los dos dialogaron antes largo y tendido, mientras esperaban el final de la sesión para verse con los capitanes.

El encuentro tuvo lugar a petición de Murthy. La conclusión última de la cita es el compromiso de todos para 'remar' juntos en los tres meses que restan de temporada. «Hay que ir a por los 13 partidos que quedan en la Liga y a por la remontada contra la Atalanta, todo... los aficionados lo merecen. Este año la gente tenía mucha ilusión y no podemos fallar», terminó el presidente valencianista en el citado acto de la Estación del Norte. En la reunión, en tono serio y constructivo, se abordaron temas como las declaraciones de Parejo, que molestaron a Murthy, y otras cuestiones que preocupan al equipo: el exceso de lesiones, las posibles causas, la fatiga acumulada por exceso de minutos o la preparación de una temporada con cuatro competiciones de máxima exigencia.

Según pudo saber SUPER, que destapó la reunión, unos y otros adquirieron el compromiso de no arrojar la toalla. En este sentido, el club debe aún cerrar un recambio a Garay urgentemente. Además, todos apelaron al compromiso y la exigencia que rige en todas las direcciones dentro de una entidad como es el Valencia CF. Asimismo, el presidente mostró su confianza en la reacción de un equipo que ha enderezado otras situaciones difíciles, un grupo ganador como quedó claro hace menos de un año. Después de verse con los pesos pesados del vestuario, Murthy y César cerraron la mañana en Paterna con otro cónclave, esta vez con Albert Celades y todo su cuerpo técnico. Ellos son los encargados de dirigir la respuesta del equipo sobre el campo. De manera inmediata, este sábado ante el Real Betis.

Y por la noche en un restaurante de la Avenida de Primado Reig se vivió el último capítulo de un intenso día de reuniones. Una cena de equipo exclusivamente de jugadores. No hubo nadie más. Ni Celades ni ningún otro técnico. La cita con mesa y mantel sirvió para fortalecer los vínculos entre sí y en ayuda de un entrenador que vive un momento delicado. Ahora al equipo le esperan dos partidos cruciales para no decaer en su ánimo de competir por una plaza Champions, Betis y Alavés, antes de recibir a la Atalanta en la vuelta de los octavos de final. Horas después del 4-1 sufrido en Italia, los jugadores transmitían fe en sus opciones de remontada el 10 de marzo en Mestalla.

La cena, planificada tras el desastre de San Sebastián, se aprovechó para que el grueso de jugadores conociese al detalle los puntos hablados con Murthy. Además, se apostó por fijar todos los sentidos en lo futbolístico y no perder la química con la afición. Las distancias con las plazas cuarta y tercera de la Liga no son insalvables –cinco puntos–. Sin embargo, la efectividad de esta serie de encuentros y reuniones anti-crisis deberá probarse contra el Betis en esta próxima jornada 26. «Va a ser muy importante, un día en el que todos debemos estar juntos en casa, donde tenemos que seguir siendo muy fuertes», aseguraba por la mañana Carlos Soler.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook