20 de marzo de 2020
20.03.2020
CORONAVIRUS

Lim: Cultura y conciencia contra el Covid-19

El propietario del VCF ofrece las camas de sus hoteles, refuerza las becas a jóvenes deportistas con problemas y apadrina el reparto de mascarillas entre los mayores

21.03.2020 | 10:26
Lim: Cultura y conciencia contra el Covid-19

El máximo accionista del Valencia CF, Peter Lim, participa activamente en la batalla de la sociedad civil contra el coronavirus, la pandemia que ha causado la muerte de más de 10.000 personas expandiéndose ya por 183 países. La línea de actuación del empresario, dueño del holding 'Thomson Medical Group', se extiende en varios frentes. Desde el Valencia CF, siendo el primer impulsor de las medidas de protección tras el partido de Champions en Milán, hasta el compromiso con la tercera edad y los deportistas menos favorecidos que en su país sueñan con ser olímpicos, pasando por lo hecho en Manchester. La seriedad con la que Lim se ha tomado desde hace un mes la lucha frente al Covid-19 está fundamentada en la cultura de disciplina y orden de Singapur, donde el virus ha afectado en menor medida de lo que podía preverse por proximidad geográfica y espiritual con China.

En el Reino Unido el propietario del Valencia ha puesto a disposición de las autoridades sanitarias (NHS) los dos hoteles temáticos sobre el Manchester United que abrió hace unos años en sociedad con los ex jugadores Gary Neville y Ryan Giggs. Los tres, por tanto, han decidido colaborar con 176 camas del 'Hotel Football' en Old Trafford y el 'Stock Exchange Hotel' en el centro de la ciudad industrial. Los dos están liberados de turistas para que los médicos puedan instalar en ellos sus equipos y tratar o aislar a personas que estén afectadas por el coronavirus. El lunes, precisamente el Chelsea, anunció una medida similar abriendo al NHS el hotel cerca de Stamford Brigde, propiedad del magnate ruso Roman Abramovich.

La concienciación ciudadana en la ciudad-estado de Singapur ha sido una de las claves por las que el pequeño país de 5,7 millones de habitantes ha podido hasta la fecha contener la expansión del Covid-19. Un par de días después de estallar la crisis a principios de año, el gobierno singapurés reaccionó con celeridad prohibiendo los viajes desde China y estableciendo 'termoscanners' en un aeropuerto cargado de vuelos internacionales procedentes de Estados Unidos y Europa, además del gigante asiático. Sin embargo, el desplazamiento antes del brote de miembros de la amplia comunidad china para celebrar el Año Nuevo acabó trayendo consigo el virus. Hoy Singapur cuenta con más de 400 positivos y sus dos primeras muertes se han confirmado el sábado 21 de marzo.

Prohibidas reuniones y actos con más de 250 personas

En las últimas horas el aumento de contagios (30 de las 40 nuevas infecciones importadas) ha hecho redoblar la guardia a las autoridades de Singapur, donde hasta hace poco el distanciamiento social estricto permitía hacer una vida relativamente normal con, por ejemplo, las escuelas abiertas. Este viernes el gobierno de centro-derecha avanzó la prohibición de acontecimientos y reuniones de más de 250 personas. Quienes no cumplan con el requisito de la Ley de Enfermedades Infecciosas, y sumen una primera ofensa a las reglas sanitarias, podrán ser multados con hasta 10.000 dólares de Singapur y penas de cárcel de seis meses. El respeto a las normas en un país donde no se puede fumar o masticar chicle en las calles ha obtenido éxitos en la contención del virus, pese a que a principios de marzo Singapur apareciese en la lista de zonas rojas a nivel mundial. Salvador Illa, ministro de Sanidad español, nombró a esta nación insular, situada en la esquina sur de la península de Malasia, junto a China, Lombardía, Corea del Sur, Japón e Irán como los focos de riesgo el mismo día que instó a que el Valencia-Atalanta se jugase a puerta cerrada. 

En este contexto de alarma por la propagación del Covid-19, Peter Lim ha querido dar una inyección de confianza y tranquilidad a uno de los colectivos que apadrina en la Fundación que lleva su nombre, los deportistas en formación con problemas de índole económica o social. El inversor ha tomado la decisión de reforzar en los próximos meses la cantidad para becas que garantiza junto a la Fundación Olímpica de Singapur. Un plus en tiempos de incertidumbre para jóvenes singapurenses que tratan de forjar una carrera deportiva en condiciones de precariedad. En 2019 Lim se comprometió a aportar más de ocho millones de euros para el periodo 2021-2030.

 

Kim Lim repartió entre los mayores un millar de 'packs' anti-Covid-19

La prensa asiática, asimismo, recuerda en las últimas horas como, a finales de febrero, la familia Lim, a través de Kim, la hija del empresario, se encargó de hacer llevar a cerca de un millar de ancianos de Singapur un 'kit' de protección ante el virus: geles desinfectantes para manos, jabón y mascarillas. Mil 'packs' que la joven de 28 años donó procedentes de la compañía de atención médica que lidera: 'Illumia Medical and Therapeutics'. Gracias a la ayuda de una treintena de voluntarios, entre el personal de este centro y algunos amigos, repartió el material, además de folletos de información sobre el coronavirus y consejos básicos de higiene entre los mayores de los barrios del sur y el este de la ciudad, poniendo en práctica la conducta de contactos a distancia de uno a dos metros.

"La mayoría se mostró agradecida y feliz. Me hace feliz ayudar a nuestros mayores, ya que son los más frágiles en momentos de enfermedad", dijo Kim Lim, quien durante años ha participado en otras campañas de carácter solidario apadrinadas por su padre como el reparto de cestas con alimentos para los que menos tienen.

La nacionalidad y el origen de Peter Lim, sin duda, han influido en el protocolo de seguridad que el Valencia CF impuso desde el regreso de San Siro, el 19 de febrero, para intentar aplacar la propagación del coronavirus. Pese a ello, el hecho de viajar a la Lombardía -principal foco en Europa- para jugar la ida de los octavos de final de la Champions, y el regreso a casa de 2.500 aficionados valencianistas, que también expandieron la epidemia por València, incidieron directamente para que el club esté también tocado por el virus que se originó en un mercado de la ciudad china de Wuhan. El pasado fin de semana diez jugadores del primer equipo, además de varios miembros de staff de apoyo, dieron positivo en las pruebas específicas PCR para detectar al virus.

Decisiones como la de no comparecer en ruedas de prensa o zona mixta, el distanciamiento de los aficionados en la solicitud de fotografías o autógrafos con tal de evitar contagios, aislar a la plantilla hasta el punto de viajar a Vitoria desde la terminal privada de Manises o el último gabinete de crisis creado para romper la cadena de propagación entre los familiares y contactos cercanos tienen su fundamento en las directrices de Lim en el asunto del coronavirus. El propietario valencianista reside en una ciudad-estado en la que, aparte de los médicos, unos 140 rastreadores de contactos del Gobierno, ayudados por la policía y servicios de seguridad, tratan de crear un mapa fiable de las red social que ha podido tejer cada uno de los 385 contagiados.
 

2.000 pruebas al día y clínicas especializadas

En Singapur la crisis del coronavirus no ha cogido a nadie con el pie cambiado: la experiencia vivida con el virus SRAS hace 17 años dotó de medios y planes de prevención contra este tipo de virus novedosos. En el país de Lim cada día se realizan más de 2.000 pruebas de coronavirus, rápidas ante cualquier caso sospechoso. El sistema de salud pública cuenta con clínicas especializadas contra epidemias y ha aislado a 5.000 contactos directos de los contagiados tratando de establecer cómo se ha desarrollado la cadena del virus. Los rastreadores gubernamentales consideran que el paciente cero estaba en una cena de Año Nuevo, entre un grupo de amantes de la música, que en el momento de cantar expulsó gotículas respiratorias. Después se extendió entre las familias, los conocidos de un gimnasio y en una iglesia, donde se dio la mayor concentración.

Además, el país asiático ya está llevando a cabo una prueba basada en la proliferación de anticuerpos para conocer a las personas que han superado el Covid-19 pudiendo ser inmunes. Incluso, a través de internet y aplicaciones se divulga 'on line' información actualizada sobre dónde viven, han paseado o trabajado los pacientes. Un sistema que pone al límite las libertades individuales... sin duda, difícil de conjugar con otras mentalidades como las de las democracias en Europa o Estados Unidos.


También te puede interesar

Acción solidaria de la plantilla del Valencia CF con los más desfavorecidos

"Me alarmó ver a tanta gente en las calles de València"

"Fue una locura jugar el Atalanta-Valencia a puerta abierta"
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas