22 de abril de 2020
22.04.2020
Superdeporte
EL DESPEGUE DE PICCINI

La clave para el lateral derecho del Valencia CF

El Covid-19 dejó en pausa la reentrada del lateral italiano, preparado para volver a competir a las órdenes de Celades

22.04.2020 | 15:15
Una imagen de Piccini, Correia y Florenzi

La plantilla, el cuerpo técnico y todos en el Valencia CF trabajan a la espera de las garantías del Ministerio de Sanidad y de que se pueda activar el protocolo de LaLiga. Lo fundamental es poner en marcha otras muchas cuestiones de la vida, pero –en clave fútbol– terminar la temporada es importante. En el apartado individual, completar el curso tiene valor añadido para jugadores como Cristiano Piccini. El estallido del Covid-19 cortó la progresión del italiano en un momento clave para su regreso: integrado en las rutinas de trabajo y cogiendo el ritmo necesario para volver a una convocatoria. La pausa tiene doble filo en su situación. Por un lado, supuso y supone un frenazo. Por otro, le brinda tiempo extra para volver a competir y demostrar que es competitivo.

Recuperar la dinámica previa al confinamiento no será fácil para nadie. Piccini estaba cogiendo tono y tendrá esa dificultad añadida en Paterna. El equipo está siguiendo un plan específico en casa; los jugadores no están de vacaciones, pero mantener las sensaciones es imposible. La pretemporada no será la pretemporada habitual, también estará condicionada por el coronavirus y eso afectará a la calidad de la puesta a punto. Arrancará por parejas o por grupos reducidos, paso a paso. Ahí está el handicap para el italiano. Algo parecido sucede con otros lesionados, pero con una diferencia: la gravedad y la duración, el tiempo sin competir.

Mentalidad e ideas claras

Piccini está preparado para reciclar en ventaja cualquier tipo de desventaja. Este impasse es una oportunidad. Cristiano ha dado una exhibición de mentalidad y profesionalidad –nivel súper– durante la recuperación. Durante estos meses, el italiano lo ha dejado patente a través de redes sociales y de las plataformas del club. En casa se ha montado un centro de entrenamiento para simular el día a día en la ciudad deportiva.

Mano a mano, Wass y Florenzi

Piccini está perfecto para empezar a sumar minutos y confianza, que es lo único que necesita. Para el lateral derecho están Daniel Wass y Alessandro Florenzi, más Thierry Correia. Robarles minutos al esprint no será sencillo, más todavía sin margen en la lucha por las plazas de Champions y Europa League, pero Piccini está preparado para esa disputa. El florentino tiene más ganas que nadie; hace mucho que no juega y sabe que hay cosas importantes en juego. Antes del Estado de Emergencia su mente estaba en los partidos ante la Atalanta y el Alavés.

El italiano tiene ganas de demostrar lo que puede aportar. Celades tiene ganas de contar con él. No sólo son los partidos (once jornadas de LaLiga), el día a día también tiene un peso enorme.

El salto en el lateral derecho

El Valencia CF le espera al cien por cien, pero una lesión de sus características –fractura de rótula– siempre tiene un punto de incógnita. Piccini tiene una altura y un físico tremendos; por eso, es básico rodar sobre ese punto exacto de coordinación con balón y agilidad de coco. Algunas dudas sólo se pueden despejar con horas de vuelo y Cristiano está en fase de despegue. En el Valencia CF y en la vida se ha sobrepuesto a situaciones difíciles, también a otras lesiones complicadas. Lo lleva grabado. No es el primer percance al que machaca en un pulso.

La planificación está perfilada y el Valencia CF busca una mejora en el lateral derecho, cuenta con la garantía de Daniel Wass y la reincorporación de Piccini, camino de los 28 años y con contrato hasta junio de 2022. Thierry sale seguro y mantener el standig de Florenzi es complicado. Los caminos del mercado no serán sencillos y la versatilidad del danés siempre es comodín para triplicar posiciones, con el lateral siempre como punto de partida. Esta temporada, la segunda de Piccini, estaba pensada para dar un salto y la guinda con la Eurocopa. La lesión de rodilla ha cambiado el guión, el Covid-19 ha cambiado el destino. El aplazamiento de la fase final a 2021 es una bola extra en color azzurro. Piccini necesitaba un milagro para estar y ahora todo vuelve a depender de su fútbol.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook