21 de julio de 2020
21.07.2020
Superdeporte
ANÁLISIS

Jaume Costa, el vestuario y la última entre Ferran y Dani Parejo

La desastrosa temporada del Valencia CF tiene un germen y se desencadenó por una decisión de Lim. Después pasaron demasiadas cosas...

21.07.2020 | 20:54
Jaume Costa, el vestuario y la última entre Ferran y Dani Parejo

El vestuario del Valencia CF ha dado mucho que hablar en esta temporada que acaba de terminar. Era un grupo de futbolistas hecho a imagen y semejanza de Marcelino -por él dieron la cara en público en los peores momentos de la temporada 2018/19- y cuando el club decidió despedirlo en el mes de septiembre con la temporada empezada y fichar a Celades, el equipo que había ganado la Copa del Rey y se había metido dos temporadas consecutivas en Liga de Campeones empezó a romperse. Y se rompió del todo al poco de que se reiniciara la competición que quedó paralizada por la pandemia del Covid.

El vestuario ha vivido de todo en una temporada para olvidar. Intentó viajar a Singapur, sus capitanes, para hablar con el máximo accionista del club tras el cese de Marcelino y hasta se plantó, en este caso su capitán Dani Parejo, y se negó a hablar en la previa del partido de Liga de Campeones ante el Chelsea de Londres. Querían una explicación a un cese que no entendían.

La situación se recondujo poco a poco con Celades al frente, pero hay un antes y un después en el equipo, entre el mes de enero y la disputa de la Supercopa de España en Arabia ante el Real Madrid, y la lesión de Garay a principios de febrero. De Arabia llegó un equipo derrotado que además fue capaz de cambiarle un día de entrenamiento a Celades, pecado capital, y la lesión de Garay no fue cubierta por ningún otro central dadas las dificultades que encontró el club para ello, porque cuando se lesionó el argentino el mercado ya estaba cerrado. El equipo comenzó a desangrarse por la defensa y hasta Parejo pidió en público al Valencia CF, después de perder en Anoeta, que si el objetivo era estar en Champions, era necesario fichar un recambio de Garay.

Llegó el Covid y se paró la liga y con ello se paró también la deriva de un equipo roto que encajaba goles con suma facilidad. Ocho le hizo la Atalanta en una eliminatoria de octavos de final de Champions, tres el Getafe, cuatro el Mallorca€ El Valencia CF tenía una segunda oportunidad y cuando se disponía a levantarse, de nuevo tormenta en el vestuario. Primero con la decisión del club de no renovar el contrato a Garay, hombre fuerte del grupo y valorado por los compañeros, y poco después, tras el partido ante el Levante UD con el calamitoso fallo de Diakhaby que evitó la victoria. Celades señaló al francés en público y el grupo se partió definitivamente. La situación se volvió insostenible cuando Pichi Alonso, exfutbolista y comentarista de televisión, dijo que le habían chivado que Diakhaby se puso a llorar después de una reunión con Celades en la que el técnico le mostró sus errores. Parte del vestuario señaló al cuerpo técnico y Kondogbia dijo aquello de "el traidor es como la serpiente, pica y se esconde". De por medio broncas entre Maxi Gómez y el entrenador que casi terminan en pelea, una cena de equipo para hacer piña que convocaron los capitanes y a la que solo acudieron nueve futbolistas, o la última: Ferran se negó a calentar después del partido ante el Valladolid y Parejo le dijo si no sales a entrenar no juegas más en este equipo. El entrenador ya era Voro.

El vestuario del Valencia CF ha visto esta temporada como el director deportivo les dice que Celades va a seguir y a las horas Peter Lim lo ha cesado. Ha visto de demasiado, ha encontrado demasiadas excusas y eso es lo que se les puede dar a los futbolistas, excusas. El último capítulo ha sido, otra vez, a través de las redes sociales, como el comunicado de Garay o el mensaje de la serpiente de Kondogbia. Solo un día después de perder en Sevilla y certificar que el Valencia CF termina noveno en la liga y fuera de las competiciones europeas, un día después de consumar el fracaso, Guedes y Ferran muestran imágenes de sus vacaciones ante el enfado de los aficionados. Pero en las redes sociales no todo son fotos ingenuas que las carga el diablo, hay futbolistas que las han utilizado para dar la cara. Y eso que pocos son los que pueden salir en público a hablar de su papel a pecho descubierto, sin miedo y sin esconderse. Y entre ellos, sin duda está el valenciano Jaume Costa.

Se crió en la cantera del Valencia CF pero tuvo que buscarse la vida en otros equipos, y cuando menos lo esperaba el destino le dio la oportunidad de jugar en su equipo, la oportunidad de cumplir un sueño. Jaume nunca restó, ni dentro ni fuera del terreno de juego, y ahora que se marcha porque ha estado cedido una temporada por el Villarreal CF, puede hablar con profundidad y sin remordimientos. Y ojo que dice cosas jugosas sobre las causas de la debacle del equipo:

"Fin a una temporada que empezó muy bien y acabo siendo una pesadilla... No hay excusas que puedan suavizar el final de temporada tan horroroso que hemos hecho, pero si hay acciones y hechos que condicionan el día a día de un vestuario. No me escondo, nunca lo he hecho y nunca lo haré. He fallado, lo sé, pero nadie podrá decirme que no lo he dado todo por el club tanto dentro como fuera del campo. Pero no todo ha sido malo para mí... Soy una persona que siempre intenta aprender de los errores y sobre todo ver el lado positivo de las cosas, y me llevo muchas de este año. Me llevo conmigo la experiencia de volver al club que me vio crecer, la ilusión de jugar champions, la de conocer a grandes personas que se han convertido en amigos, la de volver a coincidir con gente de mi infancia, y sobre todo el cariño que me ha transmitido la afición cada vez que ha podido. No os olvidéis nunca que vosotros sois parte fundamental de un club. Gracias de corazón a la gente que confió en mí y a cada uno de mis compañeros por el trato, sois un grupo fantástico y no dejéis que nada ni nadie diga lo contrario. Ahora me toca volver al club que me lo dio todo y me hizo un hombre. Nunca nadie me ha regalado nada y como siempre pelearé para quedarme con los míos. Suerte en todo lo que venga y gracias de corazón".

A buen entendedor pocas palabras: "No hay excusas que puedan suavizar el final de temporada tan horroroso que hemos hecho, pero sí hay acciones y hechos que condicionan el día a día de un vestuario". Ahí está el secreto del fracaso del Valencia CF esta temporada. Entre todos la mataron y ella sola se murió.

También te puede interesar:
El VAR también ha sacado al Valencia CF de Europa.
Peter Lim, acertar o el desastre.
¿Qué nota le pones a cada jugador esta temporada?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook