29 de agosto de 2020
29.08.2020
Superdeporte
LAS CHARLAS DEL BAR TORINO

"¿Cómo nos va a tener en cuenta Meriton si no nos necesita?"

Marcos Colomer, un valencianista de Alzira que trabaja en banca en Londres. Dice que Peter Lim le ha engañado una vez, pero no le volverá e engañar

29.08.2020 | 18:41
"¿Cómo nos va a tener en cuenta Meriton si no nos necesita?"

Tercera edición de Las charlas del Bar Torino. El protagonista de hoy es Marcos Colomer, un alzireño que trabaja en banca en Londres después de pasar por Barcelona y Bilbao. Asegura que para él estar en Mestalla es como estar en el cielo, y que su decepción con Peter Lim ya no tiene remedio. Tiene una idea para 'luchar' contra Meriton.

Carlos Bosch: ¿Qué hace un valencianista de Alzira trabajando en banca en Londres?
Marcos Colomer: Estoy en Londres porque estudié un master de finanzas en Bilbao, luego fui a trabajar en banca corporativa en Barcelona, me encanta viajar y ver mundo. Mi mujer es extranjera...
CB: ¿De dónde es?
MC: De Canadá, de hecho hay una peña valencianista en Canadá, vi su bandera en el partido del centenario y me hizo mucha ilusión.
CB: ¿Cuánto tiempo fuera de casa?
MC: Me fui de València en el 97.
CB: En mi casa todos somos valencianistas, pero mi madre y yo muy militantes. Mis hermanas son valencianistas pero un poco por inercia, no saben ni cuándo juega el Valencia. Mi hermana se fue a estudiar a Barcelona y vive allí, es más valencianista que nunca. ¿La distancia fomenta ese sentimiento?
MC: Sí, sin duda, la distancia te da nostalgia, esa sensación que te estás perdiendo lo que viven tu familia y tus amigos, te pierdes el día del Valencia, aquello que más quieres, que es el Valencia.
CB: ¿Es el Valencia CF lo que echas de menos, la familia, los amigos, o el Valencia CF resume todo lo que echas de menos?
MC: Es difícil responder a esta pregunta, es buena... Evidentemente tienes la familia y los amigos, pero el Valencia es algo que como nunca te puede fallar... Mira, la sensación de estar en Mestalla y pensar que 'mañana me tengo que ir... mañana ya no estoy en Valencia...'.
CB: Ay, ay, explique eso por favor.
MC: Es la sensación de pensar, 'estoy en el cielo, este es mi sitio, aquí es donde quiero estar, y vale, este partido estoy aquí, pero el próximo no estaré aquí', y esa sensación de no poder disfrutar de todo esto que los 40.000 que te rodean sí pueden disfrutar...
CB: Te quedas un poco vacío...
MC: Sí. Es como estar enamorado de una persona que no verás en meses. Y es duro, es pensar sí, lo veré por la tele, la radio, internet... sí, pero estar en Mestalla...

CB: En Londres vivirás enganchado a internet para saber todo lo que pasa en el Valencia.
MC: Sí, hay veces que no estoy tan al día, pero sobre todo cuando la cosa no va bien. Si te fijas no te he llamado cuando el Valencia CF ganó la Copa...
CB: Cierto.
MC: Cuando veo que somos felices, perfecto, pero cuando veo que hay cosas que tenemos que cambiar y como tú tienes una opinión que llega a mucha gente, pues te llamo con esa intención, para saber qué piensas y cómo ves las cosas, pero también pienso, 'si le digo algo que a lo mejor él no lo sabe, o no le da importancia, para ver si así logro que tú incidas en eso y que pueda llegar cuantos más valencianistas mejor... por eso te llamo a veces. Mira, no hay nada que quiera más en este mundo que el Valencia CF. Sí, está mi padre, mi madre, mis hijos, mi mujer... pero están prácticamente al mismo nivel.
CB: Ay, ay, ay...
MC: (Risas) Puedes publicarlo.
CB: ¿Su mujer entiende el castellano?
MC: No (risas).
CB: ¡Ah, amigo, ahí está la trampa!
MC: Ella no lo leerá, ni abrirá el periódico. Ella sabe decir SUPERDEPORTE porque le digo que si pasa por el kiosko me lo compre, pero nada más.
CB: Es decir, cada vez que me has llamado desde Londres lo hacías con la intención de influir en mí pero desde la preocupación poro el Valencia... ¡Es bonito!
MC: Sí. Lo que pasa es que por fin la gente, o me da la impresión de que por fin la afición se ha dad cuenta de que esta gente está aquí para hacer negocio y que el fútbol les da lo mismo, y hablo de Meriton. El Valencia CF para ellos es un medio para hacer negocio y le da igual el tema deportivo... es la impresión que tengo de lo que piensa la afición. Y mi impresión.
CB: ¿Y eso como lo lleva una persona que acaba de decir que el Valencia CF está al mismo nivel de cariño que sus padres o sus hijos? ¡Me explota la cabeza de pensarlo!
MC: Pues imagínate. Y sobre todo cuando tenías el sueño de que vendrían a hacer un Chelsea o un Manchester City, que tenían la ambición de hacer un club grande.
CB: Eso lo llegamos a pensar muchos, yo por ejemplo.
MC: Mira, yo tenía un conocido que conocía a uno de los consejeros que estaban en la directiva con Salvo y fue de los primeros que me dio el nombre de Lim, y yo le decía a la Peña Valencianista Lo Rat Penat de Barcelona les decía 'oye, Peter Lim, nos salva este hombre'. Y ahora parece que no, somos un medio para que él haga su dinero. Punto. Es muy duro porque es una gran decepción, sobre todo porque dices, mira me he decepcionado pero tiramos para adelante, pero es que para adelante tenemos años de esto...
CB: Yo como periodista no te puede decir si para Meriton el Valencia solo es un medio para ganar dinero, eso para decirlo hay que demostrarlo con papeles...
MC: Yo tampoco lo puedo afirmar, pero es la sensación que me da.
CB: Pero sí es una certeza que tu sensación es real, es una realidad que gran parte de la afición piensa que Meriton está en el Valencia CF para ganar dinero. ¿Meriton puede hacer algo para que dejes de tener esa sensación?
MC: Esta pregunta es la clave. Creo que Meriton sí puede cambiarlo. Creo que están a tiempo. Me gustaría creer que sí.
CB: Pero eso lo dices desde el corazón, desde el valencianismo, no desde la razón.
MC: Desde la razón los mandaría 'a fer la má, pero claro, están ahí.

CB: Pero volvamos a la pregunta anterior, para estar a tiempo de cambiar esto, ¿qué deberían hacer?
MC: Primero el respeto, si no respetas ya es una señal de que estás ahí para lo que estás, que te importa cuatro pitos si ganamos o perdemos, incluso si ganamos la Champions. Bueno, les importa ganar la Champions porque revalorizan a los jugadores. Pero sobre todo cambiarían las cosas respecto a Meriton construyendo un equipo serio, porque lo que están haciendo de vender jugadores a precio de saldo, lo de los pagarés de ya te veré, por cierto me gustó mucho esa portada. Pero el respeto no solo significa gestos, significa también que hagan un equipo serio, grande... Por ejemplo David Silva, que dice que el Valencia CF no se puso en contacto con él, a ver, es una fichaje que a la gente le habría dicho, 'vaya, estos...'. La gente sabe perfectamente que Silva no es lo que era, pero no puedes hacer lo de Parejo.
CB: Ahí voy yo cuando hablo de falta de sensibilidad, cuadre usted el balance pero piense en el aficionado cuanto toma algunas decisiones.
MC: ¿Pero cómo nos van a tener en cuenta si no nos necesitan? Si tienen más del 80% de las acciones... ¿De qué manera les podemos decir 'oye, respétame'? ¿Qué podemos hacer?
CB: El otro día había mil personas en la plaza de la afición en el mes de agosto, con pandemia y sin fútbol.
MC: Tiene que haber una manera... por supuesto sin violencia, claro. ¿Pintadas en Mestalla? Tampoco me gusta, eso... Lo que yo veo es no hacer nada que sea ilegítimo, pero podemos hacerle ver al mundo que ellos están gestionando mal, que el fútbol no es una empresa sin más, y su ellos buscan socios para el futuro, y esos socios han visto en el Financial Times o en The Economist, que ellos dicen una cosa y luego haces otras, o que el activo más importante de un club de fútbol, que es la afición, la desprecias, pues el potencial socio a futuro igual piensa que no le interesa y puede tener dudas.
CB: Las movilizaciones de los aficionados han tenido resultado. Que el presidente ha hecho una carta, la carta estará bien o mal, es la prueba de que les ha escocido. El germen de la carta son las protestas en Valencia frente a Mestalla, y el eco que han tenido a nivel internacional. Que haya salido en Singapur da a entender que esa que tú dices es una vía a seguir explorando.
MC: Así es. Movilizaciones y que los medios de comunicación internacionales se hagan eco, porque ellos tienen una imagen y un prestigio que tienen que cuidar, y si ese prestigio lo minamos de manera limpia y cabal, no se trata de calumniar...
CB: Es decir 'oiga, estos señores vinieron aquí y dijeron que iban a hacer una A, y están haciendo una B'.
MC: Eso es. Es lícito, legal, sobre todo es justo, entonces, ¿cuál es el problema?
CB: Coincidí con un valencianista que me dijo veo imposible que Meriton conquiste mi corazón...
MC: Sí, lo recuerdo. Jamás volverán a conquistar mi corazón. Mira, ya sé que Marcelino era raro y tenía sus cosas, de hecho cuando era entrenador del Villarreal CF me caía fatal, no lo aguantaba... Viene a Valencia y empieza a gustarme, pero en el momento que lo echan ya ves algo raro y dices, ¿'qué está pasando'? Luego Mateu, que estoy de acuerdo en una cosa, el proyecto no era Marcelino, era Mateu, pero el entrenador que lideraba el equipo aunque hiciera cosas que no gustaban, que si Zaza, que si no ponía a Kang in...
CB: Cada maestrillo tiene su librillo y a Marcelino ese le funcionaba...
MC: Claro, ¡Copa del Rey Carlos! Ante el Barça de Messi...
CB: ¿Puedes explicarme qué supuso para ti aquello, aquel cese?
MC: Yo estaba... hay una foto de la celebración del gol de Rodrigo en Stamford Brdige ante el Chelsea en la Champions que yo estaba en la parte de los valencianistas, bajo, y fui pensando que nos meterían cuatro. Jamás me he visto celebrando tanto un gol, con la boca tan abierta como si estuviera loco. Estaba ido, con los ojos fuera de las órbitas, mirando a Rodrigo porque en ese momento estaba pensando, joder, es posible, podemos... De hecho, cuando los jugadores salían del hotel camino al estadio, un amigo de la Peña Lo Rat Penat de Barcelona y yo les mostramos un cartel con esta frase: 'A nosotros también nos han traicionado, hacedlo por nosotros', y recuerdo que los jugadores lo leían y comentaban... recuerdo a Garay comentarlo con algún otro. De verdad que yo llegué a pensar que este año nos íbamos a segunda. Hemos aguantado hasta navidad hasta el Ajax...

CB: Ya no aspiras a que Lim reconquiste tu corazón...
MC: No, no. No me las quiero dar de listo pero siempre pensé que había algo raro. Recuerdo la fiesta de los veinte años de la Peña Valencianista Lo Rat Penat de Barcelona, yo estaba ya en Londres y volé hasta Barcelona y le di un abrazo a Peter Lim porque fue a la fiesta... ¡Yo le di un abrazo a Lim! Estaba Layhoon que por lo menos era más diplomática que el diplomático, pero claro, desde el principio Layhoon insistía tanto en que llegaban a Valencia para hacer esto y lo otro, y cuando insistes tanto en una cosa, te da que pensar.
CB: Hay cosas que no se dicen, se hacen.
MC: Y se hacen desde el principio y el tema del estadio es un ejemplo.
CB: Es aquello de que no están cumpliendo con lo que prometieron.
MC: Son muy listos... ¿Nos engañaron? Sí. ¿Querían hacer las dos cosas, equipo grande y ganar dinero? Bueno, vamos a probar. Yo al principio tenía ilusión de que esta gente nos podían hacer un Chelsea o un Manchester, pero evidentemente esta gente no ha venido a hacernos un club grande, ha venido ha hacer dinero. Por eso lo de conquistar el corazón, lo siento... Mi corazón jamás lo tendrán. Eso sí, hay que decirlo, a parte de que nos hayan hecho creer una cosa que no sea la realidad, lo que están haciendo es legítimo, hacer negocio es legítimo.
CB: Vale, pero respéteme.
MC: El origen de todo es la sociedad civil valenciana.
CB: Veo que cierra los ojos cuando lo dice, ¿qué quiere decir de la sociedad civil valenciana?
MC: Pues que los valencianos tenemos lo que nos merecemos.
CB: Que el Valencia fuese vendido en subasta pública ¿es un fracaso de la sociedad civil valenciana?
MC: Absolutamente. Ha pasado en otras áreas...

CB: Bancos, cierres de televisión autonómica...
MC: No sabemos defender lo nuestro, no tenemos la conciencia de que si nos ponemos todos a una a defender un interés común salimos todos ganando, cada uno...
CB: Jugamos todos el mismo partido, queremos que al Valencia le vaya bien, pero no sé porqué hemos decidido que algunos valencianistas no son como nosotros...
MC: Eso que dijo Lahuerta de que a veces me siento con uno y ya creo que es mi enemigo porque no piensa igual que yo... eso es cierto. Es un gravísimo error y tiene toda la razón Rafa. Por una parte tenemos lo que es natural del ser humano, que lo primero es lo mío, pero Carlos, yo he vivido en Bilbao y en Barcelona, y allá es diferente, hay veces que ves que la gente pone por delante el interés común que el personal. No quiero decir que tengamos que hacer lo mismo porque es entrar en política...
CB: Política mejor no.
MC: Sí mejor no, pero en Cataluña o en Bilbao jamás pasaría que alguien de fuera comprara el Barça o el Athletic, nunca, imposible, por muy mal que les vayan las finanzas. Y más en Bilbao que en Barcelona, en Barcelona eso se da porque es la gran referencia mundial, es la marca. Me repatea decirlo pero el Barça es la gran marca del fútbol mundial, pero en Bilbao, allí viven el fútbol de una manera que dices, 'qué pasada'. Tienen un sentimiento de pertenencia que nosotros también tenemos pero si hay que poner dinero para salvar al Athletic en Bilbao estoy seguro que lo harían, seguro que juntarían 200 empresarios de Bilbao y lo harían. Aquí ya has visto lo que ha pasado... 
CB: Volviendo a su reflexión sobre el Athletic, son valencianos los que llevan al Valencia CF a ser vendido en subasta pública...
MC: Creo que fue el Conde Duque de Olivares quien dijo aquello de 'con los Catalanes haré lo ellos quieran, con los aragoneses lo que yo pueda, y con los valencianos lo que yo quiera'.
CB: No conocía esas palabras, te hacen pensar...
MC: Es histórico. Nos ningunean en Madrid y en Barcelona. Si nos hubiésemos hecho respetar...
CB: Volvamos a la sociedad civil valenciana. El proceso de venta fue una jaula de grillos, demasiados disparos a todos lados por parte de todos. Ahora si aparece alguien, sabe que tendrá a favor todo el musculo de la afición, eso puede hacer cambiar planteamientos.
MC: Saldrá gente diciendo que este se quiere aprovechar, el otro no sé qué...
CB: Como yo, eres un escéptico...
MC: Sí, porque una manera de ser forjada durante siglos no cambiará y menos por temas de fútbol aunque son importantes. Creo que nos quedan años de travesía por el desierto, y cuando esta gente considere que ha amortizado la inversión, dirán, vale, lo vendemos.
CB: ¿Y por qué le dio un abrazo a Peter Lim?
MC: Porque pensaba que nos había salvado de la quiebra. Pero yo ahora pienso, ¿nos dejamos llevar? ¿Fuimos los ratones del Flautista de Hamelin?
CB: Pero si apareciera alguien de la sociedad valenciana, ¿no volveríamos a ser los ratones del Flautista de Hamelin?
MC: Bien pensado, la verdad es que no te sé responder a eso.
CB: Por eso hay que fijarse en los abanderados y no en las banderas. La bandera del Valencia no le hace daño a nadie.
MC: ¿Qué harían en Bilbao?No aparecería un megalíder, un mesías, no. Se pondrían de acuerdo muchos, y eso en Valencia no pasaría y ese es el problema.
CB: Por eso sigo pensando que en Valencia falta un líder.
MC: Siempre habrá alguien que ponga la zancadilla a otro.
CB: Yo recuerdo entrevistar a Jaume Ortí en su despacho particular siendo presidente de un Valencia CF que ganaba la Liga, y decirme que su sueño era la paz entre los grandes accionistas. Y ahora mira...
MC: Cuando la afición le pitó en Mestalla en la presentación habiendo ganado la Liga no daba crédito. ¿Qué le estábamos pidiendo? ¿Que no calaba? ¿Que no habían fichado lo que se quería siendo campeones? Al final siempre hay un 'pero' y por lo tanto no me arrimo a apoyar a este tío. Siempre somos nosotros más listos que el de al lado y no queremos decir, oye renuncio a esto y aporto esto. El día que los valencianos hagamos esto, y nos juntemos de verdad, no habrá más líos. No sé si pasará pero por lo menos ya estamos hablando de esto que es un primer punto, que la gente sea consciente.
CB: ¿Qué habría después de la ruptura total con Lim? Yo no quiero saber nada de descenso a segunda, ni de refundaciones...
MC: Yo tampoco, a menos que sea la única solución, pero yo creo que hay soluciones. Nos queda Lim para cuatro o cinco años, entonces por un lado tender puentes es lo inteligente y por otra parte tener las cartas al Financial Times y The Economist preparadas, por si acaso. Por eso te dije lo de la responsabilidad social corporativa el otro día. Es un tema que está muy de moda, que le dan mucha atención y es importante
CB: Explique bien eso.
MC: La responsabilidad social corporativa podríamos decir que es, 'somos una empresa cuyo principal objetivo es ganar dinero para los accionistas, muy bien, pero no solamente esto, también creamos empleo, a los empleados le damos x ventajas, se generan tantos impuestos por la actividad económica, y además tenemos una fundación que dona a causas sociales... en fin, tienes todo tipo de responsabilidades corporativas. Es decir, serái todo aquello que va más allá de ganar dinero, y también se incluye la ética, al transparencia, cumplir lo prometido, una gestión que tenga sentido, una gestión de hombre que cuida de su casa y de su negocio. Todo esto está muy de moda desde hace años, se valora mucho más que nunca la ética y la transparencia, que los papeles estén en orden pero sobre todo que reflejen la realidad, y la realidad no solamente son los números en el excel, si no también lo que tú habías dicho a tus accionistas y empleados. Eso ahora está muy en boga, esto se tiene muy en cuenta en las memorias auditadas de las empresas, en las cuentas de accionistas, en la prensa... cualquier cosa que hagas que sea ruido raro van a decir, 'esta empresa es de fulanito, pues vamos a esperar a ver qué hace, porque si ha hecho esta trastada aquí...'. Y yo lo que digo es tener todo eso preparado, parado, pero preparado. Esto puede tener consecuencias a nivel de prestigio y negocio. Y por ahí es por donde... no quiero decir 'hacerle daño' porque ya damos por hecho que es nuestro enemigo, pero si decirle, 'oye, vamos a trabajar juntos, pero que sepas que si no vamos de cara y no te muestras tal cual eres, tengo esto aquí'.
CB: Me parece pertinente estar a la expectativa con Lim y Anil, es un buen concepto. Y lo creo necesario.
MC: Leí la conversación que tuviste con Lahuerta y creo que hablasteis demasiado de Murthy, él es un mandado de Peter Lim. Nada más. Así lo veo yo. Anil está ahí para hacer lo que dice Lim. Y punto. Yo creo que no tiene tanto poder. Desconozco cómo son las sociedades asiáticas. Ayer estaba haciendo una 'video' con una amiga de Singapur que vivía en Londres y le decía, 'oye, cómo ves a Lim, ¿qué hay que hacer para ponerlo en vereda?', y su respuesta fue 'Money Talks', el dinero manda. Pues oye, mientras tanto, como no lo tenemos, vamos a ir de buenas, pero no con Anil, lo importante es que Anil sepa que nosotros sabemos que no es él el que manda, que manda Peter Lim.
CB: ¿Y si Lim decide por ejemplo prescindir de Anil Murthy y pone otro presidente?
MC: No cambiaría nada, lo importante es lo que hay de fondo. De hecho, sería peor, porque habría gente que diría, 'mira, ahora ha traído a menganito que es majete'. No, ya te engañaron una vez, que no lo hagan dos. Da lo mismo quién está de presidente.
CB: Por lo tanto, como el problema es de fondo, tu conclusión sobre Meriton es tratar de llevarnos lo mejor posible el tiempo que sigan en el Valencia...
M: Cien por cien. Pero los documentos preparados.
CB: Voy a soñar con la carta al Financial Times...
MC: Lo diré cincuenta veces porque quiero que lo haga mucha más gente, porque si llegan mil cartas de diferentes personas por el mismo tema, se harán eco.

También te pueden interesar las entrevistas con Rafa Lahuerta y Sergi Calvo:
Rafa Lahuerta: "Tenemos que ser capaces de articular una resistencia inteligente contra Meriton".
Sergi Calvo: "Mi temor es que Meriton deje caer el Valencia CF".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook