28 de septiembre de 2020
28.09.2020
Superdeporte
ENTREVISTA A 'LIBERTAD VCF'

"Unámonos para liberar al Valencia CF de las manos de Lim"

SUPER acepta la cita con uno de los creadores de esta plataforma crítica con la gestión de Meriton

28.09.2020 | 20:32
"Unámonos para liberar al Valencia CF de las manos de Lim"

SUPER acepta la cita con uno de los creadores de esta plataforma crítica con la gestión de Meriton. En total, son ocho. Aficionados «de base», gente preparada que aglutina ya medio centenar de valencianistas «trabajando» en el nacimiento del movimiento opositor

Buenos días, José... José Antonio Pérez, valenciano de 41 años y cabeza visible de Libertad VCF.
—Realmente, somos ocho personas como cabeza visible. De hecho, en la web se pueden ver nuestras fotografías. Desde el primer momento hemos querido que este proyecto sea visible y se conozca la gente que hay detrás. Por eso, desde la primera colgamos en las redes nuestras entrevistas, y todos los jueves en 'Youtube' hacemos un directo informando de nuestros avances. Queremos que Libertad VCF no sea un logo nada más, sino la gente que hay detrás, no hay personajes conocidos ni ningún gran accionista ni nadie vinculado al club en un pasado reciente. Somos aficionados de base que trabajamos por intentar liberar al Valencia CF.

—Me habla de ocho personas, pero en algún momento la idea surgiría de alguien en concreto.
—Si tuviéramos que decir uno, es José Manuel Carpio, un valencianista de Granada. Forma parte de nuestra directiva como vicepresidente. La idea nace de él, y comienza a encontrar gente a la que le interesa colaborar. Somos ocho personas visibles, pero con un equipo de trabajo que ya se acerca al medio centenar.

—¿Una directiva?
—Sí. Libertad VCF se va a constituir como asociación para articular los objetivos por los que estamos unidos. Puedo adelantar que el viernes se presentó en el registro de asociaciones de la Generalitat Valenciana.

—Cuénteme quiénes son los demás, qué hacen con sus vidas lejos de su pasión por el Valencia, si pertenecen a otros colectivos valencianistas... Por poner cara a Libertad VCF.
—Pues el que habla, un valencianista más. Soy ingeniero informático y trabajo como Project manager en una multinacional alemana. No estoy en ningún otro colectivo. Solo lo están David Núñez, que tiene Economía y Derecho, en la Asociación del Pequeño Accionista, y como socios de Curva: Carlos Pavia, licenciado en ADE, y Javi Martínez, técnico en Informática. José Manuel Carpio es geólogo. Luis Brunchú es ingeniero en Telecomunicaciones y graduado en ADE. José Benítez ha estudiado Publicidad y Relaciones Públicas, ahora Derecho y Política. Amaro Lorenzo está en Cádiz, todo un experto en redes y se conoce toda la historia del Valencia... Nuestros perfiles están detallados en la página web. Por encima de todo, somos muy del Valencia.

—¿Por qué nace Libertad VCF?
—Para qué nace... Para aunar al valencianismo ¿Con qué objetivo? Es sencillo y complejo al mismo tiempo. Primero, tirar a Meriton de València; y, segundo, democratizar al club, que el Valencia CF sea de los valencianistas.











—Suena fantástico, ¿pero cómo pretenden hacerlo?
—Es muy complicado. Hay que ir generando la situación para que Meriton salga del Valencia. Lo que nosotros entendemos desde Libertad VCF es que, para Peter Lim, el Valencia es un caramelito. Puede hacer lo que quiera con el club, y no responde ante nadie. Cada vez ha actuado con mayor oscurantismo, desde llegar al punto de que no tenemos ningún detalle de ninguna operación. No sabemos qué pasa... Debe de ser muy apetecible gestionar un club así. Tenemos que empezar a demostrarle que gestionar al Valencia no puede ser tan fácil, ni puede dar la espalda a la verdadera razón del Valencia: sus aficionados. Ese es el primer paso, el más cercano. Llegar a que Lim salga de aquí es una meta a medio-largo plazo, que sabemos que será muy costosa.

—Otro cómo. El de la democratización de una sociedad anónima.
—Más lentamente, trabajamos en ello con gente experta en la materia, contamos con personas especializadas en derecho mercantil. Y hablo de un equipo de trabajo que lo hace voluntariamente por amor al Valencia, sacando horas de dónde no puede, porque cada uno tiene su vida personal y su trabajo. Estamos trabajando en un plan de democratización del club, una vez que Lim decida irse del Valencia, un plan que queremos presentar a todo el aficionado, queremos que sea todo transparente.

—Deme alguna pincelada. ¿Han hablado, por ejemplo, con Juan Martín Queralt?
—Hemos tenido contactos con muchas personas que rodean al Valencia. Son contactos privados y no puedo confirmarlos... con mucha gente, gente que en su día hizo planes de democratización, y vamos en esa misma línea, planes de democratización que ya estuvieron sobre la mesa... Ahora la existencia de un máximo accionista es una dificultad añadida, pero soluciones hay, hay que plantearlas... Existe una parte económica que es la más difícil de salvar, aunque debemos pensar que todos los años los aficionados ponen un dinero en los pases. Hay que articular todo eso para poder distribuir las acciones del Valencia CF entre sus aficionados.

—¿Han hablado con Martín Queralt o no? No sería un problema relacionarse con una persona que en el pasado mostró un sentimiento valencianista libre de otros intereses.
—No, no mantenemos nada en secreto. Simplemente que se trata de contactos privados y preferimos no desvelar los nombres. Hemos tenido muchas conversaciones, conversaciones de las que siempre digo a 'puerta fría'. Buscamos teléfonos, llamamos y nos descaramos contándoles el proyecto, quiénes somos y qué pretendemos, porque no tenemos detrás ningún padrino, que es una de las grandes dificultades que está sufriendo Libertad VCF, también de cara a los medios. Nos está costando muchísimo llegar a los medios porque no hay nadie detrás. Soy un aficionado que va al fondo, y hasta ahora veía el partido escuchaba radio y leía periódicos... y ahora estoy conociendo el entorno del valencianismo.

—Uno de los puntos por los que estuvieron de actualidad fue un comunicado conjunto con Curva Nord.
—Desde el minuto uno hablamos de unión. No vamos a poder echar a Meriton si cada uno sigue teniendo sus cuitas e intereses. Debe prevalecer el interés del Valencia CF. Y no solo lo decimos, sino que hemos actuado. Personalmente, nos hemos dirigido a todos los colectivos: agrupación de peñas, el pequeño accionista, 'Salvem nostre Valencia', 'Espíritu del 86', Curva Nord... Nos hemos presentado a todos tendiéndoles la mano sin condiciones, planteando una recogida de acciones que fuese conjunta, y la respuesta ha sido desigual. Con Curva hablamos yo personalmente y José Manuel por teléfono. Tuvimos una reunión en su sede y llegamos a un acuerdo bien sencillo, que es lo que decía el comunicado: Nosotros apoyaremos todas las manifestaciones que se hagan en la calle contra Peter Lim que promueva la Curva, como estamos haciendo con las que ha promovido, por ejemplo, 'Salvem'; y ellos apoyarían el censo de acciones contra la gestión del máximo accionista.

—¿Quedó claro en esa reunión que Libertad VCF no estará al lado de protestas o acciones que supongan violencia física o verbal?
—Por supuestísimo. Además, en ningún caso tenemos por qué defender las mismas formas de actuar ni la misma ideología. Es una colaboración para tirar del Valencia a Peter Lim. No nos hemos fusionado. Más allá de eso, pensamos que la Curva es una plataforma de aficionados más de las que hay en torno al Valencia. No les ponemos el sambenito de aficionados violentos, de eso se dedican desde fuera, sabemos con quién hablamos con la Curva. Otra cosa es que nosotros rechazamos cualquier tipo de violencia, entre ella, la que se vincule con el fútbol.

—¿Están decepcionados por no ir de la mano de alguna otra de las plataformas que han florecido?
—Hablamos con ellas, también con las peñas, que tuvieron un trato exquisito. Fue justo después de la mañana en que les dijeron que debían salir de la sede. Estuvimos una hora casi. Decepcionados no es la palabra. Tenemos muy claro que sienten, viven y quieren lo mejor, como nosotros, para el Valencia. Pero sí sentimos impotencia de no poder lograr que nos unamos y dejar lo que nos separa. Dejemos todo eso de lado y liberemos de las manos de Meriton al Valencia, luego empezaremos a hablar de los que nos divide. Estamos un poco frustrados por no poder transmitir esa necesidad de unión. Si en vez de 4-5 plataformas, fuéramos uno o dos juntas ya estaríamos cerca de reunir el 1 % de las acciones.

—¿Qué razones les dieron?
—Diversas. Debemos hacer un acto de reflexión para pensar en un único interés. No compartimos los motivos, pero entendemos que es difícil. 'Espíritu del 86' dijo en una radio que
llevaban sus ritmos, que no querían que se les impusieran otros, que eran una plataforma más para mover conciencias, que, por ahora, no tenían nada decidido. A raíz de eso, queremos hablar de la acción. Las cosas hay que pensarlas, claro, pero hablamos más de acción, ya no es momento de estar sentado en un sofá pensando, tenemos que actuar con urgencia.

—¿La alianza puntual con la Curva puede haber perjudicado en el trato con la Agrupació de Penyes?
—Nos preguntaron por la alianza y la expliqué igual que en esta entrevista. No adujeron para nada esa razón.

—Vayamos a la esencia. ¿En qué momento se agotó la paciencia para que esas ocho personas decidieran organizarse contra Meriton?
—En una de las primeras entrevistas contesté que no había gota que colma el vaso. Lo hemos ido reflexionando, el hartazgo llega tras seis años de una gestión que, al principio, de modo inconsciente, intentabas justificar, decías, 'no puede ser que hayan venido aquí a dejar que esto se caiga'. Pero te das cuenta de que son justificaciones que pones tú para intentar sobrevivir, justificar lo que hacen con tu club y con el sentimiento. Cuando piensas fríamente, la gestión en seis años ha sido desastrosa desde el comienzo hasta el día de hoy. Es algo reflexionado.

—¿Pero por qué ahora? ¿Por qué no en 2016 o 2017 cuando el equipo terminó clasificado dos años en la duodécima plaza sin jugar ni un solo partido en Europa?
—Por un motivo circunstancial, sencillamente, te encuentras con determinadas personas. El equipo de trabajo que tenemos es muy chulo, somos gente muy diversa, que tiene ideas diferentes. Y Libertad VCF es la plataforma donde nos encontramos, pero con puntos expositivos no iguales. Nos hemos encontrado, hemos visto que podemos trabajar y que la cosa funciona, sacamos tiempo de la vida privada a gusto por el Valencia. Tiene que ver con los momentos vitales de cada uno. Igual en 2016, si los hubiera encontrado, también me hubiese unido a Libertad VCF.

—¿Qué tal va la recogida de acciones y cómo la están llevando a cabo?
—Sumamos casi 10.000, hemos acabado esta semana con un total de 9.637. Cuando entras en www.libertadvcf.com hay una barra en la que tienes la posibilidad de censar acciones, ¿A qué obliga esto? A nada. Sabemos que es un primer paso y queda mucho trabajo detrás, simplemente es la voluntad de movilizar tus acciones contra la gestión de Lim. Cuando tengamos las suficientes articularemos la forma para actuar conforme a lo decidido con ellas.

—¿Cuántas acciones pretenden aglutinar y con qué fines?
—Hay dos objetivos. Primero el 1 % de las acciones, alrededor de 36.000, con las que solicitar al club el censo de accionistas, es decir, los 46.000 accionistas que tienen más de 300.000 acciones que no domina Peter Lim, que están ocultos, no sabemos exactamente ese 16 %. Con ese censo podremos dirigirnos a ellos y pedir que ayuden a salvar y liberar al Valencia. En menos de 15 días montamos una web, por lo que quiero dar la enhorabuena al equipo técnico, con una herramienta donde la gente introduce sus datos, sus acciones, todo bajo protección de datos y seguridad para que no se registren acciones duplicadas. Además, las validamos con el certificado del Valencia CF y tenemos un sistema de aviso al WhatsApp con las no certificadas, un teléfono de asistencia. Ahora mismo, ya hemos registrado cerca de 6.500 acciones... Con ese 1% se puede también solicitar información detallada de cada Junta, que ahora no se está dando. Luego, claro, habría que esperar las respuestas de los gestores, pero la ley te da esas posibilidades.

—Y el segundo objetivo...
—El 5 %. Ya podremos fiscalizar mucho más. Con 180.000 acciones podríamos montar una acción de responsabilidad social, generar órdenes del día en una Junta General, fiscalizar acuerdos en la Junta y el Consejo... permite no hacer fáciles las gestiones, introducir un consejero, aunque en un Consejo con un mínimo de consejeros que ahora no lo tendría.

—¿Qué pasos necesitarán para dar vida útil a esas acciones?
—Existe la delegación firmada expresa para un acto, y también otra solución sería la cooperativa. Se podría delegar a una asociación constituida. Estamos en conversaciones con otras asociaciones de accionistas para ver cómo se ha trabajado en otros lugares, por ejemplo, la asociación del accionista unido del Sevilla FC. Haremos público nuestro proyecto de actuación definido cuando empecemos a mover cifras requeridas.

—Críticos con Meriton, por cierto, ¿qué actitud van a mantener con el equipo de jugadores y el entrenador?
—De apoyo total. Esperamos un milagro con los mimbres que se les han dado. Nos ilusiona ver declaraciones del entrenador y ver cómo trabaja y por momentos el equipo en el campo. Queremos, como valencianistas, que al Valencia le vaya muy bien este año. Incluso, nos servirá para algo muy claro, la actuación que estamos haciendo es independiente de lo que pase en el campo. No vamos a aflojar si el equipo va bien, la gestión ha sido nefasta vaya bien el verde o no.

—Como aficionado, ¿qué le parecen las ventas y salidas de jugadores sin ningún fichaje que compensa esas pérdidas en la plantilla?
—Nosotros queremos hablar de gestión y no de un jugador en concreto, esto es algo muy meditado. Es una gestión horrenda, oscura de cara al aficionado, que no es tratado ni siquiera como un cliente. Y con intereses diferentes a los deportivos. En algún momento, en esta vida de seis años, se decía que por la cultura de Singapur nos tratan como clientes. En absoluto, si yo en un bar me quejo de que la comida está mal cocinada, no sale el cocinero a decirme que me calle la boca. Aquí eso ha pasado. La gestión de Meriton y, Anil particularmente, es horrible. Se tienen que ir. No hay ya posibilidad de olvido ni perdón. Se tienen que ir. Respecto a las ventas de jugadores, evidentemente, no han sido consecuentes desde el punto de vista que no han sido explicadas. Transmitimos un mensaje de realidad, que se vaya Lim y que se democratice el club no es un camino de rosas. Posiblemente, al año siguiente no iríamos a Champions, sería pasarlo mal, pero sería buscar un proyecto. A la afición nos tienen que tratar y hablar con nosotros como adultos. Hay que explicar que tenemos 500 millones de deuda, y que la deuda se debe pagar... las cosas se tienen que hacer bien, y, si se tiene que hacer la base desde el filial y apuntalar lo necesario con dos o tres fichajes, la afición lo entenderá, pero con un proyecto deportivo y un futuro. Aquí no hay futuro, aquí el futuro es que vendemos.

—¿Cree que sería diferente con otro presidente impuesto por Lim?
—No. Queremos la salida de Meriton. Nos han preguntado alguna vez si con Layhoon nos iría mejor. Y recordamos aquello que dijo de que los medios de comunicación debían ayudarles a enseñar a la afición a saber cómo vivir su club... No, no, un presidente nuevo tendrá mejores o peores formas, pero no gestionará bien el Valencia.

—¿Cuáles diría que son los intereses de Peter Lim con el club?
—Hay una querella presentada, y nos gustaría que la justicia le diera trámite para saber cuáles son los intereses de Lim con el Valencia. Lo que interesa es que la justicia nos demuestre que los intereses no están siendo deportivos, y que Lim está siendo desleal a la sociedad con una pésima gestión.

—¿Le interesa más su representante amigo que el club?
—Jorge Mendes es socio de Peter Lim, en todo caso, a Peter Lim le interesa Peter Lim.

—Pues quedan ocho días de mercado, ¿le queda esperanza de que haga alguno de los fichajes que le urgen al técnico, Javi Gracia?
—No me queda esperanza como aficionado de que el Valencia vaya a reforzar su plantilla con lo que necesite, sino lo que convenga a quien está tomando esas decisiones.

—Para acabar, ¿se deja algún mensaje en el tintero?
—Pues sí... Hasta este momento se nos ha reconocido por el tema del censo, pero nosotros nos definimos como una unión de todos para liberar al Valencia, e intentamos darle voz al valencianismo. Hemos encontrado un resquicio legal, que es el Oficial de enlace con la Afición, Franco Segarra en el Valencia CF. Es un puesto al que obliga UEFA. Tiene que ser nexo unión independiente, no debe tomar parte. Nos reuniremos en los próximos días con él, nos concedió agenda de forma amable. Queremos demostrar que se puede y se debe dar voz a la afición. Hemos recogido por ahora 21 peticiones, por ejemplo, referentes a no coartar la opinión de los aficionados, a la libertad de prensa, a no vetar, a no cerrar Paterna, a la solicitud de una retractación de Murthy por declaraciones ofensivas que se han hecho contra la afición que es crítica, etc.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook